El Directorio Ejecutivo del Banco Mundial aprobó el proyecto “Mejora de la inclusión en la educación secundaria y superior” de US$341 millones para apoyar iniciativas que apuntan a reducir las tasas de deserción en la educación obligatoria y superior y fortalecer los sistemas de evaluación.

Si bien el acceso a la educación secundaria es casi universal en Argentina, aproximadamente la mitad de los estudiantes que comienzan la secundaria no la completan a tiempo, y solo un tercio de los estudiantes de bajos recursos lo hacen. 

La tasa de inscripción comienza a disminuir significativamente después de los 15 años. A esa edad, los déficits de aprendizaje son importantes: más de dos tercios de los jóvenes que no pueden resolver problemas matemáticos simples y la mitad que no puede interpretar textos básicos.

 “Este préstamo es muy importante para seguir impulsando nuestro objetivo de orientar apoyos educativos y recursos económicos hacia los y las jóvenes que más los necesitan. Solo a través de la educación logrará la Argentina que sus jóvenes sean protagonistas del futuro de crecimiento y productividad que queremos. Este apoyo financiero es otra muestra de nuestro compromiso con una inclusión educativa de calidad”, dijo Oscar Ghillione, Secretario de Gestión Educativa del Ministerio de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología de la Nación.

El proyecto hará foco en el monitoreo de la trayectoria educativa de cada joven, y buscará tener información en tiempo real sobre su asistencia escolar, a fin de implementar los apoyos (más allá de los financieros) que sean necesarios para completar los estudios. El proyecto “Mejora de la inclusión en la educación secundaria y superior” apoya específicamente tres programas gubernamentales:

1. Becas Progresar: se trata de una ayuda financiera e incentivos a estudiantes vulnerables entre 18 y 30 años para completar la educación básica y para acceder a estudios terciarios. A través del proyecto, se buscará mejorar la gestión, el monitoreo y la eficiencia del programa.

2. Programa Asistiré: se ampliará el apoyo a estudiantes secundarios de escuelas vulnerables de todo el país para prevenir la deserción escolar.

3. Sistema de evaluación educativa: se financiará la realización de las pruebas estandarizadas Aprender hasta el 2023. Esta herramienta permite medir la calidad de la educación a través del tiempo, compartir los resultados con la comunidad educativa e implementar estrategias de mejora.

“Preparar a los jóvenes para los trabajos del futuro es clave para aumentar la productividad y la innovación, y contribuir al crecimiento inclusivo a largo plazo del país”, dijo Jesko Hentschel, Director del Banco Mundial para Argentina, Paraguay y Uruguay.

El proyecto “Mejora de la inclusión en la educación secundaria y superior” será financiado por un préstamo de margen fijo de US$341 millones, con un vencimiento de 32 años y un período de gracia de 7años.

Fuente: www.bancomundial.org.arhttp://www.facebook.com/BancoMundialArgentinahttp://www.twitter.com/BancoMundialARG y http://www.youtube.com/bancomundialLAC

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deje su comentario
Por favor ingrese su nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.