domingo, mayo 19, 2024
InicioTendencias EducaciónEl “método” Fuentealba, por Laura Hojman

El “método” Fuentealba, por Laura Hojman

5 - tendenciasDe acuerdo al dicho la «historia siempre se escribe sobre una víctima», el profesor neuquino Carlos Fuentealba pasó a la historia social argentina trágicamente por haber sido un docente de ATEN y militante socialista asesinado por la policía de esa Provincia peleando por los derechos docentes en un acto.

Sin embargo, al ahondar en su vida se descubre al profesor de ciencias duras -dictaba matemáticas, física y química- que apostaba día a día a cultivar un pensamiento lógico y crítico entre sus alumnos del Centro de Estudios 69, algunos ya padres, que vivían en casillas de madera sin agua ni luz y que pensaban más en buscar el sustento que en estudiar.

El método que empleaba Fuentealba, en el cálido y confortable CPEM 69 de Neuquén, enclavado en un humilde barrio de casillas que se veían por las ventas, apuntó en primer lugar a inculcar la importancia de educarse y capacitarse, luego a generar la autoconfianza y conciencia crítica de los jóvenes estudiantes, siempre en el límite de la deserción y con sobreedad, de que de ellos dependía su destino y finalmente, al comprender ello podían luchar por ese ideal.

Además, según sus compañeros de la docencia en el CPEM 69, Fuentealba utilizaba una metodología comprensiva y paternal con sus estudiantes, a la hora de que le trajeran un cálculo mal hecho, el tomaba la hoja, se sentaba con el alumno y le decía: «Vamos a ver por qué nos equivocamos, por qué el ejercicio nos salió mal».

El filme «Carlos Fuentealba: El camino de un maestro», que realizó CTERA con el canal Encuentro, recorre su humilde infancia, la llegada del amor y la familia con su esposa Sandra Rodríguez, otra maestra neuquina, sus pasos como estudiante y docente, la protesta de un mes de los maestros en esa provincia ante la falta de aumento salarial.

También la película exhibe el asesinato a la vera de la ruta 22 en medio de una marcha, el juicio al cabo Darío Poblete, que hace siete años disparó contra el automóvil en el que se subía y lo mató y ofrece además otros valiosos relatos.

Alberto Gualetto, colega docente de Fuentealba, lo recuerda en el filme, con tres afirmaciones diferenciadas en el tiempo.
Gualetto sostuvo que Fuentealba afirmaba que «la gente en primer lugar tiene que instruirse, educarse, desarrollar estructuras lógicas», luego tiene que alcanzar «la comprensión de la realidad, que uno pertenece a una clase social determinada, antagónica con otras y tiene las herramientas para luchar» y en una tercera etapa ya podía salir «a la lucha social por los derechos».

Las alumnas recuerdan al «profe» como quien decidió quedarse en ese inhóspito lugar, de docentes que venían un día y se iban.

Una de ellas, joven madre, recordó que les hacía mirar por esas ventanas y las invitada a «pelear para cambiar las cosas», pero a la hora de enfrentarse con los cálculos matemáticos pensaban en el abandono de ese «chino básico» y fue ahí donde con mucha paciencia les explicaba que si se lo proponían podían resolver los ejercicios. Su prédica no sólo generó confianza, evitó la deserción sino que hizo que esa alumna madre comenzará a cursar la carrera docente.
El amor por la profesión que tenía Fuentealba, lo sintetizó su estoica esposa Sandra, quien relató en el filme que «lejos de decirme que le enamoró de mi algo físico, me dijo que lo que más le atrajo fue que era maestra».

Fuente: Laura Hojman para www.dyn.com.ar

Ahora Educacion
Ahora Educacion
En ahoraeducacion.com encontras la información actualizada sobre educación y universidad, becas y nuevas tendencias pedagógicas en todo el mundo. Nuestros editores son testigos de lo ocurrido en la transmisión del conocimiento acá y en América Latina desde los años ochenta del siglo XX, hasta la actualidad.
RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deje su comentario
Por favor ingrese su nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Most Popular