Las carreras de mayor demanda laboral en estos años serán las relacionadas con la salud, astronomía, datos y genética, pronosticó el director del Centro de Estudios Interdisciplinarios de la Universidad Nacional de Rosario, Darío Maiorana.

Las principales carreras universitarias actuales y de los años venideros serán las de la salud, datos, la genética y astronomía, vaticinó el ex-rector de la Universidad Nacional de Rosario, Darío Maiorana.

(El funcionario recordó, así, el pronóstico formulado en 2014 por el periodista científico argentino Juan Scaliter, en su libro «Exploradores del futuro» -Editorial Debate, Barcelona- quien señaló, entonces, que los mayores avances serán en Neurología, Genética, Astronomía y Física. Asimismo, cita frecuentemente la ley de Moore, una predicción lanzada hace cinco décadas acerca de cómo evolucionarán los circuitos electrónicos, mencionando que una de sus consecuencias es la potencia de una computadora que se duplica cada cierto tiempo, mientras su precio desciende. Scaliter utiliza la ley de Moore como paradigma del avance de la ciencia).

Maiorana, actualmente director del Centro de Estudios Interdisciplinarios de la UNR, puso acento en disciplinas vinculada con la salud, «porque los avances científicos -aclaró- están dirigiéndose a la genética; genomas y biomas están orientándose a la medicina de precisión, en el futuro con un análisis genético, en lugar de prescribir un tratamiento estándar o un antibiótico genérico, van a diseñar un antibiótico específico, personal».

Entrevistado en el programa «Ahora o nunca: el espacio de la educación» que emite radio Cooperativa (AM770), Maiorana dijo:

–Todos nosotros hemos pasado 15 años en el sistema escolar, en un proceso de socialización que se da con actores, que somos personas inmersas en nuestra comunidad, y es imposible que eso no se cuele en el aula.–Los celulares y la tecnología son parte de la ecología cotidiana, si pensamos: lo primero y lo último que vemos en el día es el celular, eso, que nos ha cambiado, también ha cambiado la forma de relación y las formas del aula.

–Lo que ha hecho el celular es formatear nuestra cabeza para trabajar en tiempo real, ahora obtenemos las noticias, las transmitimos y nosotros generamos esas noticias.–A travès de los celulares, computadoras y tablets, somos sujetos dateados y dateables, consumimos datos y los generamos también y ese fenómeno no es ajeno al aula, nuestros chicos van con el celular, hay un problema que, en muchas aulas, esos teléfonos no se utilizan como dispositivos pedagógicos, se trata de algo que sería como antinatural.
–La educación tiene que estar tutelada por el Estado, el problema al que estamos asistiendo es que la creación del conocimiento y la necesidad de formación es cada vez más rápida y la respuesta que estamos dando, como Estado, es cada vez más pobre.
–Esta pandemia del coronavirus obligó a los padres a ver qué es lo que la escuela le está dando de contenido a los chicos; muchos padres deben haber descubierto que esos contenidos están faltando. 
–Las horas que pasan los chicos en la escuela ¿son productivas o están perdiendo el tiempo?
–Se puede plantear que los que fueron en la escuela en los ’60 o los ’70 no sufrieron tantos cambios; a partir de los ’80 los cambios científicos, tecnológicos, son vertiginosos, se genera un problema: los profesores ¿cómo encuentran en el Estado las oportunidades de capacitarse?

–Juan Scaliter, el autor argentino que vive en el exterior, indicó en su libro «Náufragos del Futuro» dos datos: desde los años ’70 se hace internacionalmente una especie de ranking de cuales van a ser las 10 carreras más estratégicas en los 10 años siguientes, desde ese momento 9 de cada 10 carreras que se plantean, no existen todavía.

–El otro punto es que las personas que intentan insertarse en el mercado laboral, en el futuro, van a tener que hacerlo en algunos de estos campos: la salud, la genética, los datos, todo lo que tiene que ver con la astronomía.–Desde el punto de vista tecnológico hay dispositivos que ya están cambiando nuestra vida: los celulares, los drones por ejemplo, drones que siembran, analizan el suelo, análisis de stock en la fábrica, controlan el estado edilicio de un puente, por ejemplo.
–Además las impresoras 3D que permiten construir casas, puentes, etc.; la revolución mayor que ya existe es el casco de realidad virtual que va a cambiar las relaciones entre las personas y, además, esas personas van a cambiar las maneras de pensar.
–El próximo futuro nuestro, en 15 ó 20 años va a ser todo muy distinto a lo que estamos acostumbrados en este momento. 
(Maiorana es profesor de la UNR, en grado, en la carrera de Letras, Filosofía y de Historia; en el posgrado, da clases de Didáctica de la Lengua y Literatura; en general, en lo que tenga que ver con los estudios sobre el Lenguaje, englobados en la disciplina Lingüística, así como en Crítica Literaria; además de Neurolingüística y Filosofía de la mente, o sea áreas interdisciplinares).

El diálogo completo que mantuvo con el periodista Horacio Finoli, está en el siguiente link:

Fuente: www.ahoraeducacion.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deje su comentario
Por favor ingrese su nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.