Entrevista a Ana María Stelman, la docente argentina nominada al Nobel de Educación: «me da alegría ver cómo aprenden, cómo se entusiasman». La maestra quedó entre los diez finalistas al Global Teacher Prize 2021 que otorga la Fundación Varkey, en colaboración con la UNESCO. En la primaria N°7 del barrio Hipódromo de La Plata generó novedosos proyectos vinculados con los caballos.

“Ana María, anotate que vos hacés cosas raras”, le dijeron sus compañeras a Ana María Stelman, la docente platense que está entre los diez finalistas al Global Teacher Prize 2021 que otorga la Fundación Varkey en colaboración con la Unesco. “Yo trato de que (les alumnes) se pregunten, que se cuestionen, que generen un pensamiento crítico que es la herramienta que los puede ayudar a trabajar mejor porque les sirve para toda la vida”, afirmó.

Stelman llegó a la primaria N°7 del barrio Hipódromo de La Plata en 2019. “Veía caballos en la calle que iban y venían todo el tiempo. Así que me vinculé con la Facultad de Veterinaria y el Hipódromo y generé un proyecto que se llama ‘¿Por qué hay tantos caballos en mi barrio?’”, contó a Página|12. El objetivo en una primera instancia era mejorar las relaciones entre les alumnes del curso.

“Había situaciones violentas y eso fue lo que se trabajó con los caballos: el espacio personal, el respeto y el cuidado del otro. A partir de ahí surgieron un montón de proyectos más -agregó-. Hicimos ecoabono a partir de lombriz roja californiana; trabajamos contenidos de cartografía y nos presentamos al concurso del Instituto Geográfico Nacional a partir del registro de los stud del barrio; nos presentamos en la Feria de Ciencias con un proyecto sobre el cuidado de los seres vivos”.

Uno de sus alumnos, “un poco más grande que el resto del curso”, tenía dificultad para aprender a leer y escribir. “Le parecía imposible”, describió Stelman. Pero el niño vivía en un stud -las caballerizas donde se cuidan a los caballos de carrera- y podía compartir su conocimiento sobre los animales con sus compañeres. “A partir de sentirse empoderado, de sentir que era el que sabía y no el que no sabía terminó aprendiendo a leer. Los caballos atravesaron todo el año, pero fueron un disparador para trabajar en el aula”, afirmó la docente.

Les alumnes también hicieron un museo con elementos vinculados a la hípica: herraduras, viruta, fustas. Según Stelman, eso les permitió aprender sobre “el circuito de los residuos y el cinturón verde de La Plata frente a la producción de hortalizas”.

Pero en 2020 llegó la pandemia y el proyecto de intervenciones asistidas con animales en la escuela primaria quedó en pausa. De todo el grado, solo un alumne tenía computadora y el resto disponía de un celular con WhatsApp que, en muchos casos, debían compartir con otres integrantes de la familia y con conectividad deficiente.

“Yo los llamé todos los días, les daba espacio para que pudieran hablar además de la clase, adapté todo lo que pude los horarios porque algunas familias tenían solo un dispositivo que recién llegaba a la casa a la noche, así que arrancaba quizás a las seis de la tarde y no sé cuándo terminaba. No es nada diferente a lo que hicieron otros maestros en la pandemia. El desafío se trata de darles lo mejor a los chicos para que puedan aprender”, aseguró.

Los caballos fueron al rescate del curso una vez más: el equipo de la Facultad de Veterinaria adaptó el espacio en el que trabajaron los proyectos anteriores para que les alumnes pudieran vincularse con la escuela. “Era un espacio al aire libre, cercano a las casas y fuimos la única escuela en la ciudad que pudo tener clases presenciales -contó Stelman-. Iba con la bibliotecaria de la escuela y generábamos un espacio con libros, donde pudieran leer cuentos, escribir, proponer un intercambio. Eso servía como un shock en la semana que nos permitía seguir trabajando”.

Si bien el trabajo con caballos es su último proyecto, Stelman está nominada al Global Teacher Prize por su trayectoria. Antes de llegar a la primaria N°7, la docente trabajó en otras escuelas iniciativas sobre la meteorología, se vinculó con sus pares de otras provincias, convocó profesionales de la ciencia al aula e incluso hizo una película de Dailan Kifki, el libro de María Elena Walsh, con alumnes de un tercer grado.

“Me emociona mucho ver cómo los chicos progresan. Son detalles, pero me da alegría ver cómo aprenden, cómo se entusiasman, el brillo en los ojos. Trato de que encuentren la felicidad a partir de que descubran qué les gusta hacer y lo sigan”, afirmó.

Stelman, que ya se siente honrada por haber llegado a esta instancia entre más de 8 mil docentes que se postularon, sostuvo que “está representando a todos” sus colegas, incluso a quienes no conoce.

El ganador de la séptima edición del Global Teacher Prize se revelará el próximo 10 de noviembre/21 a través de una ceremonia virtual que tendrá lugar en la sede de la UNESCO en París. El galardón reconoce «el sobresaliente aporte a la profesión del docente más destacado del año y para subrayar la importancia de su rol en la sociedad» y premia al docente con un millón de dólares.

Fuente: Ludmila Ferrer para www.pagina12.com.ar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deje su comentario
Por favor ingrese su nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.