La Universidad Nacional de San Isidro (Universidad Nacional Scalabrini Ortiz) es una institución con carreras pensadas desde las necesidades del territorio y busca posicionarse como una alternativa que permita la cursada de disciplinas que no se dictan en otras instituciones estatales. Su rectora, Adriana López, dialogó con QUE PASA y destacó que “hay áreas en las que se reclaman profesionales que no están formados”. También esbozó cómo avanzan los trabajos para tener su sede en el Tren de la Costa.

La educación pública es una parte fundamental del acervo social y cultural de cualquier lugar. Marca el rumbo de hacia dónde ir y con qué objetivos hacerlo. En la zona norte, son muchas las universidades que siguen ese proceso: la de San Martín (UNSAM), la Universidad de General Sarmiento (UNGS), o los Centros Universitarios de Vicente López, Tigre o Escobar, por nombrar algunos.

Sin embargo, también San Isidro tiene una institución de educación superior pública y gratuita, aunque pocos lo saben: la Universidad Nacional “Raúl Scalabrini Ortiz” (UNSO), que fue creada por ley allá por el 2015, cerrando un proceso impulsado por el kirchnerismo donde en 6 años se crearon ocho nuevas universidades públicas en el conurbanos bonaerense. Pero fue recién en el 2019 cuando comenzó a dictar sus carreras en 2019, luego de largos procedimientos administrativos que le permitieron ponerse en funcionamiento.

Aún sin una sede física propia, y con un ambicioso proyecto de concretarse en la estación San Isidro del Tren de la Costa, cerca de 4000 estudiantes tienen sus clases en el Hospital de San Isidro o en escuelas públicas y privadas del distrito. Con doce carreras, la institución tiene su eje puesto en temáticas como la salud, la educación, la tecnología y la criminalística.

Adriana López, rectora de UNSO, dialogó con QUE PASA y se refirió a las necesidades educativas que busca dar respuesta con su propuesta académica, las carreras, las modalidades de cursada, el rol social de la educación y las obras en el Tren de la Costa.

“UNA UNIVERSIDAD PÚBLICA CUMPLE UNA FUNCIÓN SOCIAL”

“Uno siempre planifica teniendo en cuenta el territorio, las necesidades y las áreas de vacancia, y sobre todo las áreas en las que se están reclamando profesionales que no están formados”, analiza López en la entrevista emitida por FM Fénix y sostiene que, en ese sentido, “siempre se pensó en función de San Isidro”.

Además, destaca que, más allá de lo académico, en el territorio “una universidad pública cumple una función social: nosotros durante la pandemia instalamos el voluntariado donde gran parte de nuestros estudiantes en el Hospital Central se comprometieron con el call center para hacer todo el seguimiento de los pacientes de Covid. Evidentemente la respuesta de la comunidad de la universidad fue inmediata al cubrir estas cuestiones que demandaban no sólo del apoyo, sino de la solidaridad”.

“El proyecto de una universidad nacional es un proyecto que no sólo va a mejorar la calidad de vida de todos los sanisidrenses que no puedan acceder a una universidad privada, sino que es mucho más que eso. Es factor de movilidad social, inclusión. Es la verdadera herramienta de transformación social y es lo que el país está necesitando”, define.

Yendo puntualmente a lo académico, López remarcó que las carreras fueron diagramadas a partir de dos importantes polos con los que cuenta el distrito: el de Salud y el Judicial, que no sólo está vinculado a San Isidro, sino también a toda la región que abarca ese Departamento Judicial.

La universidad no está dividida en facultades, sino en cinco departamentos, y más allá de alternativas como licenciaturas en Enfermería, Emergencias Médicas, Instrumentación Quirúrgica, Psicopedagogía o Gestión Educativa, como así también carreras vinculadas a la edición audiovisual o de sonido, la UNSO tiene una tecnicatura en Criminalística y una licenciatura en Ciencias Forenses y Criminología. “En la Provincia esa carrera no se da en ninguna universidad pública gratuita. Quien quiera estudiar tiene que pagar una cuota”, remarca.

“Ese es el criterio que se tiene en cuenta, no sólo para planificar esa carrera sino para planificar las demás que tienen que ver con la necesidad de respuesta de una universidad pública a que la gente no pueda pagar una cuota de una universidad privada. Por eso se ofrecen carreras que no existen en el sistema público”, sostiene la titular de la universidad.

En este sentido, otra de las carreras que tiene estas características es la tecnicatura en Ciberseguridad. “No existe en ningún lugar del país. No la dicta ninguna universidad y es un área de vacancia enorme porque se necesitan técnicos formados en ciberseguridad y esto quedó demostrado luego de la pandemia, con la gran cantidad de estafas virtuales y delitos que se cometían en internet. Estas son carreras que nosotros aprobamos el año 2019, sin saber que iba a venir una pandemia y que iba a estallar la demanda de profesionales en esta área”, manifiesta y completa: “Estamos acreditando el sistema de educación a distancia para el día de mañana poder dictar algunas carreras que son absolutamente masivas como esta, que nos piden que lo hagamos de todos los lugares del país”.

La inscripción para 2023 comienza en noviembre, y todos los detalles de las carreras pueden verse en la web de la UNSO (INGRESAR ACÁ).

El proyecto en el Tren de la Costa: de centro comercial a polo universitario

En los últimos meses, la universidad tomó conocimiento público de manera masiva por un proyecto que se desarrollará en el sector donde se encontraba la galería comercial de la estación San Isidro R.

“Cuando empezó a circular la noticia de que la AABE (Agencia de Administración de Bienes del Estado) nos iba a otorgar el predio, ahí explotó la noticia y todos los vecinos se enteraron que iba a funcionar una universidad nacional pública y gratuita similar a las que funcionan en el conurbano, en Capital Federal y el resto del país”, dice y agradece a su vez al titular de la agencia, Martin Cosentino y al intendente Gustavo Posse por sus gestiones.

“El proyecto inicial ya está diagramado. Se va a proyectar una obra en tres etapas, porque tenemos que adaptar lo que era un centro comercial a un campus universitario”, explica López.

sede universidad tren costa san isidro 1

La remodelación consta de tres etapas. El inicio será donde estaban antiguamente los cines. Ese sector se convertirá en un anfiteatro y en aulas grandes para poder atender la necesidad de que haya un gran número de estudiantes cursando materias. También se construirán laboratorios para las prácticas que lo requieran.

“El comedor universitario también va a funcionar ahí y yo creo que con la explosión de alumnos que tenemos rápidamente nos va a quedar chico el lugar”, cierra.

Fuente: Mariano Fernández para https://www.quepasaweb.com.ar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deje su comentario
Por favor ingrese su nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.