Los investigadores que la desarrollan dijeron que los resultados son «prometedores»: la vacuna de Oxford contra el coronavirus también mostró ser segura y genera anticuerpos. Se realizaron ensayos clínicos en 1.077 voluntarios con resultados muy positivos. Todavía es necesario efectuar ensayos a mayor escala para determinar si los anticuerpos son suficientes para ofrecer protección a largo plazo. Está hecha en base a un virus que ocasiona el resfrío en chimpancés y fue modificado genéticamente para que no produzca infecciones en los humanos. Su desarrollo se está realizando a una velocidad sin precedentes.

La vacuna contra el coronavirus que desarrolla la universidad británica de Oxford muesta avances «muy prometedores», según los resultados de las primeras fases de estudio que se publicaron en la revista médica The Lancet. Hasta el momento, se realizaron ensayos clínicos en 1.077 voluntarios en los que la vacuna mostró ser segura y generar anticuerpos contra la covid-19. 

La publicación difundida en The Lancet precisa que todavía es necesario llevar a cabo ensayos a mayor escala a fin de determinar si los anticuerpos son suficientes para ofrecer protección a largo plazo contra la enfermedad. Andrew Pollard, del grupo investigador, dijo este lunes a la BBC que si bien los resultados son «extremadamente prometedores», aunque la pregunta «clave» ahora es «si la vacuna funciona» como antídoto.

La vacuna denominada ChAdOx1nCoV-19, que está siendo desarrollada a una velocidad sin precedentes, está hecha a base de un virus que ocasiona el resfriado común en chimpancés y fue modificado genéticamente para que no pueda ocasionar infecciones en los humanos y se asemeje más al Covid-19. 

A pesar de los avances y destacar la noticia como «muy positiva», el primer ministro británico, Boris Jhonson, prefirió calificar como una «exageración» que la vacuna esté disponible para fin de este año. «Obviamente tengo esperanzas, tengo los dedos cruzados, pero decir que estoy 100% seguro de que vamos a recibir una vacuna este año, o de hecho el año que viene, es, por desgracia, una exageración», sostuvo el premier, quien reservó 100 millones de dosis de esa vacuna en estudio para Gran Bretaña. 

Entre las características de la vacuna que se desarrolla en Oxford, la publicación hecha en The Lancet precisa que se transfirieron al virus base de la vacuna los códigos genéticos denominados «proteína del pico» del Covid-19, que es la herramienta que le permite invadir las células humanas, y a partir del cual las personas podrían generar los anticuerpos necesarios para protegerse ante el coronavirus. 

Gran parte de la atención en el desarrollo de los antídotos al coronavirus hasta la fecha ha versado en los anticuerpos, que son solo una parte del sistema de defensa inmunológico. Las vacunas que se consideran efectivas inducen a la vez tanto a los anticuerpos como la respuesta de las células T, un tipo de células blancas de la sangre que ayudan a coordinar el sistema inmunológico y pueden detectar qué células han sido infectadas y destruirlas.

Pese a la relevancia de estos primeros descubrimientos, los expertos han alertado de que el estudio no lleva operativo el tiempo suficiente como para comprender si ofrece inmunidad a largo plazo. En cuanto a los efectos secundarios, los científicos determinaron que existen si bien no se consideran peligrosos.

En sus ensayos detectaron que un 70% de las personas que participaron en el estudio desarrollaron fiebre o dolor de cabeza aunque esos síntomas pudieron ser tratados con paracetamol. «Todavía hay mucho trabajo por hacer antes de que podamos confirmar si nuestra vacuna ayudará a controlar la pandemia de la covid-19, pero estos resultados preliminares son prometedores», resaltó Sarah Gilbert, de la Universidad de Oxford.

El estudio mostró que el 90 % de las personas desarrolló anticuerpos neutralizadores tras serles inyectados una dosis y se dio dos dosis a tan solo diez personas, de las cuales todas produjeron más anticuerpos neutralizadores. 

Vale destacar que Oxford es una universidad de investigación ubicada en OxfordReino Unido. Sin conocerse la fecha exacta de su fundación, hay evidencias de una institución de enseñanza ya en 1096, lo que la convierte en la primera universidad de habla inglesa y la segunda universidad más longeva del mundo. 

Esta universidad creció rápidamente desde 1167 cuando Enrique II de Inglaterra prohibió que los estudiantes ingleses asistieran a la Universidad de París. Como consecuencia de disputas entre los estudiantes y los habitantes de Oxford en 1209, algunos profesores se marcharon al noreste, a Cambridge, donde fundaron la que sería luego la Universidad de Cambridge

Estas dos antiguas universidades son a menudo nombradas conjuntamente con el sobrenombre de «Oxbridge». La historia e influencia de la Universidad de Oxford la ha convertido en una de las más prestigiosas del mundo.  

Fuente: www.pagina12.com.ar y www.ahoraeducacion.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deje su comentario
Por favor ingrese su nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.