La desinversión del macrismo y la caída en las pruebas educativas. Argentina retrocedió en las evaluaciones de 2019 de la UNESCO: obtuvo un puntaje por debajo del promedio regional en el Estudio Regional Comparativo y Explicativo (ERCE) y cayó respecto a las mediciones de 2006 y 2013. El ministro de Educación, Jaime Percyck, aseguró que «una razón fundamental, aunque no la única, es la profunda desinversión educativa del período 2016-2019».

Argentina obtuvo un puntaje por debajo del promedio regional en las pruebas de desempeño educativo «Estudio Regional Comparativo y Explicativo (ERCE)» realizadas en 2019 por UNESCO-LLECE. El puntaje también fue menor al obtenido por el país en 2006 y 2013. Este deterioro se explica, en gran medida, «por el notable retroceso de la inversión educativa por parte del Estado Nacional» durante el gobierno de Mauricio Macri, señaló el ministro Jaime Percyck.

El ERCE 2019 fue llevado adelante por el Laboratorio Latinoamericano de Evaluación de la Calidad de la Educación (LLECE), de la Oficina Regional de Educación para América Latina y el Caribe (Orealc) de la Unesco y midió el desempeño de 160.000 estudiantes de tercer y sexto grado de primaria de 16 países: Argentina, Brasil, Colombia, Cuba, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana y Uruguay.

En Argentina participaron un total de 10.073 alumnos y alumnas. En el área de Lengua, los estudiantes de tercer grado obtuvieron 689 puntos, inferior al promedio regional (697 puntos), y los de sexto alcanzaron los 698 puntos, igual al promedio regional (698). En Matemática, tanto en tercero como en sexto grado el país obtuvo 690 puntos, por debajo de la media regional (697 y 698, respectivamente). Por último, en Ciencias –sólo evaluable en sexto grado–, los alumnos alcanzaron 682 puntos, por debajo del  promedio regional de 702 puntos.

Según el estudio, en Argentina los factores que se asocian a mayores logros en el aprendizaje son el acceso a la educación preescolar, los días de estudio semanales, el involucramiento y las expectativas de las familias y el mayor nivel socioeconómico de las mismas. Por el contrario, aquellos factores asociados a desempeños negativos son la repitencia y la inasistencia a clases. «A su vez, se observa que los estudiantes de pueblos originarios obtienen resultados más bajos», advirtió el LLECE.

Argentina tiene el «desafío urgente de un plan de desarrollo del sistema educativo y de fortalecer la institucionalidad en función de realizar los próximos pasos con la prioridad de avanzar hacia una educación más inclusiva y equitativa«, consideró Carlos Henríquez, coordinador del LLECE, quien abogó, además, por «reconocer la importancia de la igualdad de género y la diversidad cultural y propiciar oportunidades educativas para que todas y todos los estudiantes cuenten con los aprendizajes fundamentales para su desarrollo».

El ministro de Educación, Jaime Percyck, vinculó el deterioro evidenciado en las pruebas de la UNESCO con la «profunda desinversión» que llevó adelante el gobierno de Mauricio Macri en materia educativa. 

«En las pruebas de desempeño educativo ERCE 2019 administradas por UNESCO-LLECE Argentina obtuvo menor puntaje que el promedio regional y que el obtenido por nuestro país en 2006 y 2013«, describió Percyck en su cuenta de Twitter. «Una razón fundamental aunque no la única, es la profunda desinversión educativa del período 2016-2019», señaló.

image.png

Los datos de UNESCO, indicó el titular de la cartera educativa en un hilo de Twitter, que acompañó con gráficos, «muestran la caída promedio en el desempeño respecto al conjunto de la región (línea roja) y a Argentina (línea azul) en el pasado reciente».

image.png

En gran medida, este deterioro se explica por «el notable retroceso de la inversión educativa por parte del Estado Nacional», aseguró el funcionario, ya que «mientras que entre 2003 y 2015 el gasto consolidado aumentó en promedio un 2,7% del PBI, pasando del 3,4% al 6,1%, entre 2016 y 2019 cayó en más de 1,3 puntos del PBI cerrando en 4,8%».

image.png
image.png

«En términos per cápita, esta sustancial caída de la inversión educativa significa que el Estado Nacional destinó a cada estudiante, en términos reales (base 2020), $10.886 menos por año», precisó el ministro. Esta desinversión afectó a «un número importante de las áreas de la educación«, como formación docente, infraestructura, innovación, evaluación, conectividad y tecnología, políticas socioeducativas, educación superior y FONID.

La única manera de «garantizar el pleno derecho a la educación y los aprendizajes de nuestras y nuestros estudiantes» es con un «Estado activo que financie de forma sostenida e integral el sistema educativo», apuntó. «Este es nuestro compromiso con los docentes, padres, alumnas y alumnos argentinos», concluyó Percyck.

La vocera de la Presidencia, Gabriela Cerruti, compartió la lectura del ministro. “El desprecio por la educación pública del gobierno de Mauricio Macri nos llevó a un piso histórico. Las evaluaciones del 2019 muestran el daño infringido por la desinversión en el área», lamentó Cerruti en su cuenta de Twitter. «Desde ese desastre, más las consecuencias de la pandemia, estamos reconstruyendo”, añadió.

Fuente: www.pagina12.com.ar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deje su comentario
Por favor ingrese su nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.