2 - noticiasBajó la tensión en la negociación salarial con los gremios docentes de alcance nacional. Si bien aún la cifra de aumento continúa lejos de los reclamado inicialmente, en el Gobierno se entusiasman con celebrar un acuerdo el martes próximo (1/4/14) después de dar marcha atrás en su postura de «premiar» con dinero a los maestros por presentismo.

El Gobierno había planteado en principio otorgar tres sumas fijas por presentismo de 1000 pesos cada una, entre marzo de este año y junio del año que viene, como parte del piso mínimo salarial. Pero el ofrecimiento fue rechazado unánimemente por los cinco sindicatos. El avance se dio a partir de un cambio semántico: no se hablará más de presentismo y se selló un compromiso para resolver las causas del ausentismo en comisiones técnicas.

En lo estrictamente salarial, el Gobierno ya les comunicó a los gremios que no podrá cumplir con sus demandas. No se moverá de su ofrecimiento de un aumento escalonado de 31% para el sueldo inicial, que es actualmente de $ 3416. La batalla será ahora determinar la cantidad de cuotas.

Los sindicatos exigieron inicialmente subas de 42% (en el caso de Ctera, integrante de la CTA de Hugo Yasky) y de 61% (los cuatro gremios de la CGT oficialista, que conduce Antonio Caló).

La postura más dura la continúa mostrando la Ctera, el gremio mayoritario del sector y el que desafió al Gobierno al no acatar la conciliación obligatoria y mantener un paro de actividades.

«Esperamos cerrar un buen acuerdo. Eso sería llegar a un sueldo inicial de 4500 pesos en un plazo razonable, que debe ser antes de fin de año. Eso sería de mínima», dijo ayer Yasky a LA NACION. Y presionó: «Por primera vez el salario de los docentes quedó por debajo del salario mínimo, vital y móvil. Las autoridades deben tomar nota de eso».

Eduardo López, otro hombre fuerte de la Ctera, dijo que presentaron «siete contrapropuestas salariales técnicas», de las cuales «cuatro tratan de una suma puente y tres, de una suma anualizada». Y agregó: «Trajimos siete contrapropuestas cuando dicen que estamos duros. A falta de una les llevamos siete».

Los cuatro gremios de la CGT, en cambio, ya bajaron sus pretensiones y se lo comunicaron anteayer al ministro de Educación, Alberto Sileoni, durante un almuerzo en la sede del Sadop. Los dirigentes cegetistas, es más, se comprometieron a mediar en el conflicto de los bonaerenses.

Ayer, a diferencia de sus colegas de la Ctera, se mostraron más conformes. «Hubo avances significativos», dijo Sergio Romero, líder de la Unión de Docentes Argentinos (UDA) y jefe de políticas educativas de la CGT oficialista.

«Se avanzó fuertemente en el tema presentismo, que era un obstáculo. Y se analizó una propuesta de convenio colectivo de trabajo del que carece la docencia», reconoció Mario Almirón, jefe de los docentes privados del Sadop. E informó: «Ya se acordó incluir en la paritaria cláusulas con obligaciones y derechos como tiene la inmensa mayoría de trabajadores».

La paritaria de los docentes nacionales involucra a casi un millón de maestros. Los dos últimos años el aumento se definió por decreto, de manera unilateral. Esta vez, hay compromiso de las partes en alcanzar un acuerdo. ¿Será el martes?.

Fuente: www.lanacion.com.ar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deje su comentario
Por favor ingrese su nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.