Córdoba (Enviado especial, Horacio A. Finoli)

Con un inesperado freno discursivo a la “mercantilización neoliberal” que navega en el continente, los más de 500 rectores de 46 países volvieron a ratificar hoy en la tierra reformista que la educación de ese nivel es un derecho humano y, al evidenciar la polarización ideológica que avanza aceleradamente en esas aulas, instaron a no firmar “tratados bilaterales o multilaterales de libre comercio que impliquen concebir la educación como un servicio lucrativo”.

La declaración final del tercer encuentro regional de universitarios latinoamericanos (primero fue Cuba en 1996 y después Colombia en 2008) indicó que “la mercantilización neoliberal también se ha hecho presente en las políticas universitarias, impidiendo en muchos casos, el efectivo derecho social a la educación, que se vuelve un medio de reproducción de élites, de clases y de diferenciación entre los países. Más aún, hoy enfrentamos gobiernos que atacan la autonomía y el financiamiento de nuestras instituciones llegando a la criminalización de estudiantes y académicos”.

El texto, laboriosamente trabajado en las horas finales por el coordinador de la reunión, el radical Francisco Tamarit; el responsable unesquiano de la educacón superior latinoamericana, el chileno Pedro Henríquez Guajardo; junto a operadores políticos del dueño de casa y rector de la Casa de Trejo, el ex-ministro de Fernando De la Rúa, Hugo Juri; conformó a tirios y troyanos pensando que los universitarios vienen luchando hace tiempo para conseguir “el compromiso de América Latina y el Caribe con un mundo más justo, equitativo, igualitario y sustentable”; banderas permanentes de la UNESCO, desde los ochenta.
Un jueves signado acá por episodios de otras latitutes (alegría entre las muchas participantes femeninas por la aprobación parlamentaria parcial del aborto y varonil por el comienzo del mundial soviético), tuvo además su perfil “cuartetero” con espectáculos musicales en la clausura del debate continental en la Ciudad Universitaria y se recalcó que, imitando la gesta del 18 “la rebeldía estalla en América Latina y el Caribe y en un mundo que pone a las finanzas en el centro de los intereses de los poderosos, y empuja al ser humano hacia los márgenes de la exclusión, la precariedad social y laboral”.

Por la mañana, una treintena de rectores peronistas que integran el CIN (Consejo Interuniversitario Nacional, que agrupa a las 58 casas de estudio estatales) fueron recibidos por el gobernador Juan Schiaretti en la Casa de Gobierno, manifestándose al término de las conversaciones en síntonía con el mandatario mediterráneo, no sólo por su “comprensión política del problema universitario” (tuvo palabras elogiosas para los programas que la provincia co-financia en la Universidad Nacional de Villa María), sino también “porque se plantó ante el gobierno nacional con quien quiere compartir el ajuste que se viene”, explicó un vocero del grupo.

“Hace un siglo los Reformistas denunciaron con firmeza que en una Córdoba y en un mundo injusto y tiránico, las universidades se habían convertido en el fiel reflejo de estas sociedades decadentes que se empeñan en ofrecer el triste espectáculo de una inmovilidad senil. Ha pasado el tiempo y ese mensaje cargado de futuro de los Reformistas nos interpela y nos atraviesa como una flecha ética y nos obliga a preguntarnos sobre nuestras prácticas”, puntualizó el documento en un párrafo sensible a los rectores radicales, algunos de los cuales mostraron resquemor por el parecido del concepto “movilidad social” usado repetidamente por la ex-presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

El paro que tuvo una adhesión total acá de la CONADU (Confederación Nacional de Docentes Universitarios) más el asueto semanal que dispuso la UNC por las celebraciones del centenario reformista y el debate de la CRES/18, hizo que la inactividad académica se extendiera a todos los ámbitos educativos, con tomas parciales de los prestigiosos colegios preuniversitarios cordobeses el Nacional de Monserrat y la Escuela Superior de Comercio Manuel Belgrano, similares al Nacional Buenos Aires y la Escuela Superior de Comercio Carlos Pellegrini, respectivamente, de la Capital Federal; aunque pacíficas en señal de respaldo a la media sanción positiva de la ley del aborto.

Mientras el CIN, presidido por el radical Hugo Juri y cuyo vicepresidente es el peronista Jaime Perczyk (rector de la Universidad Nacional de Hurlingham) mantuvo una de sus habituales reuniones plenarias, en el hall del Pabellón Argentina la secretaria de Políticas Universitarias de la Nación, Danya Tavela, negó ante la prensa que haya ajuste en la universidad; destacando que el encuentro previsto para el lunes próximo con el jefe de gabinete, Marcos Peña, es de rutina y para coordinar acciones comunes entre el gobierno del Presidente Mauricio Macri y las universidades públicas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deje su comentario
Por favor ingrese su nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.