Un truco para que los chicos aprendanHace cuatro años, investigadores del Laboratorio de Memoria de la Facultad de Medicina de la UBA y el Conicet descubrieron no sólo que la síntesis de proteínas es lo que hace que los recuerdos perduren, sino también que una memoria que estaría condenada a desaparecer puede ser reforzada por otra más potente, si ésta ocurre en la misma región del cerebro y en una determinada ventana temporal.

Aquel hallazgo se había logrado en animales de laboratorio. Pero ahora el mismo grupo decidió avanzar un casillero y probar si el mismo mecanismo neurofisiológico se cumple en seres humanos. Y hete aquí que los científicos constataron su hipótesis (es decir, que un aprendizaje puede consolidarse si se asocia con un estímulo novedoso que ocurre más o menos al mismo tiempo) en un experimento en casi 1700 chicos de entre 7 y 9 años, que concurren a ocho escuelas públicas y privadas de la provincia de Buenos Aires.

«Cuando nos pasa algo novedoso o inesperado, como ocurrió, por ejemplo, en la mañana de las Torres Gemelas -cuenta Fabricio Ballarini, primer autor del trabajo recientemente publicado en la revista PlosOne (doi:10.1371/journal.pone.0066875)-, también recordamos eventos cercanos previos o posteriores a dicha novedad. Dónde estábamos, que estábamos haciendo… detalles que de otra manera se perderían en la rutina.»

Pero no menos importante es que el equipo diseñó y puso a prueba una singular estrategia para mejorar el aprendizaje escolar. Los científicos mostraron que si se introducía una experiencia novedosa (como una lección de música o de ciencia) una hora antes o una hora después de enseñar un contenido literario, el porcentaje de respuestas correctas en las pruebas de control aumentaba ¡el ciento por ciento! Sencillo y efectivo. Más no se puede pedir…

Fuente: Nora Bar para www.lanacion.com.ar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deje su comentario
Por favor ingrese su nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.