lunes, abril 22, 2024
InicioDocentesInforme PISA: ¿qué tienen los asiáticos en su cabeza?

Informe PISA: ¿qué tienen los asiáticos en su cabeza?

24362El examen de la OCDE (Organización de Cooperación y Desarrollo Económico, que nuclea a los países más ricos) la evaluación educativa más conocida a nivel internacional, reveló que los estudiantes asiáticos son los que mejor aplican los conocimientos adquiridos. América latina está por debajo del promedio y la Argentina quedó relegada al lugar 57. Las críticas de los especialistas por comparar alumnos con tradiciones y niveles educativos totalmente diferentes.

Los estudiantes de las escuelas secundarias de cinco países asiáticos encabezan los resultados del informe PISA, que cada tres años evalúa la aplicación de conocimientos en matemáticas, ciencias y comprensión de lectura de estudiantes de 15 años de todo el mundo, y en el que los latinoamericanos presentan resultados inferiores a la media, con la Argentina ocupando el lugar número 57 a nivel global.

Aunque el examen se convirtió en la evaluación internacional más conocida sobre los resultados escolares de chicos de todo el mundo, muchos especialistas cuestionan que se comparen las pruebas que realizan alumnos con tradiciones y niveles educativos totalmente diferentes, y sostienen que los resultados de PISA “no dicen prácticamente nada acerca de las causas de las diferencias entre países”.

En el informe del Programa para la Evaluación Internacional de Alumnos (PISA, por sus siglas en inglés), los jóvenes de Shanghai (613 puntos), Singapur, Hong Kong, Taiwán y Corea del Sur son, en ese orden, obtuvieron los mejores resultados, mientras que Macao, Japón, Liechtenstein, Suiza y Holanda completaron la clasificación de los diez mejores.

Entre los países latinoamericanos, Chile quedó en primer lugar (51º en el global, con 423 puntos), seguido de México (53º, 413), Uruguay (54º, 409), Costa Rica (55º, 407), Brasil (56º, 391), Argentina (57º, 388 puntos), Colombia (58º, 376) y Perú (59º, 368).

Las preguntas de la prueba no son las clásicas de un examen porque no busca saber los conocimiento de los alumnos sino cómo manejan la información que tienen, y son elaboradas por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), que integran 34 países y tiene la misión de promover políticas que mejoren el bienestar económico y social de las personas alrededor del mundo.

Alumnos de los 34 países de la OCDE y de 31 países y territorios asociados pasan cada tres años las pruebas que sirven para elaborar el informe. Las conocidas esta semana fueron realizadas en 2012 por estudiantes con edades entre los 15 años y 3 meses y 16 años y 2 meses.

Una de las claves de los buenos resultados de Shanghai o Singapur «es que la mayoría de los niños ha interiorizado que su rendimiento en la escuela tendrá mucha influencia en el futuro», explicó en Londres Andreas Schleicher, un alto cargo educativo de la OCDE.

El informe sostiene que «mimar a los estudiantes que tienen mejor rendimiento y tratar de mejorar los rendimientos bajos no son cosas mutuamente excluyentes».

Entre los países que lograron ambas cosas en los últimos tres años están Italia, Polonia y Catar, en ciencias; Albania e Israel en lectura; e Italia y Portugal en matemáticas.

«En muchos países y economías, sólo una pequeña proporción de estudiantes alcanza los niveles más altos (…) Cuidar la excelencia en matemáticas, lectura o ciencias, es crucial para el desarrollo de un país porque estos estudiantes estarán en la vanguardia de una economía mundial competitiva, basada en el conocimiento», afirma el informe.

Después de trece años y cinco ediciones, el informe PISA es la evaluación internacional más famosa sobre los resultados escolares de todo el mundo. En esta última prueba participaron 295.416 jóvenes de 67 países y regiones (por ejemplo, de China participan por separado Hong Kong y Shanghai).

La propia OCDE admite las limitaciones de PISA por la dificultad de evaluar a alumnos con tradiciones e historias educativas tan distintas. Pero considera que sus métodos son los más adecuados y que siempre se hicieron públicos con transparencia.

“La confianza en la solidez de PISA se basa en el rigor que se aplica a todos los aspectos técnicos del diseño de la encuesta, la ejecución y el análisis, no solo en la naturaleza del modelo estadístico, que se ha desarrollado a través del tiempo y continuará haciéndolo. […] la solidez de la evaluación radica en el rigor de los procedimientos utilizados en el desarrollo, prueba, análisis, revisión y selección”, se asegura en la página web del informe.

Para el profesor de Estadística Social de la Universidad de Bristol, Harvey Goldstein, “existe una literatura académica creciente que dice que se trata de unos resultados simplificados de lo que pretende ser el rendimiento en lectura, matemáticas y ciencias”.

“Hay investigaciones que demuestran que los países no pueden ser clasificados de manera inequívoca a lo largo de una única escala”, cuestiona.

En declaraciones publicadas por el diario “El País”, Goldstein agrega: “Incluso si uno está preparado para aceptar que estas pruebas son válidas es bastante obvio que algunos países van a hacer mejor que otros por una miríada de razones posibles. Estas incluyen las diferencias culturales, la situación económica, el énfasis en las técnicas para hacer exámenes tanto como las diferencias genuinas en el desempeño del país. Los resultados de PISA o cualquier otra comparación similar no nos dicen prácticamente nada acerca de las causas de las diferencias entre países”.

Por su parte, el catedrático de Sociología de la Complutense, Julio Carabaña, sostiene que los resultados “no apoyan ningún curso de acción determinado, pese a los piadosos esfuerzos de sus autores e intérpretes por apuntalar con sus datos ciertas corrientes pedagógicas».

En tanto, la investigadora del Centro de Estudios Independientes de Australia, Jennifer Buckingham, había advertido que es «problemático juzgar la calidad de un sistema educativo diverso y complicado con una sola evaluación, no importa lo buena que sea”.

“PISA y TIMSS (una prueba de matemáticas y ciencias en primaria) están bien diseñadas y bien implementadas, y proporcionan datos sólidos sobre las habilidades y conocimientos, pero es mucho lo que PISA no evalúa», puntualizó.

Sin embargo, la OCDE asegura que las evaluaciones PISA “se han diseñado de tal manera que el ajuste perfecto del modelo (matemático) no es necesario para permitir comparaciones sólidas entre los países”.

“PISA tiene como objetivo investigar los aspectos de una materia en la amplitud y la profundidad, y también tiene que seleccionar los elementos adecuados para estudiantes de una amplia gama de contextos geográficos y culturales. (…) Cualquier evaluación de las habilidades de las personas, si se trata de un examen de la escuela secundaria, un examen de conducir o una evaluación basada en muestras internacionales como PISA, tendrá cierta incertidumbre ya que los resultados dependen de las tareas que se eligen para la evaluación, de variaciones de las formas en que se aplicó la prueba, el hecho de que la evaluación se basa en muestras o incluso de la disposición de la persona que se examina. Así que el objetivo de PISA no es eliminar la incertidumbre, sino el diseño de instrumentos que permitan comparaciones sólidas de la eficacia de los sistemas educativos”, agregó el organismo ante las críticas.

La evaluación. A modo de ejemplo de la prueba PISA, entre las preguntas de muestra una sostiene lo siguiente: Una pizzería sirve dos pizzas redondas del mismo grosor en diferentes tamaños. El más pequeño tiene un diámetro de 30 cm y cuesta 30 zetas. El más grande tiene un diámetro de 40 cm y cuesta 40 zetas. Que la pizza es mejor relación calidad-precio? Muestre su razonamiento.

Otro plantea lo siguiente: Nick quiere allanar el patio rectangular de su nueva casa. El patio tiene una longitud de 5,25 metros y ancho 3,00 metros. Él tiene 81 ladrillos por metro cuadrado. Calcule cuántos ladrillos Nick necesita para todo el patio.

Y una tercera, a modo de ejemplo, se llama “Sueño del sello” y plante: Una junta de estanqueidad tiene que respirar incluso si está dormida en el agua. Martin observó un sello durante una hora. Al comienzo de su observación, el sello estaba en la superficie y respiró. A continuación, se sumergió hasta el fondo del mar y comenzó a dormir. Desde el fondo flotaba lentamente a la superficie en 8 minutos y respiró de nuevo. En tres minutos estaba de nuevo en la parte inferior del mar otra vez. Martin se dio cuenta de que todo este proceso fue muy regular.

Después de una hora el sello estaba: a) en la parte inferior, b) en su camino hacia arriba, c) respiración

Brasil y México están entre los seis países cuyos alumnos mejoraron en matemáticas ininterrumpidamente cada año desde 2003, y los brasileños presentaron el crecimiento más alto de todos los países.

«El clima disciplinario en las escuelas de Brasil era mejor en 2012 que en 2003, y las escuelas fueron capaces de retener a profesores cualificados más fácilmente», explica la OCDE.

El informe reconoce diferencias de rendimiento entre estudiantes ricos y pobres.

“En toda la OCDE, el estudiante de un medio socioeconómico aventajado obtiene 39 puntos más en matemáticas -el equivalente de un año de escolarización- que el menos aventajado”, constata el informe, cifrando en 6% el número de alumnos pobres que logran romper con esa estadística y superar las expectativas.

La proporción de inmigrantes en las escuelas de los países de la OCDE ha aumentado del 9% en 2003 al 12% en 2012, pero el estudio revela que, contra lo que suele esgrimirse, “la concentración de estudiantes inmigrantes no está vinculada, en sí misma, a resultados pobres”.

Aunque la mayoría de los países estudiados en el informe tratan de asignar más profesores a las escuelas en zonas más pobres, el problema es que esos colegios tienen más dificultades para retener a los buenos maestros, “de modo que muchos de sus alumnos afrontan el doble problema de venir de un medio desfavorecido y asistir a una escuela con recursos de menor calidad”.

El informe revela que chicos y chicas presentan resultados similares en ciencia, aunque la distancia entre géneros se fue agrandando a favor de las mujeres en lectura y de los hombres en matemáticas.

También encuentra un vínculo entre los resultados y la puntualidad de los alumnos.

Así, en Uruguay, Bulgaria, Costa Rica, Letonia, Suecia, Portugal, Israel, Chile, Perú y Túnez, del 50% a 60% de los estudiantes llegó tarde al menos una vez en las dos semanas anteriores a las evaluaciones PISA, una cifra que en el caso de los de Hong Kong, Shanghai, Vietnam y Liechtenstein iba del 15% al 19%, y en Japón de sólo el 9%.

Finalmente, el informe revela que los estudiantes que fueron a centros preescolares (antes de la primaria) más de un año obtienen de media 53 puntos más en matemáticas que los que no.

Fuente: Jorgelina Perez para www.afp.com

Ahora Educacion
Ahora Educacion
En ahoraeducacion.com encontras la información actualizada sobre educación y universidad, becas y nuevas tendencias pedagógicas en todo el mundo. Nuestros editores son testigos de lo ocurrido en la transmisión del conocimiento acá y en América Latina desde los años ochenta del siglo XX, hasta la actualidad.
RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deje su comentario
Por favor ingrese su nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Most Popular