El derecho de los gitanos a educarse en escuelas públicas y privadas será analizado en un congreso internacional que sesionará en Buenos Aires en octubre próximo, anunció el referente de esa comunidad, Jorge Nedich. Actualmente, algunos colegios no estatales no los discriminan por pertenecer a esa colectividad.

La Argentina de hoy socialmente es mucho más injusta que la de los militares, en los ’70 había 2 por ciento de desocupación y 4 por ciento de inflación, la proscripción política era alta pero se luchó mucho por eso, dijo el referente del pueblo gitano, Jorge Nedich.

«No había en esa época 50 por ciento de pobres, falta de trabajo o los problemas económicos que hay ahora, pero avanzamos: hoy nadie tira un tiro», señaló el docente que organiza el «III Congreso de Educadores del Pueblo Gitano: nuevos desafíos para la educación intercultural», a celebrarse el mes próximo en Buenos Aires.

Entrevistado en el programa «Ahora o nunca: el espacio de la educación» que emite radio Cooperativa (AM770), el investigador, que de chico vivía en una carpa, no iba a la escuela y trabajaba vendiendo en la calle, destacó que:

–En aquella época estábamos socialmente mucho mejor, había una proscripción que estaba mal pero ahora la política no da soluciones, están viendo cómo se llega al poder, no nos hablan de planes a desarrollar en 10 ó 20 años. –Están peleándose permanentemente, acusándose entre ellos; me parece que cuando vos te peleas siempre con tu vecino no estás cuidando de tu familia y el vecino tampoco.

Ante una consulta, Nedich reveló que, pese a que no existen estadísticas confiables, se estima que la cantidad de gitanos que hay en el país oscila entre 50.000 y 80.000.

(Una agenda que incluye todos los derechos de esa colectividad será la principal del «III Tercer Congreso de Educadores y Educadoras del Pueblo Gitano: Nuevos Desafíos para la Educación Intercultural», que sesionará en Buenos Aires el 6 de octubre venidero con la presencia, entre otros, del Premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel).  

–Hace un poco más de 10 años la escuela privada empezó a recibir gitanos; suena raro esto que voy a decir: pero en algunos aspectos el sistema particular es mucho más abierto que la educación pública, porque está menos uniformizado, menos adoctrinado políticamente.

–En Río Gallegos varios chicos de familias gitanas asisten a escuelas privadas, creo que el Estado ha descuidado la educación, no tenemos un buen sistema más allá de que tengamos muchos docentes de calidad, no hay una preparación; como docente no siento que esté bien preparado para educar.

–La educación intercultural bilingüe no se aplica en la provincia de Buenos Aires, existe pero no se da educación bilingüe a pueblos originarios, la política está focalizada, muy ensimismada, me parece que eso no está bien.

–Por otro lado la violencia contra nuestra comunidad es muy grande, fíjate que, por suerte, ahora tenemos matrimonio igualitario, podes elegir orientación sexual, podes cambiarte el nombre, podés abortar si querés, podés vestirte como quieras; pero las gitanas no pueden salir vestidas a la calle porque las insultan y no las reciben en los bares.
–Por un lado, vos tenés gente libre que puede elegir lo que quiera y, por otro, un pueblo que tradicionalmente vistió de una manera y tiene un lenguaje propio: bueno, no lo pueden usar porque los agreden y, si quieren viajar en colectivo o en tren, nadie se sienta al lado de una mujer gitana.

–Estamos tratando de instalar una perspectiva intercultural concreta y completa: que comiencen el ciclo inicial (primaria) y se convierta en una materia en el secundario, que acompañe construcción de la ciudadanía, una materia intercultural donde todos los pueblos mal llamados «minorías» -que tienen sus derechos vulnerados- formen parte de este manual.–Está muy quieta la justicia con respecto a la equidad social, hay mucha pornografía infantil, mucha vinculación de la pornografía o de la prostitución con chicos, con mujeres, la educación tiene algo para decir en ese sentido.
–Nosotros tenemos casi un 35% indocumentados, un 35% de analfabetos, del otro 65% el 90% no terminó la primaria; tenemos muy pocos que cursan el secundario, mucho menos terciarios o universitarios, yo ingresé a la universidad sin tener primaria ni secundaria: entré a la carrera de Letras porque tenía dos novelas publicadas.
–Soy autodidacta: la misma universidad tuvo que sentar un precedente jurídico y, después, fui docente de la carrera, abrí mi propia editorial y fundé el observatorio gitano. 
–La educación es una herramienta transformadora, a mí me transformó la vida, me enseñó a pensar, a tener un pensamiento crítico, a conocer mis derechos y los del otro, a proveer mi acceso al crédito a la vivienda, la salud, etc.; el que no va a la escuela no tiene acceso a todas esas cosas.
–La falta de libertad en las personas es un delito de lesa humanidad, por lo tanto tener analfabetos es un delito, es una falta a los derechos humanos. 
–El gitano para protegerse de la agresión ha vivido siempre en un patriarcado, es un sistema horrible donde se invisibiliza especialmente a la mujer, su valor; sólo es reproductora y trabajadora del hogar, no tiene posibilidades de educarse, de formarse.
–La educación siempre fue considerada un gasto eso viene de la época de la colonia y se educa con la concepción de que todos son hijos del país; hasta no hace mucho la gente se avergonzaba de sus rasgos mapuches, tehuelches y araucanos o de pueblos originarios en general.
–Recién ahora se está poniendo en valor a los pueblos originarios, pero eso avergonzaba mucho, al gitano no lo quieren como compañero de escuela, como vecino, como compañero de trabajo porque no se trabaja la interculturalidad, hay que trabajar de chico el valor de cada cultura, los chicos no nacen racistas los hacemos nosotros. 
El diálogo completo que mantuvo con el periodista Horacio Finoli, está en el siguiente link:

Fuente: www.ahoraeducacion.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deje su comentario
Por favor ingrese su nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.