5 - tendenciasUna investigación de la Heriot-Watt University de Edimburgo demostró que hay determinas carreras universitarias que, por su complejidad, ayudan a las personas a fortalecer su memoria.

Un estudio realizado por científicos de la Heriot-Watt University de Edimburgo (Reino Unido) permitió demostrar que hay profesiones que además de suponer un buen resarcimiento económico, también son beneficiosas para la actividad cerebral, disminuyendo los daños a futuro.

Lee también
» 8 tips para que entrenes tu memoria
» Consumo prolongado de alcohol afecta a la memoria a largo plazo
Para llegar a estas conclusiones se realizó un estudio de la capacidad de memoria, velocidad de procesamiento y habilidad cognitiva de 1066 personas nacidas en 1936 y en su mayoría jubiladas. Los voluntarios también tuvieron que completar formularios donde describían su actividad laboral.

Los más y los menos
El análisis de los resultados obtenidos demostró que quienes trabajaron como abogados, gerentes, procesadores de data, diseñadores gráficos y maestros, es decir que trabajaron en profesiones que suponían análisis de datos o trabajos complejos vinculados con personas (instrucción o negociación, por ejemplo), lograron mejores resultados en las pruebas de memoria. Mientras que los resultados más bajos fueron logrados por quienes habían ocupado puestos de obreros, encuadernadores o en el área textil. En palabras de Alan Gow, uno de los responsables de la investigación “los trabajos mentalmente estimulantes podrían haber permitido que la gente acumule cambios estructurales o funcionales en el cerebro».

De esto se puede desprender que cuanto más estimulante un ambiente de trabajo es, mejores son las condiciones para crear una «reserva cognitiva» que permite al cerebro atenuar los daños cerebrales producto del paso del tiempo.

El estudio demostró además que, no solo que las personas con habilidades cognitivas más altas eligen profesiones más complejas, sino también que su desempeño en las mismas mejora sus habilidades.

Sin embargo, para Ridley el estudio arroja más evidencias sobre la asociación entre ocupaciones laborales y una capacidad cognitiva cuando se llega al retiro, que sobre el efecto de la profesión en la condición de la gente.

Las modificaciones del cerebro
Otro de los aspectos interesantes del estudio es que los voluntarios también habían sido estudiadas en 1947 a través de la Encuesta Mental de Escocia con el fin de determinar si el nivel intelectual inglés había disminuido, por lo que sus coeficientes intelectuales actuales se pudieron comparar con los que tenían a los 11 años y por lo tanto, también sus habilidades mentales.

Un aspecto a criticar es que el estudio no consideró el tiempo que los individuos dedicaron a sus trabajos, la demanda y la influencia de los compañeros laborales.

Fuente: www.hw.ac.uk | www.universia.com.ar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deje su comentario
Por favor ingrese su nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.