Los docentes del colegio N°2 Sarmiento, donde la mayoría de los estudiantes provienen de la villa 31, (más precisamente del barrio Padre Mugica en Retiro) idearon un proyecto para que los jóvenes en riesgo puedan seguir estudiando: van a sus casas los fines de semana. Ejemplo a seguir. 

Entre ellos está Gessica Zelaya (24), que se crio en la 31 y actualmente se encuentra cursando 5° año en el colegio N° 2 Domingo Faustino Sarmiento. “Cuando me junté con el papá de mis hijas y fui mamá, dejé la escuela. El año pasado y gracias a las tutorías, volví: sino hubiese sido por los profesores, no hubiese retomado el estudio”, cuenta la alumna.

Promover la reinserción escolar de jóvenes y adolescentes de sectores vulnerables que dejaron la escuela o están en riesgo de hacerlo, así como fortalecer el vínculo de la institución con sus familias y la comunidad: ése es el objetivo del proyecto “Tutorías académicas en territorio”, impulsado por el equipo de docentes y directivos del Sarmiento y destinado a los estudiantes que cursan por la noche.

Fundado en 1892 y ubicado sobre la calle Libertad, en pleno Recoleta, este secundario tiene 1200 alumnos distribuidos entre los turnos mañana, tarde y noche: de ellos, más del 85% viven en la villa 31.

“Indudablemente, la población de nuestro colegio es una en situación de alta vulnerabilidad. Eso hace que cursen de manera irregular, que tengan muchas inasistencias, y que, por las características que desarrolla la enseñanza en la escuela media, los vaya dejando de lado”, explica Carlos Gamboa, impulsor del proyecto y quien recientemente se jubiló como profesor de matemática y física.

Según detallan desde el Sarmiento, problemáticas como el consumo de drogas y alcohol, así como la maternidad o paternidad adolescente -solo en el turno noche, unos 50 jóvenes tienen hijos- constituyen un condicionante decisivo para el rendimiento escolar y el sostenimiento de una cursada regular.

Desinterés, falta de atención, desmotivación, ausentismo, y su consiguiente impacto en los índices de abandono o repitencia, fueron los factores que llevaron a un grupo de docentes a pensar nuevos abordajes.

Mejorar la asistencia

“Lo que hicimos fue vincularnos con el lugar donde los chicos viven, que es en el barrio Mugica. Somos docentes que salieron de los muros del colegio y empezamos a caminar el barro”, detalla Luciana Oddi, profesora de historia y una de las referentes de la iniciativa.

En esa línea, agrega: “Para los alumnos, el vernos por sus calles es un gesto afectivo enorme: muchos de ellos habían dejado de venir y volvieron a la escuela solo por el hecho de vernos, de darles un abrazo y la posibilidad de poder charlar. Eso nos marcó el camino y se empezó a generar algo muy potente, que es que automáticamente mejoraron la asistencia”.

Alicia Lescano (22) participó del proyecto de tutorías, se recibió el año pasado y se anotó para estudiar el profesorado en Lengua y Literatura.

“Es un formato diferente de estudio: vienen a buscarte a tu casa. Nunca antes pasó que un profesor te toque la puerta y te pregunte por qué no estás yendo a la escuela. Se familiarizan con vos, con tu familia y con la gente de tu barrio”, asegura Alicia, que tiene 13 hermanos.

Ese sábado, sobre una de las mesas de El Galpón, se despliegan calculadoras, libros de Biología, Literatura, Matemáticas y otras asignaturas; además de chipás, galletitas dulces y tereré. Poco a poco, empiezan a llegar chicos y chicas con carpetas y cartucheras en las manos, hasta llenar cada una de las sillas del lugar.

“A medida que comenzamos a venir más asiduamente fuimos conociendo un poco más a las familias, la realidad de los chicos y su situación económica”, subraya Gamboa, y agrega: “La satisfacción de ver a un chico o una chica recibiendo el diploma es un motivo de enorme orgullo y que te vengan a decir: ‘Gracias por todo lo que hicieron’, es una de las cosas que más nos emociona”.

En el proyecto -que el año pasado fue uno de los ganadores del Premio Comunidad a la Educación -, se trabaja de forma articulada con diferentes organizaciones de la villa 31, como los centros de apoyo escolar.

“No solo nos ayudan con el estudio, sino también emocionalmente, porque tenemos miles de problemas acá en la villa. Cuando vas a las clases de apoyo, tenés todo el amor que capaz en tu casa no tenés, y te olvidás de todos tus problemas”, sostiene Gessica.

La joven, concluye con una sonrisa: “Soy una mamá de dos hijas hermosas y tengo una mamá y un papá que son los mejores, pero ahora quiero demostrar que puedo tener un título y ser alguien en la vida: que mis hijas sepan que nunca es tarde para estudiar”.

Un premio a la innovación educativa

Fundación La Nación lanzó la 13°edición del Premio Comunidad a la Educación, destinado a reconocer los logros de escuelas de todo el país que desarrollan estrategias innovadoras para mejorar la calidad educativa de alumnos en situación de vulnerabilidad socioeconómica. Las instituciones que resulten ganadoras, tendrán un premio de 250.000 pesos, y las menciones especiales alcanzarán la suma de 50.000 pesos. Además, en ambos casos recibirán capacitación y difusión.

Por: María Ayuso para La Nación


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deje su comentario
Por favor ingrese su nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.