Ni el frío ni el viento del Sur más Austral, pudieron detener a las casi 2600 personas que participan del Primer Congreso Internacional de Educación, en Río Grande, provincia de Tierra del Fuego. La ciudad se preparó durante un año para el encuentro y para recibir a este gran número de participantes, que son acobijados en los principales hoteles del centro del municipio.

 Llegaron de diferentes puntos del país: Córdoba, Santiago del Estero, Buenos Aires, Capital Federal y los locales de Tierra del Fuego, son sólo algunas de las provincias de donde desembarcaron, y Uruguay entre los países limítrofes.

La apertura se realizó en el gimnasio del Colegio Don Bosco, que tiene capacidad para más de 2000 personas. A tempranas horas de la tarde, el lugar ya estaba colmado de público. Las y los presentes esperaban ansiosos las palabras de quien sería el anfitrión de la primera jornada, el francés Philippe Meirieu. El profesor de Ciencias de la Educación en la Universidad Lumière-Lyon 2 y especialista en Pedagogía, recibió de manos del intendente Gustavo Melella, la mención Huésped de Honor de la Ciudad de Río Grande. Luego de la presentación formal del encuentro, Meirieu, fue el encargado de dar inicio al Congreso, con el objetivo de analizar y mostrar diferentes aristas para determinar qué educación implementar para los desafíos contemporáneos. El público empatizó rápidamente con el intelectual: “Los verdaderos ‘Honorarios’ de la Ciudad son los educadores, son ustedes”, les dijo.

Luego de la conferencia, se proyectó el film “Escuela Trashumante” del Licenciado en Ciencias de la Comunicación y realizador Aduiovisual, Alejandro Vagnenkos. El documental cuenta la historia de la escuela primaria N° 6 de Huncal, en la provincia de Neuquén. Esa comunidad tiene como principal sustento la cría de ovejas y chivas, y los ciclos de pastoreo de estos animales la obligan a ejercer la trashumancia: vivir una parte del año allí y otra en la localidad de Cajón Chico, a 70 kilómetros.

Este viernes continuará la segunda jornada del Congreso Internacional de Educación e Inclusión desde el Sur”, en la que se desarrollará la agenda más nutrida de los tres encuentros. Entre las 9 y las 20 habrá 15 mesas donde se tratarán alrededor de 50 temas, entre los que se encuentran: “La Escuela como construcción pedagógica de fraternidad”, “La evaluación en la construcción de Aprendizajes” y la “Educación Sexual Integral en el nivel inicial”, entre otros.

Alejandro Vagnenkos, director de “Escuela Trashumante”, dialogó con Tiempo Argentinosobre la importancia de la herramienta audiovisual en la educación y el contexto de lo público en el sistema educativo.

-Usted tiene una amplia experiencia como docente pero también como realizador audiovisual. ¿Se aprovecha bien este formato como un recurso educativo?

-Se viene trabajando con las imágenes en la escuela hace muchos años, en todo caso lo que tendríamos que pensar es en trabajar de otras formas con las imágenes en la escuela. Trabajar con audiovisual no debe suplir trabajar con otros recursos, si bien se vienen realizando varias prácticas y tareas desde hace bastante con este formato, son solo hechos aislados, docentes aislados,  y que no están dentro de una política educativa en general.

-¿Eso tiene que ver solamente con una decisión de gestión política?

-Sin lugar a dudas, debe haber una política educativa que acompañe el trabajo, que conduzca el trabajo del cine o el audiovisual en el aula. Sin política pública quedan como experiencias particulares de algunos docentes con buena voluntad, en algunos lugares de la Argentina.

-¿Y lo tecnológico en general?

-También, necesitan que haya un Estado que esté presente, repartiendo y convidando esta tecnología en las escuelas. Pero no solo la aparición de la tecnología que quizá en estos momentos es lo más simple, sino en todo caso, dotarla de contenido.Ese es el desafío que nosotros tenemos como educadores”.

-¿Cómo ve a la educación pública en general?

-La veo con muchos problemas. Hay un retroceso muy fuerte de políticas públicas en apoyo a la educación,  que no se da solamente en Argentina sino en varios lugares de Latinoamérica, me parece que hay que luchar para reconquistar ciertos espacios que han sido ganados entre todos.

-Hay quienes plantean que hay que poner en discusión la gratuidad de la educación pública.

-Poner en discusión eso es como poner en discusión la educación, es decir: La educación es pública y gratuita, después sí existen otras formas, pero en su concepción no. No hay forma de separar esos términos, sino estamos hablando de otra cosa y no de educación.

SEGUNDA JORNADA
La falta de vacantes en el distrito más rico del país, la inseguridad en la infraestructura, el ajuste sobre los menús escolares, la eliminación por decreto de la paritaria docente y el presupuesto educativo para 2019 con un recorte del 39,3% real por la inflación. Si se tiene en cuenta el contexto por el que atraviesa la educación pública en la Argentina, se puede afirmar que el Congreso Internacional de Educación de Río Grande es un remanso de ideas en medio de la tempestad.

Varios temas se analizaron durante la segunda jornada de debate. La primera en exponer fue la doctora en Psicología y Licenciada en Ciencias de la Educación, Flavia Terigi. Habló sobre la formación del saber pedagógico: “La escuela no es una creación, en el sentido de que alguien la organizó, sino el resultado de una serie de rasgos”, afirmó. En el desarrollo histórico que fue narrando, contó que como institución “es un lugar que hizo de encierro de los niños para resolver un vasto problema de orden urbano”, y puso el ejemplo de las 260 escuelas de la localidad de Moreno cerradas hasta que no estén dadas las condiciones de seguridad, luego de las muertes de Sandra y Rubén en la escuela 49: “Aquí tenemos un ejemplo de lo que significa que no haya escuelas. Es una experiencia bastante inédita para un educador del siglo XXI recorrer un distrito donde los niños están en las casas o en las calles, no tienen a dónde ir”, remató Terigi.

Más tarde, fue el turno de Orlando Balbo, un histórico docente comprometido con lo social y discípulo de Paulo Freire. Durante su exposición habló sobre el “saber pedagógico” y el “vaciamiento” que producen los gobiernos de este recurso. El poder “también viene a ‘Uberizar’ a la escuela y al trabajador docente”, advirtió.

En esta segunda jornada del Congreso las y los expositores, dejaron en claro que no solamente se vino a “teorizar” sobre políticas educativas, sino a exponer ejemplos concretos de que otra educación es posible.
Uno de esos casos fue la mesa integrada por docentes de la escuela 178 Martin Luther King, de Montevideo, Uruguay. “Nuestra escuela se organiza en dos tramos: de inicial a tercero y de cuarto a sexto grado. Apuntamos a la interrelación”, contó a Tiempo, la docente María Teresita Rímolli. “Nosotros tenemos una organización en las aulas distinta a la tradicional. Agrupamos a las y los niños de manera flexible, de acuerdo a los avances que van teniendo”. Esta escuela se encuentra en el barrio Casavalle, uno de los lugares más postergados de la ciudad de Montevideo. Rímolli destaca que son “un grupo de maestras y maestros estudiando y aprendiendo en colectivo, en un ida y vuelta permanente entre la teoría y la práctica y la praxis docente. Esto permite que avancen todos los alumnos, porque no solamente  apuntamos a los aprendizajes académicos, sino a la socialización, a la construcción de subjetividad: pensarse a sí mismo pero también con el otro”.

En la mesa moderada por la doctora en Didáctica de la Matemática, Patricia Sadovsky, se habló sobre el juego digital para el acceso y construcción de nuevos saberes. Las profesoras del INSPT de la UTN, María Galli; Paz Colla; y Marisa Conde, hablaron sobre las diferentes propuestas de enseñanza con mediación lúdica. “Trabajar con videojuegos, implica un despliegue de estrategias por parte del docente, porque el objetivo es que el alumno, a través del juego, pueda desarrollar todo un bagaje de habilidades cognitivas, socioemocionales y psicomotrices”, explicó Galli.

La mesa coordinada por la licenciada Graciela Favilli, abrió el espacio de exposiciones y experiencias. Marta Lescano, presidenta de la fundación FEPAÍS, moderó la charla. “Cuando hablamos de inclusión en educación decimos que no hay un talle único. Es pensar al otro con sus necesidades, sus ideas y sus formas de aprender. Nosotros, desde FEPAÍS, consideramos un modelo inclusivo no solamente de inclusión de personas con discapacidad, sino pensar a las personas con distintas habilidades, intereses, motivos, y sentidos”, dijo.

Una de las mesas más concurridas fue la que abordó la Educación Sexual Integral, encabezada por Graciela Morgade. La decana de la Facultad de Filosofía y Letras comenzó con una fuerte premisa: “Toda educación es sexual”. “La igualdad, cuando la pensamos política y filosóficamente, es una condición de partida. Desde los feminismos la igualdad fue criticada porque ningún concepto es abstracto”, expresó la especialista.

Gabriel Brener, uno de los organizadores del Congreso, destacó que durante la segunda jornada se superaron las 3.600 personas anotadas para participar del último día del encuentro. Además informó que el colombiano Marco Raúl Mejía realizará este sábado, como cierre del Congreso, “un conversatorio bajo el título ‘Subjetividades desde el Sur’, para analizar a la escuela como un ámbito de disputa y emancipación”.

Fuente: Martín Suárez @MDSuarez para https://www.tiempoar.com.ar/

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deje su comentario
Por favor ingrese su nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.