La mayoría de los gremios aprobaron la recomposición salarial, pero exigieron mejoras en las escuelas y el fin de la persecución a docentes. Fin a un conflicto que llevaba un año y medio entre los sindicatos del magisterio y la gobernadora María Eugenia Vidal. Otro paro en adhesión a la lucha de CTERA por la recuperación del poder adquisitivo de los salarios.  

Con un fuerte debate interno, y bajo ciertas condiciones, la mayoría de los gremios docentes aceptaron la oferta salarial que les presentó la gobernación bonaerense. Así, los maestros cobrarán en dos cuotas un aumento salarial del 15,6 por ciento –para compensar el poder adquisitivo perdido en 2018– y recibirán también incrementos trimestrales mediante una cláusula gatillo para la inflación de este año. 

En un año electoral, con la economía en crisis y la imagen del Gobierno en su peor momento, la gobernadora María Eugenia Vidal cedió a los reclamos docentes en un intento por evitar que, durante la campaña, se repita el escenario de conflicto docente planteado a lo largo de todo el año pasado. 

La propuesta de recomposición salarial fue llevada a consulta a los docentes y ayer fue aceptada en los plenarios sindicales de SUTEBA (fuerte en el conurbano), FEB (presencia masiva en el interior), Sadop (privados), AMET (técnicos), UDA (nacionales) y UPCN, mientras que Udocba (bonaerenses) la rechazó por considerarla “exigua”.

Los dos sindicatos con mayor peso dentro del Frente de Unidad Docente plantearon un fuerte condicionamiento al acuerdo con la provincia. 

El Suteba le formuló una serie de exigencias a la administración bonaerense: 

  • “Que se dejen sin efecto todos los sumarios por persecución laboral y sindical”.
  • “Que se homologuen los doce puntos del Acuerdo Paritario Nacional para que se garanticen escuelas seguras”.
  • “Conformación de una Comisión de Políticas Socioeducativas (comedores, transporte, becas, etc.)”.
  • “No descuento de los días de paro”.

Además, el sindicato enrolado en la Ctera ratificó su adhesión a las medidas de fuerza convocadas por la CTA para esta semana. El miércoles los maestros realizarán “acciones distritales” para reclamar por la situación de los comedores, la infraestructura y las políticas socioeducativas. El jueves los docentes harán paro y participarán de la movilización nacional convocada por los distintos sectores de la CTA y también por la CGT.

Por su parte, la FEB, tras aceptar la propuesta salarial, expresó “su profundo malestar por los reiterados destratos por parte del gobierno de la Provincia de Buenos Aires hacia el colectivo docente”, y también detalló sus condiciones, similares a las enumeradas por Suteba: que no se descuenten los días de paro; que se resuelvan los “graves problemas de infraestructura” en las escuelas; que se aumenten los cupos en los comedores escolares; y “el cese de la persecución a directivos y docentes a cargo de instituciones educativas por adhesión a paros”, entre otros puntos.

La recomposición salarial del 15,6 por ciento se empezará a pagar estos días: con los sueldos de marzo, los docentes recibirán una mejora del 5 por ciento. Luego, con los sueldos de julio, percibirán el 10,6 por ciento restante. Al mismo tiempo se irán sumando cada tres meses recomposiciones según la inflación que registre el Indec. Estos ajustes automáticos serán liquidados con los sueldos de marzo, julio, septiembre y diciembre. El cronograma fue planeado por el gobierno para que la mayor parte del aumento se pague antes de las elecciones.Otro paro

El próximo jueves (4/4/19) pararán los maestros bonaerenses de Suteba y también los porteños de la UTE, ambos gremios enrolados en la Ctera. La medida de fuerza se enmarca en la jornada de lucha convocada por las centrales sindicales (de la CGT a las CTA). La Unión de Trabajadores de la Educación (UTE) ratificó el paro general en demanda de “un inmediato incremento salarial”, así como una movilización docente en rechazo del “hambre y la pobreza”. El secretario general del sindicato, Eduardo López, detalló que “la UTE se sumará con un paro docente de 24 horas en la ciudad a la jornada de lucha convocada por las centrales sindicales en repudio de las políticas oficiales de hambre y empobrecimiento”. La jornada incluirá “acciones” desde las 11 del jueves y, a partir de las 13, una movilización para exigir al Congreso “la sanción de la emergencia alimentaria, tarifaria, habitacional y ocupacional en todo el país”. Además, los docentes le reclamarán al Ministerio de Educación porteño “el cese del ajuste alimentario a partir de la reducción de las raciones en los comedores escolares”.

Fuente: www.pagina12.com.ar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deje su comentario
Por favor ingrese su nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.