5 - TendenciasLa Universidad de Buenos Aires creó el Programa Institucional de Comunicación Accesible cuyo objetivo es permitir la plena accesibilidad comunicacional, pedagógica y física de los estudiantes con discapacidades auditivas, visuales o motrices. El mismo prevé el desarrollo del Centro de Comunicación Accesible UBA, un espacio dotado con tecnología e intérpretes en lenguas de señas con formación académica, que posibilitará la transmisión en tiempo real de lo explicado en las clases a estudiantes con dificultades auditivas.

A la videointerpretación, la propuesta suma la ejecución de audiodescripciones para aquellos que presenten problemas visuales y subtitulación del material didáctico para incluir a los estudiantes con limitaciones auditivas, dificultades motrices o de aprendizaje, entre otras.

El proyecto fue elaborado por la Secretaría de Extensión Universitaria y Bienestar Estudiantil, a cargo del Doctor Gustavo Galli y desarrollado por Susana Underwood, actual Coordinadora del Programa Discapacidad y Universidad de la UBA. También formaron parte del trabajo Claudio Morgado y Verónica Perelli, del Programa de Discapacidad del CBC (PRODISUBA). La Secretaría de Políticas Universitarias, del Ministerio de Educación Nacional, ya dio el visto bueno para avanzar en su implementación.

«La idea responde a un interés del rector Alberto Barbieri de seguir elaborando soluciones para nuestros estudiantes con discapacidad –explica Galli-, ya que si bien apuntamos a un diseño universal de la educación, abarcativa de todos los cursantes, sabemos que algunas situaciones requieren estrategias específicas. Por esta razón, lo enmarcamos en las actividades que desarrolla el Programa dentro de la Secretaría».

El rector encuadra este proyecto totalmente novedoso dentro del objetivo de la universidad de brindar una educación de alta calidad: “pero accesible para todos, democrática y que procura eliminar las barreras de la desigualdad, dando las mismas oportunidades para todos”, aclara el funcionario.

La implementación del Programa de Accesibilidad Académica se alinea a lo establecido por la Convención de los Derechos de las Personas con Discapacidad y su Protocolo Facultativo, sancionados por la Asamblea general de la ONU en 2006, que pone énfasis en el entorno y no en la discapacidad de la persona, por lo que su propuesta se orienta a la eliminación de las barreras que impiden el ejercicio de los derechos.

Underwood explica que, si bien hay estudiantes que atraviesan la carrera universitaria sin necesidad de apoyo y desarrollan estrategias propias que les permiten compensar sus limitaciones, la Universidad de Buenos Aires viene trabajando hace 13 años para garantizar la accesibilidad de la educación.

En 2002 el Consejo Superior creó una comisión transitoria para la elaboración de pautas concernientes a las personas con discapacidad y en 2007 se creó el Programa Discapacidad y Universidad, en el seno de la Secretaría de Extensión Universitaria y Bienestar Estudiantil. El Programa está constituido por una Coordinación y representantes de las 13 unidades académicas, áreas dependientes del Rectorado (Dirección general de Becas, Dirección de Orientación al Estudiante, Coordinación General de deportes Universitarios), el CBC, Programa UBA XXI, la Escuela Superior de Comercio Carlos Pellegrini, obra social, y los gremios docente y no docente de la Universidad.

Según el Censo 2011 que elaboró la UBA, y sus actualizaciones de 2012 y de 2013, declararon tener alguna discapacidad 2.498 estudiantes de grado; distribuidos en 210 con discapacidad visual, 356 auditiva, 44 con dificultades para hablar, 659 para usar miembros superiores o inferiores, 91 con alguna combinación, y 1.173 con otras no especificadas. “La pregunta sobre discapacidad no era obligatoria, por lo que no necesariamente refleja la cantidad de personas con discapacidad que estudian en la UBA, pero nos permite tener una aproximación”, asegura Galli.

“Si bien la implementación del Programa conlleva el uso de herramientas tecnológicas que le allanen el camino a nuestros estudiantes –amplia Underwood-, a veces con un simple cambio de hábito por parte del docente es suficiente para garantizar la correcta comprensión lecto- escrita del español. Dirigirse a la clase de frente o tocar el hombro de un alumno para adelantarle que se hará una aclaración, también forman parte de la accesibilidad a una educación de calidad”.

El Programa contempla las particularidades de metodología docente, tamaño, dimensión y dispersión geográfica propias de la Universidad. Para ello prevé la capacitación docente y talleres que aborden el tema de la discapacidad desde las diferentes estrategias, criterios y acciones que se pueden adoptar, con el fin de lograr la accesibilidad plena de la comunidad universitaria.
Además, en el ambiente áulico se proyecta la instalación de aros magnéticos rodeando el perímetro de las salas. Se trata de amplificadores que permiten una transmisión del sonido sin los efectos adversos de la distancia o el ruido de fondo para quienes utilizan audífonos o implantes cocleares.

“Como docente, pienso en la sensación de fracaso que podremos evitarles a nuestros alumnos, cuando a la hora de acceder a la lecto- comprensión tienen alguna barrera que se los obstaculiza”, concluye Underwood y agrega: “Todos son diferentes pero todos tienen derecho a recibir la misma calidad educativa; nuestra labor como docentes de la Universidad de Buenos Aires es incluirlos en su totalidad”.

Fuente: www.uba.ar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deje su comentario
Por favor ingrese su nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.