En la Nochebuena de 1938, Borges -que ya no veía bien- tuvo un accidente que lo llevó al borde la muerte. Fue a buscar a una invitada a cenar. El ascensor no funcionaba y él subió la escalera muy rápido. No vio la hoja abierta de una ventana y se abrió la cabeza. Tuvo una septicemia, la infección de esa herida producida por el golpe contra la ventana recién pintada.Lo más peculiar de ese accidente es el giro que, a partir de ese momento, da su literatura. Cuando se recupera, Borges comienza a escribir cuentos fantásticos y a elaborar sus, hoy famosos, laberintos verbales. Algo pasó en su cerebro, opinaba su madre, quien, por otra parte, prefería las cosas que su hijo escribía antes de ese incidente.¿Le debe Borges a esa Navidad el nacimiento de una faceta absolutamente distinta en su obra? No lo sabemos. Yo les deseo los efectos de una Navidad como aquella de 1938. Una Navidad que nos abra la cabeza (metafóricamente) y nos devuelva la fe en nuestro talento y posibilidades. Una Navidad fantástica, renovadora, que nos permita ver nuevos horizontes, a pesar de que estemos casi ciegos.Jorge Francisco Isidoro Luis Borges (Buenos Aires, 1899-Ginebra, 1986), más conocido como Jorge Luis Borges, fue un destacado escritor de cuentospoemas y ensayos argentino, extensamente considerado una figura clave tanto para la literatura en habla hispana como para la literatura universal. También fue bibliotecarioprofesorconferencistacrítico literario y traductor. Sus dos libros más conocidos, Ficciones y El Aleph, publicados en los años cuarenta, son recopilaciones de cuentos conectados por temas comunes de forma fantástica; como los sueños, los laberintos, las bibliotecas, los espejos, los autores ficticios y las mitologías europeas (como la griega y la nórdica), con argumentos que exploran ideas filosóficas relacionadas, por ejemplo, con la memoria, la eternidad, la posmodernidad y la metaficción. Las obras de Borges han contribuido ampliamente a la literatura filosófica, al género fantástico y al posestructuralismo. Según marcan numerosos críticos, el comienzo del realismo mágico en la literatura hispanoamericana del siglo XX se debe en gran parte a su obra

Fuente: https://www.facebook.com/1171060690/posts/10225820057786069/?sfnsn=scwspmo

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deje su comentario
Por favor ingrese su nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.