Contundente respaldo a la fórmula del Frente de Todos. Los científicos llaman a votar a Alberto Fernández. El candidato presidencial del Frente de Todos se reune hoy con integrantes de la comunidad científica en Ciudad Universitaria, Núñez. Tras el encuentro le entregan una declaración de apoyo a su postulación con más de 8300 firmas.

«Queremos contribuir, con nuestro voto y nuestra voz, a un contundente triunfo electoral que cierre definitivamente la etapa de restauración conservadora abierta en 2015, que condena a nuestro país al atraso, al endeudamiento y a la pobreza», afirmaron más de 8300 integrantes de la comunidad científica en una declaración en la que de apoyo a la fórmula Alberto Fernández – Cristina Fernández de Kirchner.  El candidato presidencial del Frente de Todos realiza hoy tarde una visita a Ciudad Universitaria y se reune allí con científicos. Tras el encuentro comparten un acto en el que le entregan el documento. 

Los científicos que hoy le manifiestan personalmente su respaldo a Fernández plantean que quieren «colaborar en la recuperación e impulso a un modelo de desarrollo productivo y sociocultural que promueva la inclusión y la justicia social, apoyándose en la ciencia, la tecnología y el conocimiento generados en nuestro país»

El documento ya fue firmado por más de 4000 investigadores-docentes, 2500 investigadores de carrera y 1500 becarios, técnicos y administrativos, que además de manifestar su apoyo explícito a los candidatos del Frente de Todos, expresan su rechazo al modelo neoliberal implementado por el macrismo desde el 2015, que se tradujo en un fuerte ajuste en el área científica .

«Desde una perspectiva pluralista, desde un colectivo que incluye personas con historias y visiones políticas diversas, convocamos a la ciudadanía en general y a la comunidad científica, tecnológica y universitaria en particular, a acompañar la fórmula conformada por Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner para las elecciones presidenciales 2019, con la esperanza de abrir, de este modo, un nuevo horizonte de futuro para la sociedad argentina», dice también el texto que se conoce días después de la difusión de la carta de apoyo a Mauricio Macri de 150 artistas e intelectuales .

La posición de Fernández acerca de la necesidad del desarrollo de la ciencia es clara . El candidato la expuso, por ejemplo, al cerrar a mediados de este mes de julio el Encuentro Abierto de Educación. “Cada vez que un científico emigra debe darnos vergüenza. Porque es un inversión estatal y de todos que se va a otro lado”, remarcó entonces y explicó que “las sociedades más ricas, no son las que tienen petróleo, son la que tienen inteligencia. Son las que nunca renunciaron a la ciencia y la tecnología y las que se avergüenzan cuando un científico se va porque no tiene dónde desarrollar su investigación”.

Entre los firmantes de la declaración en apoyo a Fernández se encuentran científicos premiados como Adrian Paenza, Alberto Kornblihtt, Juan Pablo Paz, Noé Jitrik y Diego Golombek. Además, estamparon su firma rectores de universidades nacionales, investigadores y docentes de todo el país y del exterior. 

El texto será entregado al candidato en un acto en el Aula Magna de la Facultad de Ciencias Exactas, en Ciudad Universitaria. En ese mismo lugar estuvo el pasado 8 de julio Mauricio Macri, pero no rodeado de científicos como se lo verá esta tarde a Fernández. El presidente realizó una visita furtiva para ver las obras del Edificio Cero + Infinito, como se conoce al nuevo pabellón, asignado a Ciencias Exactas y Naturales que  albergará a los Departamentos de Computación y Ciencias de la Atmósfera y los Océanos, el Instituto de Cálculo, aulas para cursadas, seminarios e informáticas.

Como parte del marketing de campaña macrista, aquella visita fue promocionada en las redes sociales con un video que mostró al Presidente sonriente que daba a entender que todo había sido realizado durante su mandato. El proyecto, sin embargo, fue puesto en marcha en 2006 y la obra fue licitada y adjudicada en 2015 antes de que Cristina Kirchner concluyera su segundo gobierno.

El texto completo:

Quienes firmamos la presente declaración, integrantes de la comunidad científica, tecnológica y universitaria argentina, manifestamos nuestro apoyo a la fórmula compuesta por Alberto Fernández (Presidente) y Cristina Fernández de Kirchner (Vicepresidenta) para las elecciones del corriente año.

Queremos contribuir, con nuestro voto y nuestra voz, a un contundente triunfo electoral que cierre definitivamente la etapa de restauración conservadora abierta en 2015, que condena a nuestro país al atraso, al endeudamiento y a la pobreza.

Queremos colaborar en la recuperación e impulso a un modelo de desarrollo productivo y sociocultural que promueva la inclusión y la justicia social, apoyándose en la ciencia, la tecnología y el conocimiento generados en nuestro país.

Desde una perspectiva pluralista, desde un colectivo que incluye personas con historias y visiones políticas diversas, convocamos a la ciudadanía en general y a la comunidad científica, tecnológica y universitaria en particular, a acompañar la fórmula conformada por Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner para las elecciones presidenciales 2019, con la esperanza de abrir, de este modo, un nuevo horizonte de futuro para la sociedad argentina.

La ciencia en el debate electoral
Recuperar el Ministerio degradado en Secretaría, que los jóvenes vuelvan a tener oportunidades en la carrera científica y que el conocimiento se articule con las industrias son algunas de las medidas que deberían tomarse de inmediato.


Carlos Gianella y Eduardo Dvorkin.

En la recta final hacia octubre, los equipos técnicos de los diversos candidatos calientan motores, los debates se realizan con mayor periodicidad y las agendas de diálogo se sincronizan como sea. El sector de la ciencia y la tecnología, en este escenario, no representa un área prescindible, sino todo lo contrario. Debe ser planificada, articulada y, para ello, previamente ser discutida. Carlos Gianella coordina la Comisión de Innovación del Instituto Cafiero y Eduardo Dvorkin se ubica como el referente principal del área de CyT del Instituto Patria. En esta entrevista, describen cuáles son las características de un desarrollo de tipo inclusivo; advierten el sitio fundamental que deberían tener las pymes como usinas de innovación en el engranaje productivo de la nación; al tiempo que reivindican el rol protagónico del Estado en un modelo que, de cara al futuro cercano, vuelva a apostar al conocimiento y al diseño de tecnologías autóctonas.

–¿Se puede revertir la situación de la ciencia y la tecnología sin un Estado que apoye?

Carlos Gianella (CG): —La situación que atraviesan la ciencia, la tecnología y la innovación es crítica por falta de presupuesto y también por el sentido que han adquirido las políticas públicas. El pico de la crisis, sin embargo, no ha sucedido porque todavía no hay un egreso considerable de recursos humanos. Solo por eso tenemos esperanza de que la cosa pueda cambiar con un nuevo gobierno. Si algún mal día los científicos vuelven a irse en masa vamos a tener un problema inmenso; será cuestión de volver a formar cuadros y, como todos sabemos, es un proceso larguísimo y costoso que no podemos darnos el gusto de volver a afrontar, tal como ocurrió en el 66’ y en 2001.

Eduardo Dvorkin (ED): —El rol del Estado es fundamental en países periféricos como el nuestro pero también en los centrales. La especialista Mariana Mazzucato hace un análisis espectacular y muestra en uno de sus trabajos que todas las piezas tecnológicas que componen el IPhone fueron promovidas por agencias estatales en Estados Unidos. Casualmente, promueven un proteccionismo puertas adentro y puertas afuera son los centinelas del libre comercio. Con los ejemplos de Alemania y China ocurre algo similar, sus Estados intervienen con solidez en el desarrollo científico-tecnológico. En Argentina hubo ejemplos que funcionaron bien durante gobiernos anteriores. Arsat fue emblemático, pero también hubo otros. Durante los 70’, los expertos de la Comisión Nacional de Energía Atómica le enseñaron a soldar a toda la industria argentina prácticamente.

–Si mañana asumiera un nuevo gobierno, ¿qué es lo primero que debería hacer en materia de CyT?

ED: —Lo primero sería volver a tener un ministerio, aunque eso no resuelve todo. Deberíamos recuperar una política que fortalezca a las instituciones del sector y el Conicet para que los jóvenes investigadores vuelvan a encontrar posibilidades de trabajo en el país. Y, por otra parte, lo ideal sería dinamizar la industria nacional. Creo, precisamente, que en la articulación de las diferentes áreas está el punto de la cuestión. Necesitamos que nuestros cerebros incrementen el valor agregado de los productos y ahí podría jugar un rol fundamental una institución como el INTI.

CG: Coincido. Como dice Eduardo, recuperar el MinCyT sería condición necesaria pero no suficiente. La clave, desde mi perspectiva, sería diseñar una agenda transversal a todas las carteras; me refiero a que cada uno de los distintos ministerios (salud, defensa, industria, etc.) tenga su propia línea de I+D. Esta situación puede lograrse a partir del diálogo y la articulación continua con el área de CyT. Se suele creer que la investigación y el desarrollo solo deben depender del MinCyT cuando, en verdad, es un problema y un desafío del que se tendrían que ocupar muchísimos espacios al mismo tiempo, porque ataña al progreso del país. Asimismo, si pudiera decidir les daría un lugar a las tecnologías sensibles.

–¿Cuáles son?

CG: Aquellas que pertenecen al ámbito de lo militar, es decir, a la industria nuclear, aeroespacial y telecomunicaciones. El poder político debe hacerse cargo y saber que este tipo de conocimientos son los que nos aseguran un lugar en el mundo. ¿Estamos en el G20 porque producimos soja o porque dominamos el enriquecimiento de uranio? La respuesta es evidente. Por otro lado, en Argentina hay un 10% de pymes que se dedican a la innovación, de modo que trabajaría en impulsar un programa para mejorar su competitividad en función de la exportación. La discusión política que tenemos que dar es sobre el modelo de país en el que queremos vivir, ya que los debates actuales se producen de manera fragmentada y desordenada.

ED: —Tal cual. El esquema es conocido por todos: con las pymes se genera más empleo, se incrementa el nivel consumo y la ciencia y la tecnología se convierten en auténticos motores del desarrollo inclusivo. Solo hay que aplicarlo, como alguna vez se hizo. A su vez, el robustecimiento del sector industrial implica mejor educación: hoy en día si no tenés el secundario completo ni siquiera podés pisar una fábrica; la mano de obra cada vez más es más calificada, tiene mejor formación. El gran objetivo es apuntar a la producción autónoma de tecnologías. Si tuviera que sugerir un plan de acción retomaría el proyecto legislativo de Wado de Pedro que creaba el Instituto de Desarrollo.

–¿El Ministerio paralelo?

ED: Bueno, ese era el temor de Barañao, pero la realidad es que era una iniciativa muy buena porque se pensaba de manera transversal a las otras carteras, mientras que el MinCyT se quedaba con los temas vinculados a gestionar la ciencia y los recursos humanos necesarios. Claramente, recortaba su área de incidencia, por eso no le gustaba.

CG: —Además, si el Ministerio de CyT solo va a ocuparse de hacer ciencia, que la parte de desarrollo tecnológico y la innovación productiva retornen a otras dependencias del Estado, porque de esta manera no tendría razón por la cual llamarse “de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva”.

–La clave, entonces, está en un Estado interventor capaz de articular la ciencia y la tecnología como respuestas a las necesidades de la gente. ¿Cómo se planifica la ciencia básica?

CG: —Salvo los temas genéricos que el Estado señale como prioritarios, la ciencia básica no puede ser planificada; más bien, los investigadores deben tener libertad absoluta en la elección de sus temas. Hay que dejarlos tranquilos, pero al mismo tiempo también les pedimos que atiendan el teléfono cuando los llamamos. Ello no quiere decir, por otro lado, que todo el desarrollo tecnológico y de innovaciones siga la misma lógica porque, de hecho, no siguen los mismos esquemas, procesos ni prácticas.

ED: No hay aplicadas sin básicas. Si queremos fabricar tecnologías autóctonas el único lugar en el que hay que apoyarse es en el sistema científico. Para citar un ejemplo, cada vez que en Techint teníamos un problema que sobrepasaba nuestras capacidades internas íbamos a los laboratorios del Conicet.

–En este marco, ¿cuál debería ser el rol de los científicos?

ED: El científico es un ciudadano más y, en este sentido, tiene el deber de interesarse en la política y la economía del país. El investigador que está encerrado en su laboratorio y no le interesa lo que pasa alrededor creo que ya no existe, que fue un estereotipo que poco a poco se quebró. Una vez que tengamos un piso mínimo para garantizar toda la actividad científica, no hay dudas de que el Estado deberá favorecer con más recursos a aquellos equipos que estén mejor conectados con el engranaje productivo. Hoy no se puede hacer eso porque a los científicos les falta sueldo, equipamiento y becarios. Están tan mal las cosas que hoy favorecer a alguien significa salvarlo mientras el resto se ahoga.

Fuente: Pablo Esteban para www.pagina12.com.ar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deje su comentario
Por favor ingrese su nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.