«No es aconsejable volver a las clases presenciales en las universidades», dijo el presidente del CIN (Consejo Interuniversitario Nacional, que nuclea a las casi 60 casas de estudio públicas) y rector de la Universidad Nacional de Jujuy.  El funcionario analizó la situación del sistema universitario, contó los desafíos de su nueva gestión y habló de la educación en plena pandemia. 

En medio del debate sobre la educación en plena segunda ola de covid-19, el rector de la Universidad Nacional de Jujuy y presidente del Consejo Interuniversitario Nacional (CIN), Rodolfo Tecchi, aseguró que «no es aconsejable» volver a las clases presenciales en las universidades ya que el panorama sanitario es «muy desalentador». 

«Después de la pandemia, gran parte de las actividades universitarias continuarán siendo virtuales. Hay consenso para pasar a una bimodalidad y el CIN tendrá que discutir una nueva normativa para esa situación», aseguró el rector en diálogo con Letra P.  

Además, contó que una de las prioridades de su gestión en el consejo que agrupa a los rectores será «promover una fuerte articulación entre las universidades» de todo el país y remarcó la necesidad de discutir una nueva Ley de Educación Superior.

¿Cuáles son los desafíos de su nueva gestión en el CIN?

-Son tan enormes que hará falta más consensos, unidad y una mayor interrelación. Después de la pandemia, gran parte de las actividades universitarias continuarán siendo virtuales. Hay consenso para pasar a una bimodalidad y el CIN, juntos al Ministerio de Educación, tendrá que discutir una nueva normativa para esa situación. Otro de los desafíos será promover una fuerte articulación entre las universidades porque la educación a distancia va a permitir que los alumnos puedan acceder a clases de docentes dictadas en otras universidades. Un tercer desafío será la reformulación del sistema de créditos académicos, que permita cursar asignaturas en distintas universidades, luego acreditarlas y finalmente obtener un título.

-¿Cree que habrá posibilidades de que este año vuelva la presencialidad en las universidades?

-No. En el último plenario recibimos un informe de la Universidad Nacional Antonio Jauretche y el panorama es muy desalentador. No es aconsejable volver con mucha velocidad a las clases presenciales en las universidades. Además, el CIN había decidido continuar con la virtualidad este año y solo volver con alguna actividades presenciales. 

-¿Cómo va a trabajar el CIN para lograr un acceso más democrátivo a la educación superior en este contexto?

-En la Argentina, el acceso a las redes está lejos de ser democrático. Hubo muchos alumnos y docentes con problemas de acceso a la conectividad. El CIN está trabajando fuertemente con el Enacom y con las empresas de telecomunicaciones. El año pasado logramos que el acceso al dominio «edu.ar» fuera de navegación gratuita, pero hubo algunos problemas. Muchos docentes y muchas docentes hicieron un gran esfuerzo y lograron superar esos inconvenientes.

-En la Asamblea Legislativa, el Presidente planteó la necesidad de impulsar una nueva Ley de Educación Superior. ¿Qué modificaciones habría que discutir?

-La ley vigente no tiene un capítulo sobre las becas y es importante discutir cómo se planifican los programas de becas. La nueva ley también debería tener una visión más profunda sobre la articulación entre el subsistema de los institutos terciarios provinciales y las universidades.  Además, la legislación debería tener algunas pautas sobre cómo se desarrolla el sistema universitario y cuáles son las áreas geográficas donde se necesitan universidades.image.png


-El CIN anunció que abrirá actas de las intervenciones militares en las casas de altos estudios durante la última dictadura. ¿Cómo se encontraron esos expedientes?

-Hace unos años, en la biblioteca del CIN se encontraron unas encuadernaciones que contienen las actas de lo que entonces era el Consejo de Rectores de Universidades Nacionales (CRUN). Esos documentos reflejan las reuniones de los rectores que habían sido impuestos por la Junta Militar. Decidimos darlos a conocer y ponerlos a disposición de los diferentes organismos de derechos humanos y así también favorecer la investigación por parte de la misma comunidad universitaria.

-¿Qué encontraron en esos documentos?

-Los documentos reflejan el vínculo que había entre los rectores y la Junta Militar, mediante el Ministerio de Educación. En un principio, eran efectivos militares y luego fueron designados rectores con más vinculación al ámbito de la universidad. De ninguna manera podían desconocer las desapariciones de estudiantes y docentes.

Fuente: Susana Maidana para https://www.letrap.com.ar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deje su comentario
Por favor ingrese su nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.