Sin acuerdo y con protesta en puerta. En la segunda reunión, el Frente de Unidad Gremial Docente de la provincia de Buenos Aires rechazó la propuesta por insuficiente. Reclaman recuperar el 15,6 por ciento perdido el año pasado. Entre hoy y el viernes analizan medidas de fuerza para el comienzo de clases.

No hubo acuerdo salarial entre los gremios docentes y la gobernación de María Eugenia Vidal. A una semana del comienzo de las clases, la provincia les ofreció garantizar un piso salarial de 18.450 pesos, acompañar la inflación de 2019 con una cláusula gatillo -mensual en enero, febrero y marzo, luego trimestral– y sumar una recomposición de los sueldos en un 5 por ciento, pero a pagar el año próximo, en enero de 2020. El Frente de Unidad Gremial Docente rechazó la propuesta, ya que reclama que la recomposición aplicable a 2018 sea del 15,6 por ciento, es decir lo que perdieron contra la inflación. Los maestros definirán entre hoy y el viernes medidas de fuerza para el comienzo de las clases. 

La reunión fue más corta que lo que se esperaba. Dirigentes y funcionarios se sentaron en la larga mesa de la biblioteca del ministerio de Economía, hicieron la foto de cada encuentro paritario y la gobiernación hizo la oferta, que las dos partes sabían no podía ser aceptada. No por un representante sindical, en este escenario inflacionario y cargando una pérdida en los salarios de más de 15 puntos. La cláusula gatillo ya había sido puesta sobre la mes la semana anterior, por lo que la discusión ahora está centrada en la recuperación de lo perdido durante 2018.  

  Los gremios rechazaron e hicieron público este no al salir de la audiencia, ante los movileros que esperaban en la puerta del Ministerio. “La propuesta que nos hicieron para 2019 es empatarle a la inflación, pero a partir de consolidar una pérdida del poder adquisitivo de casi el 16 por ciento de 2018. La gobernadora viene de autorizar un aumento del 38 por ciento en las tarifas: a las empresas de servicios públicos las compensa por la devaluación y con los trabajadores, en cambio, consolida la pérdida del poder adquisitivo”, definió el titular del Suteba, Roberto Baradel. 

  La gobernación llamó una conferencia de prensa para dar a conocer sus argumentos. La pelea que se lleva su atención es de cara a los padres y ante las cámaras. En un año de crisis y elecciones, lo que está en juego no es poco. 

  Hernán Lacunza, ministro de Economía bonaerense, resumió lo que será el discurso de la gobernación para el comienzo de las clases. “Haber hecho una propuesta de 5 por ciento más la inflación nos parece algo razonable, un esfuerzo que están haciendo los contribuyentes”.

El ministro remarcó van “a garantizar un mínimo para el cargo docente inicial”. “Proponemos en marzo llevarlo 20.150 pesos, esto es dar casi 3500 pesos de aumento para jornada simple, o de $ 7 mil para jornada completa que pasaría de 33 mil a 40.300 pesos”.

Agregó que la oferta tiene otro ítem, ya que además de los aumentos por cláusula gatillo, que compensarán la inflación 2019, la gobernación va a agregar  “5 puntos adicionales de modo de que haya incremento en el poder adquisitivo de todos los docentes”. En palabras de Lacunza, la propuesta salarial fue de “la inflación más 5” y “la propuesta más progresista que pudimos hacer”.

Mirta Petrocini, titular de la FEB, explicó a Página/12 las cuentas que hacen los gremios: 

  • La recomposición sólo consiste en garantizar un sueldo de 18.450 pesos. “Es para los salarios que hoy están debajo de ese número. Es decir que un maestro que recién se inicia va a tener un aumento de 16.490 a 18.450. Pero un docente que con diez años de antigüedad también va a percibir 18.450 pesos, porque la recomposición está limitada a garantizar ese piso”.
  • Petrocini añadió que cuando Lacunza asegura la propuesta es llevar el salario inicial en marzo a 20.150 pesos (“esto es casi $3500 de aumento para jornada simple o 7 mil para jornada completa”, dijo el ministro en la conferencia de prensa), “está haciendo un cálculo engañoso, que consiste en sumar al sueldo garantizado la cláusula gatillo con la inflación prevista por el gobierno para el mes de febrero. Lo real es que de recomposición, para todo el mundo, lo que se ofertó fue llegar a un piso de 18.450”.
  • Con este esquema, un docente con diez años de antigüedad va a recibir de aumento por lo perdido en 2018 apenas 343 pesos. Y un docente con más de 12 años va a cobrar sólo la cláusula gatillo.  
  • La base sobre la que los técnicos de la provincia llegaron a ofertar un piso de 18.450 pesos no es el salario inicial de diciembre pasado, sino el de diciembre de 2017. Por eso algunas voces del vinculadas a la gobernación llegaron a hablar de una mejora mayor al 40 por ciento. 

Los sueldos docentes son un chino. Están compuestos por muchos items, que dependen del básico. Al no tener los básicos una recomposición proporcional sino acotada, el efecto será de achatamiento de la pirámide salarial. En resumen, la lectura que hacen en el Frente de Unidad Gremial es que la mayoría de los docentes terminarían perjudicados. Las consultas a las bases ya comenzaron y se extenderán hasta el viernes, por lo que en las próximas horas va a empezar a definirse el modo y extensión de las medidas de fuerza para el comienzo de las clases.

Fuente: Laura Vales para www.pagina12.com.ar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deje su comentario
Por favor ingrese su nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.