Volver a clases, pero no de cualquier manera. Las autoridades educativas de 17 provincias respondieron a los dichos de Soledad Acuña, ministra de Educación de CABA, quien impulsa la reanudación de la educación presencial al aire libre y había puesto en duda la voluntad de reabrir las escuelas en el país. «La escuela es irremplazable -le respondieron-. Deseamos fervorosamente que el regreso a ella se concrete, pero no de cualquier modo.»

«Las ministras y los ministros de Educación tenemos una convicción compartida: la escuela es irremplazable. Deseamos fervorosamente que el regreso a ella se concrete, pero no de cualquier modo«, plantearon en un comunicado los titulares de las carteras educativas de 17 provincias como respuesta a la ministra de Educación de la Ciudad de Buenos Aires, Soledad Acuña: «Me preocupa que no haya pares míos que busquen maneras de volver», había dicho la funcionaria de Horacio Rodríguez Larreta, en el marco de su propuesta para dictar clases al aire libre. Desde el gobierno porteño, expresaron en diálogo con PáginaI12 que no iban a responder a los ministros provinciales y aseguraron que están trabajando en las correcciones del protocolo que presentaron el lunes para volver a mandarlo a Nación durante la noche del martes o el miércoles por la mañana. 

En realidad no hubo un comunicado de ministros provinciales, sino dos. El primero lo firmaron las autoridades educativas de Catamarca, San Juan y Santiago del Estero. Estas jurisdicciones habían avanzado con el retorno a las aulas, pero tuvieron que retroceder por el aumento en los casos de covid-19. En el escrito, los ministros aseguraron que «ante las declaraciones de la ministra Acuña, poniendo en duda nuestra preocupación por el retorno a las clases presenciales, nos interesa transmitir a la opinión pública que tenemos un compromiso activo y responsable con el ejercicio del derecho a educarse de nuestras niñas, niños, adolescentes y jóvenes«.

«Hemos trabajado con mucha seriedad para volver a clases –agregaron–, presentamos nuestros planes jurisdiccionales ante el Ministerio de Educación nacional, capacitamos a nuestros docentes, acondicionamos las escuelas, tomamos recaudos sanitarios y aún así, más allá de nuestros esfuerzos, tuvimos que interrumpir nuestras intenciones de retorno. No lo hicimos por negligencia, sino por la responsabilidad que debemos asumir ante condiciones epidemiológicas adversas«. «No nos da igual que nuestros alumnos tengan o no clases, pero tampoco adherimos a un regreso presencial a las escuelas que no respete los protocolos que todos los ministros de Educación aceptamos como reglas de trabajo común y de cumplimiento obligatorio para que el retorno se concrete en las mejores condiciones posibles», subrayaron. Por último destacaron que «seguimos enseñando y en esa línea vamos a continuar sin poner en riesgo a nuestros docentes y estudiantes«.

El segundo comunicado fue firmado por ministros de Educación del Chaco, Chubut, Entre Ríos, Formosa, La Pampa, La Rioja, Neuquén, Buenos Aires, San Luis, Santa Fe, Río Negro, Santa Cruz, Tucumán y Tierra del Fuego. De esas provincias, solo se volvió a la presencialidad en Formosa y La Pampa. «Queremos que nuestras escuelas estén abiertas, sin embargo reconocemos que la situación epidemiológica no permite de manera objetiva que esto ocurra y ante este hecho hemos decido avanzar en la continuidad pedagógica con estrategias variadas que hemos acordado en el Consejo Federal», expresaron. Los responsables de las carteras educativas subrayaron: «Vamos a acompañar al Ministerio de Educación nacional en todas las iniciativas que nos permitan contar con estándares epidemiológicos precisos para que la comunidad educativa tenga mayor previsibilidad de las condiciones en las que es posible comenzar la vuelta a clases presenciales». 

La ministra de Educación de Santa Fe, Adriana Cantero, detalló que la vuelta a las aulas implica una «decisión sanitaria» y aclaró que en su distrito no se está analizando el dictado de clases al aire libre. La funcionaria precisó que «con la fotografía de la curva epidemiológica que tenemos hoy, no estaríamos autorizados sanitariamente a producir movilizaciones de población que acrecienten el riesgo de la circulación del virus«.

En el extremo contrario, desde el municipio bonaerense de Tres de Febrero que conduce Diego Valenzuela (JxC), elevaron una propuesta al gobierno de Axel Kicillof para el regreso a las aulas en su distrito con un plan similar al que presentó CABA, pero dirigido a alumnos del último año de colegio. Proponen que la vuelta sea para 3460 chicos que tendrían clases en los patios de las escuelas. El municipio de San Miguel, cuyo intendente es Jaime Méndez (JxC), presentó una propuesta similar también enfocada a los alumnos de sexto año, pero en este caso especifican que la vuelta podría darse en «espacios amplios y ventilados».

En CABA, Acuña ratificó su postura y afirmó que «todos los especialistas lo dicen: los chicos no aguantan más, tienen trastornos de sueño, les afecta la maduración y los procesos, por culpa del aislamiento, por la falta de ordenamiento y sistematicidad que da la rutina, con compañeros y un adulto que ordena». Según la ministra, en la reunión del lunes coincidieron con Nación en que los equipos de Salud otorgarán indicadores epidemiológicos o variables sanitarias a la Ciudad de Buenos Aires «para avanzar con el regreso a las aulas».

El ministro nacional, Nicolás Trotta, afirmó que hace tres meses se acordó un protocolo –que también aprobó CABA– que dice que para promover el regreso a la presencialidad «tiene que haber nulo o muy bajo nivel de contagio». En ese sentido, detalló que en la Ciudad sigue habiendo mil casos por día y que «sigue estando entre las jurisdicciones con más alto nivel de contagio». «Ningún otro distrito en las circunstancias que está la Ciudad, o incluso en algunas instancias mejores en el campo epidemiológico, está promoviendo el regreso a las aulas», resaltó.

Desde la Coordinadora de Estudiantes de Base (CEB) y el colectivo de Familias por la Escuela Pública llevarán a cabo un ciclo de conversaciones virtuales sobre educación «para pensar la coyuntura, los obstáculos y posibilidades durante la pandemia». Este sábado a las 16 será la primera actividad y versará sobre «Estrategias para garantizar la continuidad educativa». Participarán como panelistas la licenciada en Ciencias de la Educación Roxana Perazza, la ex ministra de Educación de la provincia de Santa Fe Claudia Balagué y la secretaria general de UTE, Angélica Graciano. El segundo encuentro será el 3 de octubre y la mesa abordará «un debate de fondo sobre la educación pospandemia». 

Fuente: Melisa Melina para www.pagina12.com.ar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deje su comentario
Por favor ingrese su nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.