El relato de un periodista chubutense a 48 años de la masacre de Trelew. Héctor “Pepe” Castro es periodista desde siempre. Siempre comprometido con el devenir de su provincia del Chubut. Castro es el director de LU-17 radio Golfo Nuevo de Puerto Madryn.

Red43 comparte el relato de Castro, el único sobreviviente de quienes acompañaron a los presos políticos luego de la fallida fuga del penal de Rawson hasta la Base trelewense, donde serían masacrados el 22 de agosto de 1972.

 Se cumplen 48 años de una experiencia que me tocó vivir en el aeropuerto de Trelew y que marcó un antes y un después en la historia argentina de los 70.

La tarde del 15 de agosto de 1972 se fugaron del penal de Rawson 25 prisioneros que allí estaban detenidos.  

Eran integrantes de las organizaciones Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP); Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) y Montoneros.  En la fuga fue asesinado el guardiacárcel Juan Gregorio Valenzuela y los evadidos con distintos vehículos llegaron al aeropuerto de Trelew.  Los 6 que primero arribaron, lograron embarcarse en el vuelo de AUSTRAL que provenía de Comodoro Rivadavia.

 Los restantes 19, si bien llegaron al aeropuerto cuando aún el BAC de Austral se encontraba en cabecera de pista, no lo pudieron abordar pues las instrucciones eran no arriesgar con demoras la partida de este vuelo en el que se habían logrado embarcar las cúpulas de las organizaciones.

 Fue así como quienes quedaron en tierra, fuertemente armados tomaron las instalaciones del aeropuerto en cuya confitería permanecían numerosas personas que habían ido a despedir o recibir pasajeros.  Tenían la esperanza de tomar el vuelo de Aerolíneas Argentinas, que procedente del sur llegaría a Trelew una hora más tarde.  Fue en esas circunstancias y cuando el Boeing de Aerolíneas estaba a punto de aterrizar, la maniobra fue abortada desde la torre de control de la Base Aeronaval Almirante Zar.

 Ante esa realidad los evadidos comenzaron a negociar las condiciones para una rendición y para ello exigieron la presencia de periodista y camarógrafos de Canal 3 de Trelew ante quienes harían una declaración, la que debería difundirse al público previa a cualquier negociación.  

 Ingresamos de esa manera al aeropuerto Daniel Carreras periodista, Eduardo Buzzi camarógrafo y el suscripto que logró de esa manera reingresar al aeropuerto del que poco antes y previo a la toma había abandonado.  Allí Daniel Carreras realiza el conocido reportaje a Mariano Pujadas (Montoneros)y Rubén Bonnet (ERP).  

 También fue exigida la presencia del juez federal Dr. Alejando Godoy y de un médico que los revisara para constatar su buen estado de salud.  Es así como ingresa al aeropuerto y los revisa el Dr. Atilio Viglione.  

 Estaba en el lugar el Dr. Mario Abel Amaya y también se incorporaron el director de Jornada Eduardo Buby Feldman y el subdirector de El Chubut Dr. Adolfo Samyn.

 En ese clima se acuerda que el juez Godoy comenzara las negociaciones con las autoridades militares. Era condición clave para la negociación que fueran trasladados al penal de Rawson y no a la Base Zar, pues sostenían que en esa unidad militar temían por sus vidas.

 Fueron varias de las salidas del aeropuerto del Juez Godoy para parlamentar con los capitanes Paccagnini y Sosa. En alguna lo acompañamos los periodistas, hasta que finalmente se llega a un acuerdo de rendición y se pacta el traslado al penal de Rawson.

 Es así como de a uno y acompañados por los periodistas y el Dr. Amaya, los rendidos fueron entregándose y depositando las armas sobre el piso y luego de ser palpados, se ubicaron en la playa de estacionamiento del aeropuerto como los muestra la foto mundialmente conocida.  Luego de la entrega los capturados, junto con el juez Godoy, Amaya y los periodistas Feldman, Samyn y Castro suben a un micro de la Marina para ser conducidos, según lo pactado, a Rawson, a la Unidad Penal Nº 6.  

 Pasamos un buen rato arriba del micro cuando el jefe de la Base naval capitán Paccagnini solicita que el Juez Godoy, Amaya y los periodistas bajemos para una reunión con él. Allí nos notifica que se había declarado el estado de Emergencia y que se le había ordenado desde Buenos Aires que los prisioneros fueran a la Base y no al Penal.  El Juez Godoy reclama que eso no era lo pactado, pero Paccagnini como única respuesta dice que él cómo militar, solo obedece órdenes y esas eran las que había recibido. Quienes acompañábamos al Dr. Godoy nos solidarizamos con su postura en momentos en los que incluso se intentó que no volviéramos a subir al micro, pero allí el juez Godoy impuso la voluntad de acompañar a los detenidos hasta el nuevo destino que se había dispuesto.  

 Subimos al micro y el juez Godoy le informó a los detenidos el lamentable cambio que se había producido señalándoles que los acompañaríamos hasta su nuevo lugar de detención.  

 El viaje hasta la Base fue tenso acompañando a quienes siempre sostuvieron que su vida correría peligro si los llevaban a esa instalación militar.

Llegados a la guardia de la Base, los prisioneros fueron dirigidos hacia el pasillo que los llevaría a las celdas y el juez Godoy, Amaya y los periodistas permanecimos en la guardia hasta que vino un oficial y ordenó que el Dr. Amaya y los periodistas debíamos retirarnos de la Base y se nos condujo a una camioneta que nos trasladaría hasta el centro de Trelew.  Nos despedimos del Juez, quien quedó en la Base.

 Fue así como poco después de la medianoche terminaba para nosotros un día inolvidable que nos tuvo como protagonistas y testigos de estos hechos y del incumplimiento de un pacto asumido y que luego fue desconocido. Fue el preludio de un triste y dramático final que una semana después, el 22 de agosto se conocía y golpeaba al país.

 De quienes acompañamos hasta la Base a los que una semana después fueron asesinados, soy hoy el único sobreviviente y por ello en su memoria, quiero hacer pública esta experiencia que nos tocó compartir aquel 15 de agosto de 1972.  

  Fuente: Héctor Castro para https://www.red43.com.ar/

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deje su comentario
Por favor ingrese su nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.