El CIN (Consejo Interuniversitario Nacional, que nuclea a las casi sesenta casas de estudio públicas del país) defiende la continuidad de clases virtuales. Luego de que las autoridades educativas nacionales recomendaran postergar las actividades académicas presenciales, el cuerpo que reúne a todos los rectores destacó el carácter autónomo de esas instituciones.

Los pocos días hábiles de la segunda semana de abril/20 alcanzaron para que continuasen las repercusiones a raíz de la resolución con la que la Secretaría de Políticas Universitarias de la Nación (SPU) recomendó a las universidades nacionales la postergación de su actividad académica hasta que fuere posible realizarla “en las modalidades periódicas que normalmente se desarrollan en un año académico”, es decir, de manera presencial.

Una tras otra, las autoridades de cada universidad nacional se encargaron de ratificar la continuidad del año académico a partir de la readecuación y virtualización de la enseñanza que todas pusieron en marcha desde antes incluso que se dispusiese el distanciamiento social obligatorio.

La excepción, como es usual, fue la Universidad de Buenos Aires (UBA). La rara avis del sistema de educación superior argentino sorprendió, a pocas horas de que se firmase la resolución, con un comunicado por redes sociales de su Rectorado anunciando que se postergaba toda actividad académica hasta junio. Tan llamativo anuncio lo fue aún más cuando algunas de sus unidades académicas comenzaron a comunicar por su parte que, por el contrario, no suspenderían las clases virtuales.

Tras algunos días de consideraciones, se conoció un comunicado del Consejo Interuniversitario Nacional, órgano que reúne a los rectores de todas las universidades públicas del país. El texto difundido por los canales institucionales retorna a una de las banderas que el sistema de educación superior tuvo que defender durante el anterior período kirchnerista: la autonomía. Además, los rectores incorporan el concepto de federalismo a la dinámica de discusión entre universidades.

“El sistema universitario argentino tiene una extensa presencia territorial y se caracteriza por su heterogeneidad institucional. Cada universidad tiene un rol específico en su territorio según su propia realidad y en el marco de la autonomía”, indica el documento. 

«Esto es lo que le permite a cada una de ellas tomar las decisiones que su comunidad, sus docentes, sus no docentes y sus estudiantes evalúen pertinentes”, agrega.

Tras repasar las múltiples iniciativas de carácter social, comunitario y sanitario en las que participan las universidades a lo largo del país, el pronunciamiento se refiere al denominado Plan de Continuidad Pedagógica. “Adoptamos modalidades no presenciales de vinculación pedagógica para el desarrollo de este plan, como una forma de llevar a cabo nuestro rol social de educar, pero, también, de proporcionar tranquilidad a dos millones de estudiantes y sus familias sobre la preservación de la salud, junto a la continuidad de su trayecto académico”, explican los rectores.

Asimismo, sin hacer una alusión directa, el comunicado del CIN aborda las críticas que ha recibido la educación virtual como solución a la coyuntura actual. “Los docentes, no docentes y estudiantes del sistema universitario argentino son conscientes de que estas estrategias de enseñanza mediadas con herramientas de la información y la comunicación no prevalecen en las tradiciones académicas de nuestras instituciones. Tampoco reemplazan la potencialidad de los vínculos y métodos de la presencialidad”, según el texto.

Sin embargo, los rectores defienden los métodos virtuales porque “permiten, justamente en este tiempo de excepcionalidad, lograr el objetivo de continuidad, la vinculación e integración de los estudiantes con su universidad, así como, también, garantizar la calidad de las experiencias de formación profesional en virtud de la experiencia, la capacidad y la responsabilidad con la que se llevan adelante las acciones previstas”.

Apenas comenzó la cuarentena el mes pasado, el rector Hugo Juri realizó declaraciones en el medio radial de la propia Universidad Nacional de Córdoba sobre la resolución de la SPU y del anuncio de la UBA. Con duras alusiones a la decisión de la casa de altos estudios porteña, el funcionario -que fue ministro de Educación nacional durante la presidencia de Fernando De la Rúa- aseguró que ”la UNC no se cierra”.

“Vamos a seguir con lo que estamos haciendo. La única diferencia con la UBA es que de aquí a junio la UBA no va a hacer nada y nosotros vamos a seguir con las clases virtuales, como está sucediendo en todo el mundo”, señaló el Rector. 

“Nosotros tenemos decenas miles de estudiantes de otras provincias acá en Córdoba y hemos decidido que en lugar de irnos de vacaciones todos, nos preparamos durante un mes para migrar a la virtualidad”, apuntó.

Juri señaló que no le sorprende la repercusión que tomó la decisión de la UBA. “Por el hecho de estar en Buenos Aires da la impresión de que lo que hace la UBA es lo que pasa en el país, pero no es así. Las universidades son autónomas y en vez de cruzar los brazos vamos a seguir con la educación virtual, que no sólo lo hacen las universidades de Estados Unidos, sino también nuestros amigos de Salamanca, la Sorbona y Haifa. Aparecen errores y se solucionan en el camino. Y lo que no se soluciona habrá tiempo de hacer después cuando se reabran las universidades, pero mientras tanto hemos avanzado”, explicó.

Juri aprovechó para dedicar palabras elogiosas al personal de la Casa de Trejo: “le agradezco infinitamente a la gran mayoría de docentes y no docentes, me siento orgulloso, del tremendo esfuerzo que han hecho para migar a la virtualidad”.

Fuente: http://www.diarioalfil.com.ar/

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deje su comentario
Por favor ingrese su nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.