lunes, junio 24, 2024
InicioNoticias de InterésOscar J. Serrat, al troesma con cariño, Horacio Finoli

Oscar J. Serrat, al troesma con cariño, Horacio Finoli

A los 90 años, falleció en la noche del 31/3/23 en Mar del Plata el abogado y periodista Oscar Jorge Serrat, “el último de los mohicanos”, una raza profesional caracterizada por su talento y coherencia ideológica.

Como escribió el gran Georgie en “Fragmentos de un Evangelio Apócrifo”: “…el olvido es la única venganza y el único perdón”.

¿Cómo olvidar a un ser tan generoso y un cacho solitario como Oscar, símbolo de una generación que luchó por ideales compartidos y puso su cuerpo en las horas más amargas del país?

Por salir como garante en la transacción inmobiliaria de su amigo Rodolfo Walsh de la casa de Tigre, en cuya libreta de teléfonos figuraba el suyo, la canalla militar lo secuestró un par de días, con tortura incluida.

Nos movimos rápidamente entonces y su pertenencia a The Associated Press, en esa época la agencia de noticias más importante del mundo y, sobre todo, estadounidense, “conmovió” al general Jorge Videla quien, conminado por su par norteamericano Jimmy Carter, ordenó su inmediata liberación.

No fue ese episodio, sin embargo, el que mejor ilustra el paso de Oscar por este planeta, sino su fidelidad al socialismo más puro, su rigurosidad profesional y, claro, su generosidad.

Los muchachos del barrio repiten que “no hay muerto malo, ni novia fea” aunque, en este caso, es una verdad absoluta.

En los años negros, cables de la AP consignando las atrocidades cometidas por los militares recorrían el mundo, alertando con la pluma de Serrat a quien quisiera enterarse de la realidad que, se sabe, no eran mayoría.  

A mediados de los sesenta, en el café ubicado al lado de la mítica editorial de Jorge Alvarez, Talcahuano casi Lavalle, comenzó el derrotero de los colegas comprometidos hasta el tuétano, cuando Buenos Aires -aún- era sinónimo de charlas político/literarias.

En lo que años después fue el famoso almuerzo de los martes en el restaurant del club Del Progreso (Sarmiento al 1300) se encontraban «para cambiar figuritas»: Jorge “Gamuza” Lozano, Sergio Villarruel, Jacobo Timerman, Vicente López, Isidoro Gilbert, Julia “Chiquita” Constela, Rogelio «Pajarito» García Lupo, Federico Vedrune, Daniel Divinsky, Luis «Lucho» Vidal Rucabado, Mario Monteverde, Albino Gómez, Gabriela Courreges, Adolfo Coronato, Pablo Giusani, Juan de Onís, Philippe Labrevaux, Santiago Senén González, Alberto “Ayatola” Rudni, Norberto Vilar, Ricardo Rojo, Marcos Taire, Jose Ignacio López, Benito Jablonka, Jorge Sethson, más otros, tantos otros, marcados a fuego en el corazón.

En 2014 falleció de cáncer Ana María Ladeuix, discípula de Borges y la gran esposa de Oscar, quien siguió viviendo en Buenos Aires hasta 2016, trabajando en Télam mientras se lo permitía su vista. Luego de unas fallidas operaciones, se mudó a Mar del Plata, donde lo cobijó su hermano Mario, su mujer María Isabel y sus sobrinos Javier, Nahuel, Sebastián, Ignacio y Daniel. 

Mario, su hermano y reconocido pediatra marplatense, murió hace casi tres meses de cáncer de pulmón; poco después Oscar empezó con un cuadro de fiebre y vómitos debido a una infección urinaria, fue internado en el hospital Bernardo Houssay de la ciudad balnearia, donde falleció al anochecer del pasado viernes.

La dicha de quien esto escribe, amigo y alumno de Serrat, por sendos encuentros los dos últimos veranos en Mar del Plata, es inconmensurable, más que nada para tranquilizar cualquier conciencia.

El Símbolo -la revista de los masones a la que Oscar ponía su impronta de troesma- fue otra de sus estaciones profesionales, en cuya redacción aún hoy se lo recuerda por su pasta de buena leche.

El “último de los mohicanos” fue un tipo sin ego, militando la humildad a pleno, tanto que en la época dorada de “Clarín” (en los setenta, cuando no mentía) fue tentado para integrar jerárquicamente su redacción por su conocimiento de política internacional -había trabajado varios años en “La Razón”, cuando era el vespertino más vendido de América Latina- como por su gran capacidad de análisis. Agradeció y rechazó el convite.

Fuente: www.ahoraeducacion.com

Artículo anterior
Artículo siguiente
Ahora Educacion
Ahora Educacion
En ahoraeducacion.com encontras la información actualizada sobre educación y universidad, becas y nuevas tendencias pedagógicas en todo el mundo. Nuestros editores son testigos de lo ocurrido en la transmisión del conocimiento acá y en América Latina desde los años ochenta del siglo XX, hasta la actualidad.
RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deje su comentario
Por favor ingrese su nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Most Popular

Ofertas laborales

Becas en la Di Tella