Stephen Hawking, el cosmólogo de fama mundial y autor de best sellers como “Historia del tiempo”, nos deja en este brillante trabajo póstumo sus pensamientos finales sobre las preguntas más importantes del universo y el futuro de la humanidad. Una obra póstuma del científico británico que logra convertir a la ciencia en algo accesible al lector. (Editorial Crítica 2018).

Leer un libro sobre ciencia parece una misión bastante compleja para todos aquellos que no estamos muy familiarizados con ella. Cuando tu última aproximación con la física se produjo en el secundario, comenzar a leer un libro científico parece todo un desafío. El temor a no entender de lo que se está hablando o a perderse en las fórmulas matemáticas siempre acompaña al lector ocasional de libros de divulgación científica. 

Sin embargo, “Breves respuestas a las grandes preguntas” es un libro de lectura ágil, grata y para nada complejo. Stephen Hawking logra convertir lo complejo en algo muy simple y sencillo de entender.

“Breves respuestas”…se alza como un exponente claro de la obra del cosmólogo y físico británico. Es que para tratar de temas tan complejos, Hawking ha tratado toda su vida de acercar al común de la gente a la ciencia.

Ha impulsado a la reflexión y ha intentado despertar la curiosidad de las personas. Volviendo a la ciencia y al universo y sus misterios, más accesible para los simples mortales que no somos dueños de una prodigiosa mente como la suya.

“Breves respuestas..” intenta contestar aquellos interrogantes que han inquietado al ser humano durante milenios. ¿Hay un Dios?. ¿Cómo empezó todo?.¿Podemos predecir el futuro?. ¿Es posible viajar en el tiempo?. A estas preguntas milenarias, se les suman otras más típicas de estos tiempos. ¿Nos superará la inteligencia artificial?. ¿Sobreviviremos en la tierra?. ¿Deberíamos colonizar el espacio?.

En tiempos de calentamiento global y los peligros que éste acarrea, sus incisivas reflexiones se vuelven críticas para comprender —y eventualmente poder afrontar— los problemas más acuciantes de la humanidad.

Hawking no utiliza terminología científica muy complicada. Además, recurre a ejemplos de la vida cotidiana para intentar que el lector logre comprender aquel fenómeno o idea que intenta explicar. Esto convierte a “Breves respuestas…” en una obra accesible y, sorprendentemente, muy amena de leer

Lo que vuelve su lectura más amena aún es como Hawking contextualiza cada teoría de la que está hablando con un poco de historia. El autor presupone que el lector es un lego en temas científicos y por ello, hace un mini recorrido histórico sobre los antecedentes de cada descubrimiento científico. Rescatando, la evolución del conocimiento científico y el papel de las grandes mentes que han contribuido a su desarrollo a lo largo de la historia de la humanidad.

Además de ello, las breves respuestas que Hawking va brindando a aquellos grandes interrogantes se ven complementadas con anécdotas de la vida del científico británico.

Hawking es un narrador muy humilde. A pesar de ser dueño de una de las mentes más brillantes de nuestra época, el científico recurre a los ejemplos más simples para que lograr la comprensión del lector. No se plantea como un genio iluminado que viene a sacarnos de la oscuridad de la ignorancia. Por el contrario, la obra se plantea como el primer paso del proceso reflexivo. Un libro que no se plantea brindarnos todas las respuestas sino despertar en nosotros un sinfín de nuevas preguntas.

En estas páginas, Hawking rescata el papel de la ciencia como progreso y motor de la sociedad. Pero, a su vez, advierte sobre los peligros de su abuso y las consecuencias del desarrollo científico.

Una obra que, además, establece algunas predicciones bastante escalofriantes sobre el futuro de la humanidad pero que no deja de tener un mensaje esperanzador: está en nuestras manos la posibilidad de cambiarlo.

Hawking nos exhorta a ser curiosos, a inquirir en lo que nos rodea, a ser valientes y arrojados. La hija del científico recuerda, en el epílogo, a su padre. Una persona que luchó durante años con una enfermedad que fue poco a poco consumiendo su cuerpo pero que dejó su mente completamente despierta.

Su hija rememora cómo fue crecer con un padre con incapacidad motora. Pero a la vez rescata al Hawking más humano: aquel que jamás bajó los brazos a pesar de la enfermedad que poco a poco iría deteriorando su cuerpo. Estos aspectos más personales de la vida del científico convierten al epílogo en uno de los pasajes más conmovedores de la obra. Un desenlace que logrará arrancarle algunas lágrimas hasta al más duro de los corazones.

Si alguien como yo, que no tiene ningún tipo de formación ni en ciencia ni en física ni en astronomía, logró no sólo comprender sino también disfrutar inmensamente este libro, querido lector no pospongas más la lectura de esta maravillosa obra.

Sinopsis:

¿Hay un Dios?
¿Podemos predecir el futuro?
¿Qué hay dentro de un agujero negro?
¿Nos superará la inteligencia artificial?
¿Hay más vida inteligente en el universo?
¿Deberíamos colonizar el espacio?
¿Cómo damos forma al futuro?
¿Es posible viajar en el tiempo?
¿Sobreviviremos en la Tierra?
¿Cómo empezó todo?

FUENTE:  MARIEL ZANI para https://www.diariovivo.com/

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deje su comentario
Por favor ingrese su nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.