El jefe de la Asociación de Docentes de la UBA (ADUBA) y la Federación de Docentes de las Universidades (FEDUN), Daniel Ricci, advirtió que es necesario instaurar “profesores tutores” en las casas de altos estudios “para brindar a los estudiantes una educación más personalizada y combatir deserción”.

Ricci, en un reportaje concedido a la agencia Diarios y Noticias (DYN), aseguró que “aunque Argentina tiene uno de los accesos más altos a la educación pública en América Latina, el problema que trae la masividad es la contención a
los estudiantes”.

Asimismo, dijo que “la más alta deserción ocurre en el primer año de las carreras y es necesario ir a buscar a los estudiantes que desaprobaron y ven que están fracasando”, y agregó que “un programa de tutores permitirá orientarlos con los estudios y evitar que se conviertan en un número de legajo”.

El dirigente, al responder si hay experiencias universitarias sobre “tutorías”, señaló que desde hace cuatro años algunas casas de altos estudios aplican el programa PACENI (Proyecto de apoyo para el mejoramiento de la enseñanza en primer año de carreras de grado de Ciencias Exactas y Naturales, Ciencias Económicas e Informática).

El programa, que depende de la secretaría de Políticas Universitarias, “mejoró el índice de retención estudiantil”,
manifestó.

Ricci aludió al trabajo de las nuevas universidades del conurbano bonaerense, entre ellas José C. Paz y Florencio Varela (Arturo Jauretche), que “tienen sistemas de tutorías y llaman al estudiante al que no le está yendo bien”.
Esas casas de altos estudios públicas, dijo, “atienden a población estudiantil de bajos recursos que no pueden acceder a otras universidades y que en su mayoría son la primera generación de universitarios en las familias”.

Para el dirigente, otra de las causas de la baja graduación y deserción de los estudiantes argentinos radica en la formación docente y el modelo de la escuela secundaria.
“Los alumnos vienen del secundario con formación distinta a sus profesores universitarios, saben mucho de nternet, nuevas tecnologías de la información y comunicación, por un lado, y por eso les resulta más difícil adaptarse al aula tradicional con pizarrón, es un cambio traumático”, precisó.

Por otra parte, dijo, “también hay que capacitar a los profesores en el uso de tecnologías, ya que están más acostumbrados al uso de herramientas tradicionales de aprendizaje”.
El jefe de ADUBA manifestó que “en el sindicato estamos dando cursos de capacitación a los profesores universitarios en nuevas tecnologías, que es la gran dificultad que tenemos las personas con algo más de 40 años de edad que conocimos la computación de grandes”.

“Aunque los estudiantes vienen con los conocimientos de las tecnologías incorporados, tampoco es la panacea para ellos, que necesitan contención, orientación y un aprendizaje más personalizado”, dijo Ricci.

Fuente: Laura Hojman para www.dyn.com.ar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deje su comentario
Por favor ingrese su nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.