Pesada herencia, según el ex-ministro de Educación de la última administración kirchnerista, profesor Alberto Sileoni: «esta gestión -la del Presidente Mauricio Macri 2015/2019- volvió a hacer que el corazón de la escuela fuera el comedor».

#MacriChau Se cumplen cuatro años de la gestión cambiemos. Lejos quedaron aquellas promesas de campaña que pregonaban: «Pobreza cero», «Pleno empleo», «No pago de ganancias para los trabajadores», «Terminar con la inflación y el cepo al dólar», entre otras.

Con la evidencia de un país endeudado y en crisis, se puede afirmar que aquellas promesas no solo no fueron cumplidas sino que dejan, a la gestión siguiente, todos los indicadores económicos y sociales en peores condiciones de como los recibieron, allá por diciembre del 2015. Pocos de sus slogans se vieron reflejados en políticas públicas concretas y hubo un claro retroceso en materia de las capacidades del Estado.

¿Qué nos dejan estos cuatro años de políticas neoliberales? ¿Cómo podemos pensar el país que viene? En una región donde la derecha se reorganiza y los sectores abiertamente evangélicos han conquistado bancas en las legislaturas. ¿De qué manera jugará el macrismo en el próximo mapa político? En esta serie de notas con especialistas de diversas áreas, buscamos contribuir a la reflexión sobre las consecuencias de esta verdadera #PesadaHerencia.

Qué es esto de universidades por todos lados”… “Ningún chico que nace en la pobreza llega a la universidad” y “Aquellos estudiantes que tienen que caer en la escuela pública”, son algunas de las frases que se pronunciaron durante el gobierno de Cambiemos y que resumen, de cierta manera, su forma de gestionar la educación. En esta nota, Alberto Sileoni reflexiona sobre los daños que las políticas macristas causaron en este plano y analiza el panorama en materia de educativa que Alberto Fernández y su equipo deberán afrontar desde el próximo 10 de diciembre. Sileoni estuvo al frente del Ministerio de Educación de la Nación, durante la presidencia de Cristina Kirchner, entre 2009 y 2015. Actualmente se desempeña como profesor en la Universidad Nacional de Hurlingham y es coordinador de la Comisión de Educación en el Instituto Patria.

A grandes rasgos, ¿cuál es el saldo que dejan las medidas tomadas por el gobierno de Mauricio Macri en escuelas y universidades del país?

No soy original si digo que este gobierno es el peor de la democracia argentina, no solo por los resultados económicos, porque hubo otros gobiernos, pienso por ejemplo el gobierno de Alfonsín, que terminó mal economicamente. Pero era otro tipo de gobierno, tenía otras ideas, en algún sentido defendía el interés nacional, trabajó por la memoria e hizo una gran contribución. Este gobierno es un gobierno que no es que se equivocó, vino a hacer lo que vino a hacer que fue trabajar para el capital concentrado, tener un profundo desdén por las grandes mayorías, venir con un importante ánimo de venganza. En materia educativa ha sido un importante retroceso desde todo punto de vista. Desde el punto de vista más objetivo cualquiera puede ver que se deterioró el salario docente en todas las provincias, que se ha perdido un punto del PBI dedicado a educación, estábamos en el 6.1 y ahora estamos en 5.1, que te sacaron Fútbol para Todos para construir 3 mil jardines y no hicieron ni una cosa ni la otra, no compraron un solo libro, no construyeron escuelas, no incorporaron niños y jóvenes al nivel inicial ni al secundario. Lo objetivo me parece que está a la vista, podría decir que han desmembrado la formación docente, que destruyeron el nivel del Ministerio de Educación de la Nación como orientador de la política nacional, eso es objetivo. Después hay otras cuestiones que son más simbólicas y tienen que ver con el profundo maltrato a los educadores, el profundo maltrato a sus organizaciones gremiales, la eliminación de la paritaria que no se la sacan a los gremios, sino que se la sacan al millón cien mil docentes que hay en la Argentina, el desdén de las expresiones de «caer en la escuela pública», » los pobres no llegan a la universidad».

Vos comentabas que estamos un punto abajo del PBI, aunque hay una ley que establece que el Estado debe destinar por lo menos un 6% del PBI a educación

Claro, la Ley de Financiamiento Educativo, lo cual me lleva a comentar que este Gobierno, entre otras características, se encargó de incumplir todas las leyes educativas. Incumplió la Ley de Financiamiento Educativo, incumplió la Ley de Educación Técnica, porque subejecutó los fondos para las escuelas técnicas, incumplió la Ley de Educación Sexual, la Ley 27045 de obligatoriedad de la sala de cuatro años, porque no metió un solo niño de cuatro en la escuela porque no construyó escuelas, incumplió la Ley de Educación Nacional, también la ley que protege los derechos de niños y niñas del país, porque en Argentina dejó más del 50% de los chicos pobres. Ahí hay otro elemento muy claro, un buen programa de gobierno en materia educativa sería cumplir la ley, con el solo hecho de cumplir las leyes educativas ya estarías haciendo un avance extraordinario respecto de estos cuatro años.

Alberto Fernández anunció hace unos días que va a restablecer la Paritaria Nacional Docente. ¿Cuál crees que fue el daño que le causó a las provincias que el Gobierno Nacional se haya apartado de este asunto? ¿Qué implicancias tendría que el Estado vuelva a hacerse cargo de esta negociación?

Bueno, allí hay un tema muy interesante. Algunas provincias estaban en desacuerdo con las paritarias porque argumentaban que si los docentes son provinciales por qué el Estado Nacional debía fijar un salario o un piso de salario. Dicho esto, a mí me parece que a veces hay que discutir con las provincias y eso es lo que hacíamos desde el Ministerio de Educación de la Nación, les pedíamos a las provincias que hagan un esfuerzo, pero no las dejábamos solas porque había un fondo de incentivo para los docentes que era muy importante, que pagaba el Estado Nacional. Después había un auxilio que era un fondo de garantía que el Ministerio también le daba a aquellas provincias que no llegaban. En ese tiempo de vigencia de la paritaria, que fue durante el mandato de Cristina, las ocho paritarias fueron nuestras, se mejoró el salario y eso también es objetivo. También digo otras cosas que son más importantes y es que se achicó la brecha entre las provincias que pagaban menos y las que pagaban más, es decir que no solo se mejoró el salario, sino que se achicó la desigualdad respecto del salario en las provincias y eso es muy importante y es bueno para los docentes y para la sociedad porque se supone que los docentes son aquellas personas a las que le damos una responsabilidad extraordinaria que es la educación de nuestros hijos. La paritaria tenía esa virtualidad, aun a veces con la resistencia de algunas provincias, y había ahí la necesidad de hacer un esfuerzo porque Nación fijaba un mínimo para que todos los docentes de la Argentina ganaran por encima de un piso que uno podría decir de cierta dignidad.  Por supuesto un docente del sur va a ganar más que uno del norte porque la vida es más cara, pero evitaba esa gran fragmentación que tenía el salario docente en el país.

Hablando de la relación entre el Gobierno Nacional y las provincias, en Santa Fe el socialismo es reconocido, en gran medida, por sus esfuerzos para poner en valor la educación, pudiendo sostener muchos programas de formación docente y programas de incentivo para que muchos chicos pudieran terminar la escuela. Eso a nivel nacional no pasaba, se hicieron recortes en los programas y algunos directamente se descontinuaron como por ejemplo, El Conectar Igualdad, impulsado durante tu gestión..

Conectar Igualdad, Plan de Lectura, Formación Docente, Turismo Escolar, Educación Sexual, Educación y Memoria. El socialismo en Santa Fe puede exhibir ciertos resultados que superan la media nacional e hizo un esfuerzo, eso hay que reconocerlo. También hubo a veces algunas picardías de disfrazar como provinciales algunos proyectos que enviábamos nosotros desde Nación, pero no importa, eso son pequeñeces y no voy a desconocer que hicieron un esfuerzo. Por su parte Cambiemos tiró por la borda todo esfuerzo y el propio presidente mintió cuando decía que iba a conservar aquellas cosas que estaban bien hechas. Desde su gestión desestructuraron todo lo que estaba hecho, bien o más o menos, vino a imponer otro criterio y yo también vengo reflexionando sobre cuánta corrupción hay. Habría que analizar también la corrupción, no solo en los manejos del dinero, sino también en recibir el Estado Nacional de pie y devolverlo, cuatro años después como está haciendo Macri, en ruinas, con un Ministerio de Educación totalmente inerme, con un Ministerio de Salud destrozado, con un Ministerio de Cultura que no existe, con un Ministerio de Ciencia y Técnica que tampoco existe, con un Ministerio de Trabajo degradado, esa es otra pregunta que me gusta hacer en estos días.

Algunos teóricos hablan de un cambio de rol de las escuelas en contextos de neoliberalismo. ¿Considerás que esto sucede y que las escuelas pasan a ser más un espacio de contención que un lugar de aprendizaje?

Sí, totalmente. También siempre digo que nosotros el 10 de diciembre del 2015 no dejamos un sistema educativo que no tenía falencias, tenía deudas de aprendizaje y teníamos que mejorar, pero habíamos hecho un gran esfuerzo para que el corazón de la escuela fuera el aula, este siempre debe ser el aula nunca debe ser el comedor. Esta gestión volvió a hacer que el corazón de la escuela fuera el comedor en muchos casos. En 2010 iban a los comedores de la provincia de Buenos Aires el 17% de los estudiantes, en 2019 van a los comedores de la provincia de Buenos Aires el 41% de los estudiantes y eso es inaceptable y es producto de este gobierno. La primera prioridad, aunque suene tautológico, lo más urgente que está diciendo Alberto es resolver el tema del hambre y esto se debe llevar al plano educativo. En la provincia de Buenos Aires murieron dos docentes por la desidia del Estado, Sandra y Rubén en Moreno, esas cosas son indiscutibles, sobre eso hay que trabajar, hay que tener escuelas dignas y seguras, después si podemos tener escuelas lindas mejor, pero dignas y seguras es lo primero.

¿Cuál es la situación actual de las universidades creadas durante tu gestión?

Las universidades están creciendo, por supuesto han sido subejecutadas en este tiempo, han recibido menos dinero del que correspondía, pero como el gran porcentaje de inversión que hace el Estado Nacional a las universidades es en salario no han dejado de pagarlos, los han pagados a la baja, pagaron salarios que perdieron capacidad adquisitiva para los docentes. Podría decir que lo peor que han tenido estos cuatro años no ha sido la universidad, aun cuando la posición del actual gobierno también ha sido de desidia, de abandono, de no construir universidades nuevas y de subejectuar, porque otro de los modos de la pérdida del presupuesto universitario ha sido la devaluación de la moneda. Hace dos años, el presupuesto universitario era de cinco mil y pico de millones de dólares, hoy es de 2500 millones de dólares. El salario de los docentes no se paga en dólares, pero hay una gran cantidad de insumos, de reactivos, de cuestiones que las universidades tienen que comprar en dólares y ahí también hay otro deterioro de la responsabilidad del Estado Nacional respecto de las universidades.

Respecto de lo que fue el resultado que se conoció sobre las pruebas Pisa, ¿qué reflexión hacés?

Mi opinión es que este gobierno venía a resolver estos problemas y no solo no los resolvió, sino que también los agravó. Dicho esto, aclaro que nosotros también teníamos problemas con los aprendizajes, osea que no estoy escondiendo esto, nosotros también teníamos resultados que no eran del todo satisfactorio, pero lo que hay que hacer es invertir y nosotros estábamos en ese trance. Pisa no aceptó los resultados del 2015 por un boicot que hizo Cambiemos cuando estaba en el gobierno, un año después de tomar las pruebas, pero los resultados se empezaban a ver. Lo que vimos en estos días es que los resultados se han agravado y es evidente que se iban a agravar porque hay menos inversión, menos dedicación, menos capacitación docente, menos formación, entonces no hay razones para que mejore. Aparte hay otro elemento que es extra educativo, los padres y las madres están peor e inevitablemente la economía de las familias se traduce en el resultado educativo porque no es posible pensar que los resultados educativos vayan a estar mejor cuando las familias cada vez llegan menos a fin de mes. Muchas veces son chicos que en invierno tienen frío, que están mal alimentados, que en verano tienen calor, que no tienen donde estudiar, ni familias que los puedan ayudar. Evidentemente hay una armonía que se tiene que dar en el plano económico y en lo educativo y ambas cosas han fracasado.

Con el panorama económico que hay por delante, ¿opinás que el gobierno de Fernández pueda recuperar pronto el punto de PBI perdido en inversión educativa?

Yo lo que veo es que hay bastante madurez de todos los actores en entender que lo perdido no se puede recuperar de la noche a la mañana y entiendo que va a llevar tiempo. A su vez descuento que la voluntad es recuperar la ley, recuperar ese punto que hemos perdido, volver a invertir, volver a distribuir tecnología y libros, eso es lo que un Estado «nacional y popular» debe hacer

En septiembre viniste a Rosario a dar una charla cuyo eje se centraba en «la educación que queremos», así que solo resta saber ¿cuál es esa educación?

Siendo breve, en el plano de las urgencias es necesario solucionar el tema de infraestructura, de la alimentación, y hacer que se cumpla la ley. También hay plano que se trata de volver a tener lo que ya teníamos, construir escuelas, proveerlas de tecnología, libros, recuperar aquellos programas que se perdieron, eso hay que hacerlo sin que sea el centro de la cuestión. El centro de la cuestión me parece que debe estar en recuperar o mejorar los aprendizajes de los chicos, lograr que todos los de cuatro y tres vayan a la escuela y una vez que eso esté resuelto empezar con los de dos, hacer que todos los estudiantes terminen el secundario, trabajar o hacer un programa específico para aquellos que no pueden estudiar ni trabajar, tener una mirada específica con aquellos jóvenes que están atrapados en las adicciones. Es por ahí la cosa..

Fuente: Azul Martínez para http://sincerco.com.ar/

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deje su comentario
Por favor ingrese su nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.