La pregunta acerca de la evaluación en esta época, surge habitualmente ligada a una visión pragmática, referida al calendario escolar: ¿Cómo calificar a nuestros estudiantes en tiempo de pandemia? Nos parece importante primero diferenciar el concepto de evaluación del concepto de calificación.

Ponemos el foco en evaluar, y en una perspectiva donde evaluar implica acompañar el recorrido de aprendizaje de nuestros estudiantes monitoreando lo que hacen y ofreciendo ayudas para que puedan aprender cada vez más. Como puede observarse, esta perspectiva acerca de la evaluación no es exclusiva de un formato presencial o virtual. Es un posicionamiento pedagógico acerca de la evaluación, que puede (o no) ser sostenido por profesores e instituciones.

Evaluar implica en principio poder tener evidencias de lo aprendido. Estas evidencias se encuentran en las producciones de los estudiantes: en sus tareas, en lo que dicen, en lo que dibujan, etc. No se necesita en forma imprescindible una prueba.

La pregunta acerca de la evaluación en esta época no debiera ser cómo evaluar, y en ese sentido, imaginar que la respuesta está en un tipo de instrumento o en un software o en una app maravillosa a la que todos pueden acceder. La pregunta acerca de la evaluación que todos los profesores nos hacemos es: ¿qué enseñé? ¿qué oportunidades de aprendizaje les ofrecí a mis estudiantes? Y una vez realizado este ejercicio retrospectivo, analizar, en ese mismo recorrido, qué y cuáles de las producciones de mis estudiantes dan cuenta de esos avances. Es decir ¿es realmente necesario que diseñe una nueva actividad para poder evaluar a mis estudiantes?

¿Cómo evaluar?: portafolios y rúbricas

En el marco de lo que se denomina el campo de la evaluación formativa hace años que se viene trabajando en formatos de evaluación donde el desafío consista en coleccionar trabajos en los que se pueda dar cuenta de la mejora en lo aprendido. Esta colección deliberada de documentos, implica un proceso de recolección y selección según propósitos determinados, que por supuesto deben ser compartidos con los estudiantes de modo que puedan comprender lo que se les solicita.  Los portafolios proponen habitualmente que cada estudiante incluya una reflexión sobre lo alcanzado hasta ese momento y una proyección hacia el futuro. Existen numerosas investigaciones sobre el uso de portafolios para la evaluación, y en todas las plataformas virtuales existen posibilidades para elaborarlos en línea.

Otra herramienta valiosa para poder acompañar el trabajo de nuestros estudiantes y evaluarlos son las rúbricas. El uso de rúbricas permite hacer foco en algunos criterios compartidos acerca de lo que se propone evaluar, y además se definen indicadores por niveles, de modo que los estudiantes pueden comprender qué se espera de ellos y los orienta tanto en la elaboración de sus trabajos como en el análisis de lo realizado.

En el marco de las escuelas que forman parte de la Red de Escuelas de Eutopía -un modelo educativo innovador que nace en el año 2017 y que continúa en la actualidad, donde 41 directivos, 80 docentes en forma directa y más de 800 en forma indirecta, y unos 6.000 estudiantes, se propusieron imaginar y diseñar una escuela distinta-, el uso de portafolios y de rúbricas han sido parte de las propuestas de evaluación en estos últimos años. Profesores, familias y estudiantes conocen de qué se trata. Por supuesto, el desafío es hoy cómo expandir estas modalidades de búsqueda de evidencias de aprendizajes en un contexto que no cuenta con la instancia presencial.

En tiempos de altísima exigencia que nos toca vivir como familias, profesionales, trabajadores, docentes y estudiantes, encontrar que evaluar los aprendizajes de nuestros estudiantes no requiere de modo indispensable “tomar una prueba” y calificarla, “dar un nuevo trabajo para hacer”, sino elegir trabajos que den cuenta de lo aprendido (y que los estudiantes puedan elegirlos!) para que puedan reflexionar sobre ello, explicando porqué ese trabajo es una evidencia de aprendizaje, puede resultar en una práctica nueva y, por qué no, otra de las enseñanzas en épocas de pandemia.

Fuente: Graciela Cappelletti, consultora de Eutopía (un modelo educativo innovador de la Vicaría de Educación y la OEI, con apoyo de Fundación Telefónica Movistar y ”La Caixa” Foundation, a través del proyecto ProFuturo) para www.eutopia.edu.ar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deje su comentario
Por favor ingrese su nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.