En la reunión del ministro Nicolás Trotta con el jefe de gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, se confirmó el inicio de las clases en febrero. Los protocolos y las pautas que regirán en CABA. 

A pocos días de que llegue la fecha señalada para el comienzo de clases en la Ciudad de Buenos Aires, el ministro de Educación de la Nación, Nicolás Trotta, se reunió con el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, para conversar sobre cómo se está preparando la Ciudad para el regreso a la presencialidad. Durante una conferencia conjunta que dio con su par porteña, Soledad Acuña, Trotta ratificó que los chicos y chicas volverían a las aulas el 17 de febrero. Mientras tanto, a lo largo del día los gremios docentes estuvieron publicando en sus redes sociales los problemas de infraestructura, posibilidad de ventilación y falta de provisión de elementos de higiene que relevaban de cara al inminente comienzo presencial en sus respectivas escuelas.

«Es fundamental aunar el esfuerzo con cada una de las jurisdicciones en el marco de lo que ha sido un proceso de aprendizaje institucional en la realidad de la pandemia, el desafío de recuperar una presencialidad cuidada como principio organizador de nuestro sistema educativo», sostuvo Trotta durante la conferencia de prensa que le siguió a la reunión con Larreta en Parque Patricios. «Conversamos con el jefe de Gobierno y con la ministra de Educación sobre la construcción de una agenda y la consolidación de un sistema educativo democratizante y federal», subrayó Trotta mientras, a su lado, la ministra de Educación de la Ciudad de Buenos Aires, Soledad Acuña, asentía y sonreía. «Para nosotros esta reunión ratifica la vocación mutua de comenzar las clases de forma presencial el 17 de febrero en la Ciudad de Buenos Aires», aseguró, en sintonía, Acuña.

Durante la conferencia, Trotta y Acuña brindaron detalles sobre los protocolos de vuelta a clases, el plan de testeo a docentes (que comenzó ayyer para todes les trabajadores de la comunidad educativa) y las medidas que se estaban tomando para garantizar el transporte seguro de alumnes y docentes. Esta es la vigésima jurisdicción con la que Trotta se reúne, en el marco del recorrido que comenzó a principio de enero para acordar las condiciones para la vuelta a clases presenciales, y el clima fue principalmente distendido y conciliador

«Fue una reunión muy positiva, como todas las que venimos llevando adelante con distintos actores de la comunidad educativa», describió Rodríguez Larreta, al finalizar el encuentro. El único momento de tensión se vivió cuando Trotta se refirió a las políticas de inversión educativa que el Gobierno nacional había realizado durante el año pasado, comparándolo con las políticas impulsadas durante el gobierno de Mauricio Macri: «El proceso de recomposición de la inversión educativa impulsado a partir del presupuesto 2020 implicó dejar atrás un proceso de desinversión educativa que se impuso en la Argentina a partir del 2016», disparó, mientras, cabizbaja, Acuña jugaba con el celular.

Las declaraciones de Trotta y Acuña, que ratifican que el 17 de febrero estarán dadas las condiciones para un regreso seguro a las aulas, causaron malestar entre los gremios docentes. Durante el lunes, varios y varias profesores y profesoras volvieron a las escuelas y realizaron una «verificación técnica escolar«, es decir un relevamiento de las condiciones edilicias de las escuelas porteñas para ver si estaban dadas las condiciones para volver a la presencialidad. Muchos y muchas subieron las fotos a sus redes sociales, denunciando imposibilidad de distanciamiento social, faltantes en insumos de limpieza y control: «Dos baños cada 400 alumnes»; «Aulas sin ventilación»; «No se envió termómetro», relevaron, junto a fotografías de roturas y patios internos cerrados.

«Las declaraciones no fueron una sorpresa, pero no nos parece responsable que el ministro avale la propuesta de Larreta y Acuña de volver el 17 cuando estamos advirtiendo varias condiciones inseguras en las escuelas», denunció Jorge Adaro, secretario adjunto de Ademys, a Página/12. «Me parece que Trotta está convalidando la apertura sabiendo que no hay posibilidad de hacer las cosas bien. Estamos frente a un gobierno, el de la Ciudad, que acaba de votar la rebaja de un presupuesto educativo en el que uno de los ítems principales que sufrió esa baja fue el de la infraestructura», añadió.

Fuente: María Cafferata para www.pagina12.com.ar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deje su comentario
Por favor ingrese su nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.