Ludwig van Beethoven  (BonnColonia, 1770-Viena, 1827) fue un compositordirector de orquesta y pianistaalemán. Su legado musical abarca, cronológicamente, desde el Clasicismo hasta los inicios del Romanticismo. Es considerado uno de los compositores más importantes de la historia de la música y su legado ha influido de forma decisiva en la evolución posterior de este arte. A 250 años de su nacimiento, se recuerda a este genio al que ni la sordera detuvo.

Ludwig van Beethoven fue un pianista y compositor alemán ampliamente considerado como uno de los más grandes genios musicales de todos los tiempos. Sus innovadoras composiciones combinaban voces e instrumentos, ampliando el alcance de la sonata, la sinfonía, el concierto y el cuarteto. Es la figura de transición crucial que conecta las épocas clásica y romántica de la música occidental.

Algo que lo destaca es  que quedó sordo y aún así logró seguir componiendo. ¿Cómo logró seguir produciendo música maravillosa?

También te recomendamos: El primer rockstar de la música no fue Elvis Presley, fue Franz Liszt

El cumpleaños controvertido de Beethoven

Ludwig van Beethoven nació alrededor del 16 de diciembre de 1770 en la ciudad de Bonn. Aunque su fecha exacta de nacimiento es incierta, Beethoven fue bautizado el 17 de diciembre de 1770.

Como una cuestión de ley y costumbre, los bebés en ese momento fueron bautizados dentro de las 24 horas posteriores al nacimiento, por lo que el 16 de diciembre es su fecha de nacimiento más probable.

Sin embargo, el propio Beethoven creyó erróneamente que había nacido dos años después, en 1772, e insistió tercamente en la fecha incorrecta, incluso cuando se le presentaron documentos oficiales que demostraron más allá de cualquier duda razonable que 1770 era su verdadero año de nacimiento.

Genio y virtuoso

Su talento para el piano pronto se noto a temprana edad y dio su primer recital público a la edad de ocho años. El padre de Beethoven quería promocionarlo como el próximo niño prodigio, el nuevo Mozart. Sin embargo, Beethoven fue empleado como músico de la corte en Bonn desde 1787. Durante este tiempo estudió brevemente tanto con Haydn y buscó a Mozart para que fuera su maestro.

En 1792, Beethoven se mudó a Viena. Este es el comienzo de su primer período que duró duramente hasta 1800. Durante este tiempo, Beethoven rápidamente se hizo un nombre como un pianista virtuoso. Usó sus habilidades en el piano para ganar el favor de la nobleza.

Beethoven Sordo

(Cuando cumplió 30 años, había compuesto un par de conciertos para piano, seis cuartetos de cuerda y su primera sinfonía. Todo se veía bastante bien para Beethoven, con la perspectiva de una carrera larga y exitosa por delante.

Entonces, comenzó a notar un zumbido en sus oídos, y todo estaba a punto de cambiar.

¿A qué edad quedó sordo?

El zumbido apareció cuando tenía apenas 26 años y se fue haciendo peor con el paso del tiempo. En 1800 escribió a un amigo:

“Durante los últimos tres años mi audición se ha debilitado constantemente. Puedo darte una idea de esta sordera peculiar cuando debo decirte que en el teatro tengo que acercarme mucho a la orquesta para entender a los artistas, y que desde a la distancia no escucho las notas altas de los instrumentos y las voces de los cantantes … A veces apenas escucho a las personas que hablan en voz baja. El sonido que puedo oír es claro, pero si alguien grita, no puedo soportarlo.”

Beethoven trató de mantener en secreto las noticias del problema a las personas que lo rodeaban. Temía que su carrera se arruinaría si alguien se daba cuenta. Escribió:

“Durante dos años he evitado casi todas las reuniones sociales porque me es imposible decirle a la gente ‘estoy sordo’. Si perteneciera a cualquier otra profesión, sería más fácil, pero en mi profesión es un estado espantoso”.

Aparentemente, Beethoven todavía podía escuchar palabras y música hasta 1812. Pero a la edad de 44 años, estaba casi completamente sordo e incapaz de escuchar voces o muchos de los sonidos de su amado campo.

¿Las razones de su sordera? Se desconoce la causa exacta de su pérdida auditiva. Las teorías van desde la sífilis hasta el envenenamiento por plomo, el tifus o, posiblemente, su hábito de sumergir su cabeza en agua fría para mantenerse despierto.

Una autopsia realizada después de su muerte descubrió que tenía un oído interno distendido y que desarrolló lesiones con el tiempo.

¿Cómo componía siendo sordo?

Beethoven usó los auxiliares auditivos disponibles en su época para poder seguir componiendo su obras, pero conforme iba perdiendo su oído, fue encontrando maneras de seguir dando al mundo música que perdura hasta nuestros días.

Beethoven Aparatos para Sordo

La manera que encontró fue la conducción ósea. Junto con su brillante memoria, conectó una varilla de metal -atándola con hilos metálicos- a su piano y la mordía, para sostenerla entre sus dientes. Mientras tocaba música, podía sentir las vibraciones en su mandíbula y percibir sonidos.

Tras 30 años de componer obras que van desde sinfonías, conciertos para piano, sonatas, cuartetos, entre otras, Beethoven sabía perfectamente cómo sonaban los instrumentos, las voces y cómo se conjuntaban. Así que su imaginación, su genio, sumado al la conducción ósea, le permitieron seguir componiendo.

Esto invariablemente afectó el tono de sus obras. Las notas altas, presentes en sus primeras piezas, fueron las que dejó de escuchar primero. Es por eso que obras tan famosas como la  Sonata para Piano No. 14 ─mejor conocida como Sonata Claro de Luna─, su ópera Fidelio y seis sinfonías, predominan notas más bajas.

Hacia el final de su vida (26 de marzo de 1827), las notas altas volvieron a sus composiciones, como se puede apreciar en la Novena Sinfonía, la cual compuso estando completamente sordo. Cuando se estrenó esta sinfonía en 1824, Beethoven insistió en conducir la orquesta. Sin embargo, contrataron a otro director, Michael Umlauf,  para que se parara a su lado. La orden fue que los músicos tenía que obedecer a Umlaud e ignorar a Beethoven. La presentación fue todo un éxito. 

Esto fue posible gracias a su increíble capacidad de adaptarse, aún cuando tenía una limitación que lo atormentó hasta el último de sus días.LEE TAMBIÉN:

El Día del Músico fue inspirado en una mujer: Santa Cecilia

Beethoven nos dejó un legado de 722 composiciones, que compuso a lo largo de su prolífica carrera de 45 años. Y muchas de sus obras maestras las compuso cuando ya era sordo. Un genio cuyo trabajo sigue encantando y enamorando hasta  nuestros días.

  Fuente: Alina Escobedo para https://plumasatomicas.com/

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deje su comentario
Por favor ingrese su nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.