Una de las dificultades que presenta la enseñanza del floklore en las escuelas públicas es que no hay suficientes docentes, declaró el músico José Luis Castiñeira de Dios. El alcance de Folklopedia, la enciclopedia virtual de ese género lanzada hace pocos días.

El mayor problema para enseñar Folklore -desde el nivel Inicial hasta el Universitario, como lo dispuso el Consejo Federal de Educación- es la falta de docentes capacitados, dijo el músico José Luis Castiñeira de Dios.

El vicepresidente de la Academia Nacional del Folklore señaló además que «a veces, son los profesores de Educación Física los que hacen cursos para dar esa disciplina, el problema hoy en día está mal resuelto».

Castiñeira, autor, entre otras obras, de la música del film «El exilio de Gardel», fue entrevistado en el programa «Ahora o nunca: el espacio de la educación» que se transmite los sábados de 16 a 17 por radio Cooperativa (AM770), destacando que:

–Lo que está ocurriendo no es lo más deseable, lo ideal sería que hubiera una capacitación de alguna índole ya sea un terciario o un posgrado y permitiera justamente a muchos de estos docentes llegar a las aulas con los conocimientos más ordenados.Consultado si esos educadores son autodidactas, respondió afirmativamente aclarando que «cada vez que hacemos un Congreso desde la Academia Nacional del Folklore, siempre aparece una activismo en torno a lo folklórico que es asombroso».
–Tuve la oportunidad de organizar, junto con otros colegas como Ana María Dupey, una carrera de una Diplomatura en Folklore en Tucumán que se está haciendo con la regional local de la Universidad Tecnológica Nacional.
–En el caso concreto del chamamé surgió porque se nos ocurrió que, en realidad, había que dar un apoyo académico a esa designación de la UNESCO del chamamé como Patrimonio Cultural e Inmaterial de la Humanidad.
–En realidad cuando uno bajaba al terreno de las publicaciones, de los conocimientos: coordinar todo eso estaba muy disperso, con muchísima pasión llevado adelante por gente que, en muchos casos, como bien decís, era autodidacta.
–Folklopedia es una idea en la que venimos trabajando en la Academia Nacional del Folklore y qué es una actividad de la ANF que  preside Antonio «Tonito» Rodríguez Villar gestado junto a Carlos Molinero.
–Consideramos necesario, oportuno, reunir todos esos materiales que están dando vueltas un poco desordenadamente, referidos a las expresiones folklóricas de un punto de vista integral, antropológico, no solamente música o artístico.(La Academia Nacional del Folklore lanzó este mes Folklopedia, enciclopedia virtual del folklore en todas sus manifestacioned que incluirá

toda la información que abarca esa disciplina artística verificada y aprobada por un Comité de Referato).

–Estamos tratando de hacer un Corpus de información ordenada, accesible y controlada académicamente sobre los conocimientos que existen en las redes y en las publicaciones vinculadas al folklore en general.
–Es que esto no es solamente por un afán de archivero o de coleccionista, sino porque entendemos que esto puede ser un insumo muy importante para la educación, sobre todo para la educación nacional.
–Hubo momentos durante el siglo XX que fueron de interés y de respeto, con respecto a las expresiones folklóricas, o sea los años ‘30, ‘40, cómo fueron los años ‘60 y ‘70 y épocas en las cuales esa temática quedó restringida nada más que al ámbito de los especialistas.
–Si uno piensa lo que era la época del famoso llamado «boom del folklore» del ‘58 al ‘76, en ese período había revistas, congresos, cátedras, etc., carreras en las universidades, todo eso sufrió un embate muy fuerte con la dictadura militar.
–Mucha de esas carreras desaparecieron y mucho de ese curso académico se disolvió y quedó lo que se había hecho hasta entonces; después, los trabajos individuales, nosotros queremos ordenar esto en un nuevo Corpus académico. 
–Folklopedia recién arranca y, suponemos que va a tomar un tiempo, seguramente un par de años, en instalarse eficazmente.
–Estamos en conversaciones con la Universidad Nacional de Hurlingham y también con la Biblioteca del Ministerio de Educación nacional: la Biblioteca del Maestro, para tener su apoyo en cuanto a las plataformas y los sistemas, con toda la información. 
–Hay mucha información de algunas instituciones, por ejemplo SADAIC (Sociedad Argentina de Autores y Compositores de Música) nos ha ofrecido todo su catálogo en tanto no tenga ningún uso comercial.
–Hay muchas instituciones que poseen espacios patrimoniales que van a incorporarse, porque Folklopedia va a ser gratuito, una enciclopedia de consulta gratuita donde nosotros lo que tenemos que vigilar es de qué manera se hace el control académico de esos materiales, para que se siga de algún modo ordenando todo eso y que tenga un libre acceso.El diálogo completo que mantuvo con el periodista Horacio Finoli, está en el siguiente link:

Fuente: www.ahoraeducacion.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deje su comentario
Por favor ingrese su nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.