Sara Eccleston, la creadora de la carrera de Maestra jardinera

Sara Chamberlain Eccleston fue la pionera en la profesionalización de las maestras jardineras al crear la carrera para su formación. Perteneció a la cohorte de docentes traídas por Sarmiento y desde su llegada a Argentina en 1884 trabajó incansablemente. Se la había contratado para la organización de la Escuela Normal de Profesores de Paraná, una de las más importantes del país, institución donde realizó un trabajo de actualización de los programas de estudio.

El 4 de agosto de 1884 se inauguró el primer jardín de infantes del país en la Escuela Normal Nacional de Paraná. Contó con 35 niños y niñas de entre tres y seis años. Desde ese lugar, Sara creó la carrera de maestra jardinera que, hasta entonces, no existía en Argentina. Además, difundió el trabajo manual en las escuelas primarias para que los chicos desarrollen habilidades prácticas.

Sara Eccleston

En 1897 se creó el Profesorado de Maestras Jardineras de Buenos Aires, institución que Sara dirigió y desde la cual difundió la importancia del nivel inicial. Dos años después, ella fundó la Sociedad Internacional de Kindergarten con sede en la Ciudad de Buenos Aires. Hacia 1900, esta institución se incorporó al Consejo Internacional de Mujeres y fue una de las firmantes del acta de fundación del Consejo de Mujeres de la República Argentina. Posteriormente, fue designada inspectora de jardines de infantes, puesto que ocupó hasta su jubilación. Sin embargo, continuó trabajando en el campo educativo a pesar de estar retirada de la función pública.

Sara falleció el 10 de octubre de 1916. En su memoria, el Instituto Superior del Profesorado de Educación inicial de la Ciudad de Buenos Aires lleva su nombre al igual que muchas instituciones educativas a lo largo del país.

Rosario Vera Peñaloza, la fundadora del primer jardín de infantes del país

Esta oriunda de la provincia de La Rioja es considerada un ejemplo de docencia ya que recorrió en su carrera casi todos los roles posibles de la misma: maestra jardinera, docente de grado, profesora, directora, inspectora, supervisora, fundadora de institutos educativos y capacitadora pedagógica en enseñanza.

Luego de recibirse de maestra normal, en la ciudad de Paraná obtuvo el Título Superior de Enseñanza a los 20 años. Allí tuvo a Sara Eccleston como docente, quien más tarde se convertiría en su mentora. En esa ciudad comenzó a ejercer la docencia y desde entonces pasó por diferentes cargos y localidades. Paralelamente estudiaba el profesorado destinado a los jardines de infantes y, en 1897, se graduó como Profesora de Kindergarten, en la Escuela de Profesores del Jardín de Infantes de Paraná.

En 1898, fundó el jardín de infantes anexo a la Escuela Normal de La Rioja, el primero de una larga serie de jardines fundados en las ciudades de Buenos Aires, Córdoba y Paraná.

En 1906 fue vicedirectora de la Escuela Normal de La Rioja. Al año siguiente, se mudó a la ciudad de Córdoba, donde ocupó durante cinco años el cargo de vicedirectora de la Escuela Provincial Juan Bautista Alberdi.

Entre 1912 y 1917 fue directora de la Escuela Normal N.º 1 de la ciudad de Buenos Aires, donde sustituía a cualquier profesor que faltara. Más tarde, fue nombrada inspectora de las escuelas municipales. Dictó cátedras de pedagogía y matemática en la Escuela Normal del Divino Maestro.

Participó en el armado del Instituto Bernasconi desde su inauguración en el año 1929. Dos años después, creó el Museo Argentino, que se dedicaba a la investigación y la formulación de propuestas educativas.

Rosario Vera Peñaloza

Sus aportes resultaron fundamentales para enriquecer el sistema educativo. Consideraba importante la formación de las infancias y su vinculación con la identidad social y la cultura común para estimular el sentimiento de pertenencia. Para ella, la educación era un proceso integral que comenzaba en los primeros años de vida, en el cual la creatividad, la exploración y el juego eran elementos fundamentales. Impulsó la enseñanza popular en los jardines de infantes y tomó de base a educadores como María Montessori, entre otros. Además, promovió la profesionalización de los jardines de infantes.

Falleció, a los 77 años, el 28 de mayo de 1950. En su memoria, la fecha se declaró como «Día Nacional de los Jardines de Infantes» y «Día de la Maestra Jardinera» en Argentina.

Las hermanas Cossettini, transformadoras de la educación

Leticia y Olga Cossettini fueron dos hermanas unidas por una misma vocación. Dedicaron su vida a la docencia y la pedagogía al tiempo que llevaron adelante distintas iniciativas que implicaban toda una innovación para la época. Ambas emprendieron el proyecto de la Escuela Serena, una institución donde los estudiantes eran considerados el centro del aprendizaje y donde reinaba el arte, la música y la creatividad en un contexto de serenidad y bienestar.

Juntas, trabajaron para modificar las prácticas educativas basándose en una concepción del acto educativo como hecho social. Defendían una educación que focalizaba en las vivencias porque, según ellas, sólo se podía aprender aquello que se había vivido. Así, la escuela mantenía sus puertas abiertas para estar en contacto con la comunidad. Además, no había horarios rígidos ni timbres ni campanas que anunciaran el inicio o fin de los recreos. En su lugar, sonaba música. Además, había clases de disciplinas artísticas porque el arte formaba parte de la vida en la escuela. Los niños y niñas aprendían a través de diversas actividades éticas y estéticas. La Escuela Serena se caracterizaba entonces por mantener su puertas abiertas y por un clima donde reinaba el arte, la comunicación y la tranquilidad.

Leticia tenía una visión distinta sobre la docencia y el aprendizaje. Por ejemplo, en la mencionada escuela, llevaba fuera de las aulas a los y las estudiantes para tomar el radio de circunferencia de la fuente de la plaza o para pasear por los alrededores y aprender sobre el canto de los pájaros y las historias de vida de las personas del pueblo. Se trataba de una escuela que se abría hacia afuera y que interactuaba con el contexto y la comunidad. Se orientó a las materias creativas, principalmente a la plástica (pinturas, acuarelas y esculturas), pero también desarrolló teatro de títeres y dirección de coros, entre otras actividades. Además, publicó los libros “Teatro de niños” (1945) y “Del juego al arte infantil” (1950).

Leticia Cossettini

Por su parte, Olga fue becada por la Fundación “Guggenheim” de Estados Unidos en 1940-1941, y en 1946 integró además la representación argentina que participó del “Congreso Americano de Maestros”, realizado en México. Integró además la Junta Ejecutiva de la Comisión homenaje de la Ley 1.420, desempeñándose como Secretaria.

Hacia 1950 empezó a trabajar como Secretaria del “Colegio de Estudios Superiores”, filial Rosario, hasta 1954. Más tarde, en 1955, fue designada Inspectora de Escuelas en Santa Fe, labor que llevó adelante hasta 1957. También fue asesora del Departamento de Extensión Universitaria de la Universidad Nacional del Litoral hasta 1964, y luego se desempeñó como Directora de escuelas de la Provincia de Buenos Aires, a partir de 1958.

Olga Cossettini

Olga se despidió de este mundo en 1997, a los 98 años, en la misma vivienda del barrio Alberdi que actualmente es un museo y un centro cultural. Su hermana Leticia falleció el 11 de diciembre de 2004 en Rosario, Santa Fe. Ambas dejaron huellas en el campo educativo.

Quizá te interese: Prudencia Ayala, la escritora salvadoreña que luchó por los derechos de las mujeres

Juana Manso, defensora de los derechos de las mujeres

Juana Manso nació el 26 de junio de 1819. Se dedicó a la educación y a los derechos de las mujeres. Cuando tenía 20 años emigró con su familia de Buenos Aires a Montevideo. Muchas familias que se oponían al gobernador de Buenos Aires, Juan Manuel de Rosas, se vieron obligadas a dejar su país. Más tarde escribiría contra Rosas en su novela Los misterios del Plata. La primera versión se publicó desde Brasil, en portugués, en su periódico O Jornal das Senhoras, una de las primeras publicaciones sudamericanas dirigidas por una mujer, y con contenido para mujeres.

De vuelta en Argentina fundaría dos periódicos más, aunque es más recordada como maestra, directora e inspectora de escuelas. Es la primera mujer argentina que tuvo un cargo de gobierno: integró la Comisión Nacional de EscuelasFundó las primeras bibliotecas públicas. Intervino en los debates sobre la educación y el rol de la mujer, publicando sus opiniones en los diarios y hablando en público. Por si fuera poco, avanzó en su carrera siendo madre soltera, luego de que su marido la dejara sola con sus hijas.

Juana Manso

Las ideas de Juana sobre la educación y la igualdad de la mujer eran avanzadas para la época, y muchas veces chocaron con los valores tradicionales. Ella no se dejó frenar: seguía trabajando y forjando el camino. Según sus propias palabras: “Quiero probar que la inteligencia de la mujer, lejos de ser un absurdo o un defecto, un crimen o un desatino, es su mejor adorno”.

Falleció el 24 de abril de 1875 pero dejó huellas imborrables en la educación.

Fuente: Mariana Turiaci para https://billiken.lat/

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deje su comentario
Por favor ingrese su nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.