Dos investigadores afirman que los estudiantes leen y consumen literatura argentina: Andrea Brito y Emiliano de Bin desmintieron diagnósticos sobre una presunta falta de interés de los estudiantes por la lectura de libros y aseguraron que seleccionan «críticamente» a Shakespeare y García Márquez. Ambos fueron entrevistados en el programa «Ahora o nunca: el espacio de la educación», por radio Cooperativa (AM770).

En radio Cooperativa (AM770), la investigadora de FLACSO (Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales), Andrea Brito señaló que «la pandemia nos ha venido a mostrar que la desigualdad en el acceso a la tecnología, a dispositivos, a conexión para poder hacer algún tipo de vínculo con la lectura, se profundizó».

En el programa «Ahora o nunca: el espacio de la educación», Brito, doctora en Ciencias Sociales, retomó palabras de una docente con la que comparte la formación de sus colegas en el sentido que «las aulas del colegio petrifican los cuerpos por los protocolos, por la distancia; pero las aulas virtuales los borran».
Las declaraciones de Brito resaltan la importancia de la lectura en la edad educativa más propicia en la semana que Noelia Novillo, presentadora de noticias de Canal 26, creyó que el William Shakespeare muerto estos días -el primer vacunado por el coronavirus- era el genial Bardo de Avon que nos dejó «Romeo y Julieta», «Otelo», «Antonio y Cleopatra», «Julio César», «Hamlet», «Troilo y Crésida», etc., etc., sólo que está muerto desde el siglo XVII.

Sus principales conceptos fueron:
–El interés estudiantil por la literatura, por la lectura, todavía persiste; más allá de ciertos diagnósticos, que ya anunciaron que los jóvenes no leen.

–Todavia no hay mapeos sobre los procesos de evaluación de aprendizajes reales que han sido efectivos durante este tiempo del coronavirus.
–Hay una gran capacidad de invenciòn que han tenido los maestros y profesores para poder diseñar nuevas propuestas de vinculación con la escritura así como con la lectura, aùn mediados por la tecnología.
–Está claro que los modos de leer de los jóvenes no tienen que ver exclusivamente con la vinculación con lo impreso.

–En algunas escuelas se leen clásicos de la literatura del canon más jerarquizado desde el valor social y, en otras, se introducen lecturas con representatividad regional o autores jóvenes.
–Aquellos autores que eligen los jóvenes para leer, se leen reversionados en otros géneros.
–Los jóvenes crean y se manejan con retelling, que es muy popular entre ellos, donde se hacen nuevas versiones de historias clásicas.
–También se crea el fanfic, que son versiones escritas por fanáticos de la lectura, a partir de personajes de otras obras literarias o cinematográficas.

–En las provincias, Río Negro y Córdoba por ejemplo, han hecho un trabajo fuerte para introducir la literatura regional, así como autores clásicos propios.
La charla íntegra que mantuvo con el periodista Horacio Finoli, está acá:
https://ar.radiocut.fm/audiocut/andrea-brito-especialista-en-lectura-escritura-y-educacion/

Emiliano de Bin

Alumnos de los últimos años de la secundaria y los primeros de la universidad eligen «críticamente» a William Shakespeare y Gabriel García Márquez, contra la creencia generalizada de que no leen, dijo el especialista Emiliano De Bin.

En declaraciones a radio Cooperativa (AM770), De Bin, profesor en Letras de la Universidad de Buenos Aires, indicó que esa práctica está alejada de los formatos tradicionales, «ya que los estudiantes se alejaron de la lectura libresca porque necesitaban la mediación de la escuela presencial».

Entrevistado en el programa «Ahora o nunca: el espacio de la educación», De Bin destacó también que, en gran medida, las nuevas y múltiples herramientas tecnológicas «han expuesto mucho más a la lectura a los jóvenes, incluso durante la pandemia».

Centralmente, puntualizó:

–La educación ha hecho un trabajo importante en construir una memoria colectiva frente a lo que pasó en la última dictadura cívico-militar.

–Hay como una sensibilidad construída en los adolescentes que hace que se aproximen y pregunten mucho.
–Es un espanto no poder hablar de la época del ’76 al ’83, durante el régimen militar, ya que eso es producir un vacío en la formaciòn de los chicos que se corre el riesgo que sea completado con cualquier cosa.
–Uno entiende que abordar el tema puede despertar la resistencia de los padres de esos adolescentes.
–Los chicos no son bobos, se dan cuenta claramente que hay una cuestión que la sociedad percibe como crìtica y, en general, se interesan muchos por estas cuestiones.
–Shakespeare capta lo que es el hombre moderno; se sigue dando, todos somos un poco Hamlet, un poco Romeo, un poco Julieta.
–García Márquez les gusta mucho, les trae un mundo más cercano donde hay variables que pueden decodificar claramente.

–Hay chicos que se han alejado de la lectura porque necesitaban la mediación de la escuela presencial.

–La experiencia de leer juntos, a través de zoom u otras plataformas, no es igual de satisfactoria.
–Es evidente que los medios virtuales no reemplazan a la presencialidad
El diálogo completo que mantuvo con el periodista Horacio Finoli, es éste:

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deje su comentario
Por favor ingrese su nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.