El proyecto de presupuesto establece una quita del 19% respecto a este año. El recorte principal se da por la reducción de fondos para subsidiar investigaciones y comprar insumos, maquinaria y equipos. La construcción de dos reactores nucleares y dos satélites son algunos de los principales proyectos que seguirán en marcha. En el Conicet, el INTI, y el INTA, sólo actualizan los fondos para salarios.

Cómo evolucionan los fondos en cada institución. El ajuste es bastante generalizado.

  • Los recortes más fuertes se dan en la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE), enfocada en la fabricación de satélites, y en el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI), que desarrolla mejoras tecnológicas para las industrias. Pierden un 19% y un 7% de sus fondos, respectivamente y sin contar la incidencia de la inflación.
  • El presupuesto del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), que desarrolla capacidades para el sector agroindustrial, crecerá un 20%, aunque no llega a recuperar la pérdida por inflación.
  • El Conicet, principal institución científica del país, incrementa sus fondos un 27%, por debajo del porcentaje de inflación acumulada.
  • La gran apuesta para 2019 sería al sector nuclear: la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) duplicará su presupuesto.

Qué escenario esperan en el Conicet. Con institutos en 22 provincias y 10.255 investigadores, recibirá $ 16.444 millones. Es un tercio de la inversión total en ciencia.

  • Descontada la inflación, significaría un recorte del 21,5%.
  • Además, 9 de cada 10 pesos serán para pagar salarios.
  • Se sumarán 450 becarios, igual que este año, pero lejos de los 900 que se incoporaron en 2015.
  • Para financiar investigaciones, la Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica tendrá $ 2.078 millones, lo mismo que en 2018, lo que en términos reales implica una quita.

“La falta de fondos para la agencia es demoledor. De ahí viene la financiación de las investigaciones y muchos costos son en dólares”, asegura Luis Baraldo, vicedecano de la Facultad de Ciencias Exactas de la UBA e investigador del Conicet. Y aclara que hasta la investigación más teórica necesita insumos, revistas internacionales y trabajo de campo. Es decir, “necesita inversión más allá del salario”.

El proyecto de presupuesto genera preocupación en los investigadores, que en agosto, y con la firma de 240 de los 266 directores de los institutos del Conicet, advirtieron que la institución “está al borde de la parálisis” por la falta de presupuesto.

Qué respuestas dan desde el ex Ministerio de Ciencia. Aguado, secretario de Planeamiento y Políticas en Ciencias, le aseguró a RED/ACCIÓN que a lo previsto para investigación y desarrollo se le sumará “una línea de crédito por $ 1.500 millones”, por lo que “todos los proyectos comprometidos continuarán su ejecución”.

El desarrollo nuclear, la gran apuesta. La CNEA tiene asignados $ 6.608 millones, un 113% más que lo planeado para 2018. Una vez más a lo largo de 70 años de tradición, el sector encuentra continuidad en sus planes, muy competitivos a nivel mundial.

  • Prevén seguir con la construcción, en Zárate, del prototipo de un reactor para generar energía. Se trata del CAREM, que quieren terminar a fines de 2021. El desarrollo puede lograr que Argentina de pelea en un mercado mundial que prevé operaciones por 50.000 millones de dólares y por el que están en carrera proyectos de Corea del Sur, Estados Unidos y Rusia.
  • Otro desarrollo importante que tendrá continuidad es la construcción del reactor RA-10, en obra en el Centro Atómico Ezeiza. Su finalización está prevista para 2023. Una vez en operación asegurará el 100% del abastecimiento en materia de radioisótopos para uso médico para el mercado nacional y atenderá la demanda de América Latina.
Vista aérea de la obra civil del CAREM, en Lima, partido de Zárate. Crédito: CONEA.
Vista aérea de la obra civil del CAREM, en Lima, partido de Zárate. Crédito: CNEA.

“Veo muy positivo que se sostengan las dos locomotoras del sector, como son el CAREM y el RA-10. Es una buena noticia. Pero es grave que se desfinancien otros planes”, consideró el físico Diego Hurtado, director del Centro de Estudios de Historia de la Ciencia y la Técnica de la Universidad Nacional de San Martín.

Hurtado remarcó que los despidos o suspensiones de personal en la planta de agua pesada en Neuquén, en Nucleoeléctrica Argentina (opera las tres centrales nucleares) y Dioxitex (produce combustible a base de uranio natural) son consecuencia de la cancelación de la construcción de Atucha III, en Zárate, que iba a ser financiada por China y tendría tecnología canadiense. Ocurre que esa central requeriría agua pesada, combustible y mano de obra calificada.

En diálogo con RED/ACCIÓN, Julián Gadano, subsecretario de Energía Nuclear de la Nación, confió cuáles son los nuevos planes respecto a las futuras centrales: a fines de noviembre, tras la Cumbre del G20, el presidente Mauricio Macri firmará con el presidente Chino, Xi Jinping, un acuerdo para construir una central de tecnología china, financiada en un 85% por el país asiático pero que operará con agua liviana y uranio enriquecido. Es decir, con tecnología diferente a las tres centrales que operan en el país.

“El 90% de la centrales del mundo operan con esa tecnología. Pero además estamos en tratativas para que el 100% de la obra civil esté en mano de argentinos y que entre el 40% y el 50% de todo el proyecto se haga con componentes locales”, aseguró Gadano y remarcó que el acuerdo incluirá el compromiso de transferir la tecnología para producir uranio enriquecido en el país.

Gadano asegura que el proyecto de presupuesto 2019 establece una financiación adicional, por fuera de lo que hoy se puede ver asignado estrictamente a la CNEA, de $ 2.000 millones, que serán destinados al CAREM. En ese caso, el crecimiento presupuestario del sector sería aún mayor.

Trabajan en dos satélites, pero hay dudas sobre el lanzador. A la CONAE le asignaron $ 1962 millones. A priori, representa una reducción importante: 19 % sin descontar la inflación.

  • Básicamente, tendrá continuidad la construcción de dos satélites.
  • El Saocom 1B se terminaría de construir y se lanzaría a fines de 2019. Se sumará al 1A, que sería lanzado este sábado. Las imágenes que tomen serán útiles para prevenir emergencias por inundaciones e incendios. Al campo, le dará información para ser más productivo.
  • El otro satélite es el Sabiamar, que se terminaría de construir en 2020 o principios de 2021. Servirá para monitorear el mar junto con otro satélite que está haciendo Brasil.

En principio, el ajuste afectaría el plan para desarrollar medios de acceso al espacio. Es decir, postergaría la posibilidad de que por primera vez el país y la región tengan un lanzador de satélites. Según revela el presupuesto, ese programa tendría en 2019 apenas un tercio ($ 110 millones) de los fondos que le asignaron este año.

De todos modos, Aguado sostuvo que la CONAE tendrá por fuera de lo que hoy se puede ver en la planilla presupuestaria de la institución, $ 1.300 millones de “adelanto a proveedores de financiamiento externo”, aunque no dio precisiones sobre cuál es el compromiso de ejecución que tiene esa partida ni de dónde provendría.

El Saocom 1B será un gemelo del 1A que se ve en esta foto. Crédito: CONAE
El Saocom 1B será un gemelo del 1A que se ve en esta foto. Crédito: CONAE

El INTA, con poco margen de acción. El proyecto de presupuesto le otorga fondos por $ 7516 millones, un 20% más que lo pautado para este año sin contemplar la inflación.

  • Casi toda la partida es para pagar salarios, que se llevan el 91% del presupuesto.
  • En cambio, la inversión en equipos, maquinaria, insumos y servicios, se desploma. El ajuste llega a ser del 50%, según el rubro.

“Si se descuenta la inversión en recursos humanos, el recorte es terrible”, analizó Elisa Carrillo, directora Centro de Investigación en Ciencias Veterinarias y Agronómicas del INTA. Y graficó que el presupuesto 2018 para su instituto, que es mayor al previsto para 2019, no alcanzó ni para pagar los servicios de luz, gas y limpieza: “Estamos con un déficit de $ 2,5 millones”.

Para ejemplificar qué implica una posible parálisis de los laboratorios, Carrillo detalló que en los últimos dos años su centro desarrolló dos vacunas, una contra la diarrea bovina y otra contra una enfermedad que afecta a las aves de corral.

El INTI teme más despidos y que se paralicen laboratorios. Sin dudas, es el instituto que viene sufriendo más recortes. Y la previsión para 2019 no lo saca de ese terreno: le asignan $ 2215 millones, un 7,5% menos que este año.

  • Tiene una planta de alrededor de 3.000 investigadores. Unos 250 fueron despedidos este año. Y al menos 100 se fueron con retiros voluntarios. Eso explica en gran medida que la partida para sueldos, pese al aumento paritario, crezca apenas un 12%.
  • En cambio, las partidas para equipos, maquinarias e insumos se reducen un 90% dejando al borde de la inactividad a muchos institutos.
  • Hay acampes frente a las sedes en reclamo de reincorporaciones y contra el ajuste.
Fuente: Javier Drovetto para https://www.redaccion.com.ar/

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deje su comentario
Por favor ingrese su nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.