5 - tendenciasDesde hace varios años las universidades públicas integran una red nacional que busca acabar con las limitaciones de acceso a la educación que padecen las personas con discapacidad. La Universidad Nacional del Litoral (Santa Fe) y la Universidad Nacional del Sur (Bahía Blanca) son dos de las que más se han puesto la camiseta. En esta entrevista, las iniciativas y desafíos en materia de discapacidad.

Desde principios de los 90 en las distintas universidades públicas del país, existe una red nacional que tiene como finalidad atender todo lo relacionado con la accesibilidad física de las personas con algún tipo de discapacidad a los centros de estudio. En esta línea, desde hace varios años se dispone de fondos especiales para financiar iniciativas que permitan eliminar las barreras arquitectónicas.

Lee también
» El Centro Universitario Rosario Inclusiva debatió sobre discapacidad

La Universidad Nacional del Litoral (UNL) es una de las casas de estudio que se ha comprometido con este desafío, explica la Secretaria de Bienestar Universitario, Katya Zuska. Quien destaca que en sus instalaciones la UNL dispone de una máquina para editar en sistema braille los distintos materiales, así como también de un equipo de fútbol para no videntes que representa a la provincia de Santa Fe.

Además de a todas estas iniciativas para facilitar el acceso de personas con discapacidad, en una entrevista, Zuska hizo referencia a la aceptación que estos programas han tenido en la comunidad universitaria, así como a los desafíos que todavía la institución tiene por delante. Estas fueron sus declaraciones.

>> ¿La incorporación de personas con discapacidad es un asunto pendiente?

Se está trabajando a partir de distintas iniciativas, pero todavía no se conoce mucho acerca del tema. Actualmente no podemos detectar la cantidad de chicos que ni remotamente se plantean ir a la universidad como consecuencia de su discapacidad. Este es un aspecto que se debe trabajar en profundidad; es fundamental que tanto personas ciegas, sordomudas, como con problemas motrices conozcan las herramientas con las que cuentan las universidades para promover su desarrollo.

La Secretaria de Bienestar añade que en los cursos de ingreso de personal no docente de la UNL se hace gran hincapié para que individuos con discapacidad tengan igualdad de oportunidades que el resto, incluso en los últimos años, a través de estos concursos, han ingresado chicos no videntes que rindieron el mismo examen que todos.

Muy buenas pero pocas, afirma Zuska. Muchas universidades se autolimitan en materia de discapacidad porque entienden que estos jóvenes no cumplen con las condiciones o herramientas necesarias para estudiar o tener un trabajo.
Tal vez ésta es una de las principales dificultades, especialmente porque los docentes no están preparados para estas circunstancias. Va a pasar mucho tiempo hasta que en la formación docente se incorporen los conceptos necesarios para que se produzca un cambio actitudinal del docente hacia el alumno con discapacidad.

Universidad Nacional del Sur: otra institución comprometida con la educación de los discapacitados

En los últimos años, la Universidad Nacional del Sur remodeló distintos espacios para lograr así eliminar las barreras físicas que impedían a jóvenes con discapacidad acceder. Sin embargo, laintegración es un tema más complejo, afirman autoridades de esta institución bonaerense. En ocasiones no se tiene ni el material didáctico, ni docentes con la formación adecuada para tratar a estos estudiantes.

La creación de una subsecretaría de DDHH es la última iniciativa de esta casa de estudios, a partir de la que se pretende instaurar nuevos programas para personas con discapacidad. Actualmente la UN del Sur tiene un grupo de danza integrada conformado por personas con discapacidad, así como un sistema de pasantías a partir del que chicos con discapacidad viven esta experiencia en la universidad.

A raíz de esta experiencia se han creado voluntariados que se dedican a la formación de jóvenes con discapacidad, explican autoridades. Pese a todos los avances concretados, agregan que todavía resta mucho por hacer, como por ejemplo combatir mitos como que estos chicos sólo pueden estudiar carreras sociales.

Sobre este punto, explican que la universidad cuenta con un joven que está a un año de terminar la carrera técnica de agrimensor. Además, este año se inscribió un alumno no vidente para cursar la licenciatura en ciencias biológicas, lo que implica un gran desafío para la institución. Pero es así como se va a lograr que cada vez más jóvenes con discapacidad accedan a la enseñanza superior.

Fuente: www.universia.com.ar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deje su comentario
Por favor ingrese su nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.