Lengua y Matemática: ¿cómo la tecnología ayuda a mejorar estas disciplinas?. Retroceso en el aprendizaje de Lengua y estabilidad, sin progreso, en Matemática.  ¿Cómo puede ayudar la tecnología desde edades tempranas? Una tendencia argentina, que se traduce en una perspectiva regional.

El Ministerio de Educación de la Nación dio a conocer los resultados de las pruebas Aprender 2021. Esta edición del operativo censal evaluó los aprendizajes en Lengua y Matemática de alumnos de sexto grado de las 23.000 escuelas primarias y son los primeros que permiten conocer el impacto de la pandemia en las escuelas. Según los resultados preliminares, el 82,3% de las y los estudiantes y el 93,3 % de las escuelas de todo el país participaron en Aprender 2021. 

La situación ha encendido alarmas en las autoridades educativas nacionales y jurisdiccionales, aunque los resultados también evidencian caminos posibles para seguir fortaleciendo los aprendizajes en toda América Latina. Buscar nuevas respuestas desde edades tempranas y a través del uso de la tecnología, es uno de los caminos que ya está en marcha en muchas escuelas de Argentina y Latinoamérica.

En relación con el desempeño en Lengua, el 56% de las y los estudiantes obtuvieron los niveles de desempeño más altos (“avanzado” y “satisfactorio”), mientras que en 2018 -último informe publicado- este valor ascendía a 75,3%. El 21,7% de las y los estudiantes alcanzó el nivel básico de desempeño en Lengua, mientras que el 22,3% obtuvo un nivel por debajo del básico. Con respecto a 2018, aumentaron 4,1 puntos porcentuales las y los estudiantes que se ubicaron en el Nivel Básico, y 15,2 puntos quienes se ubicaron por debajo del básico. En la comparación de todos los operativos, los resultados de 2021 son similares a los de 2013.

En Matemática, el 54,8% de las y los estudiantes obtuvieron los niveles de desempeño más altos (avanzado y satisfactorio) lo que representa 2,6 puntos porcentuales menos en estas categorías de rendimiento respecto de 2018. El 22,1% de las y los estudiantes alcanzaron el nivel básico, mientras que el 23,1% obtuvo un nivel por debajo del básico, lo que significa 3,5 puntos porcentuales más de estudiantes que se ubican en la categoría más baja de desempeño en relación con 2018.

Estos datos evidencian que los resultados en Matemática se han mantenido en valores similares en los últimos tres operativos, aunque siguen con una tendencia negativa. “En este contexto, es fundamental encontrar las mejores herramientas para potenciar y fortalecer los aprendizajes en todas las áreas. Sumado a esto, promover un interés genuino por los contenidos y por el aprendizaje requiere de nuevas estrategias”, afirmó Vanina Mendiondo, Head of Sales de Matific para Latam.

La gamificación (técnica de aprendizaje que traslada la mecánica de los juegos al ámbito educativo-profesional para conseguir mejores resultados) aplicada a las matemáticas como a otras asignaturas, muy rápidamente está siendo incorporada a los sistemas pedagógicos, sea en modelos híbrido, presenciales o a distancia, sea online como offline. “A partir del juego, de introducir actividades con un componente lúdico alto, se cambia la relación de los alumnos con la matemática, y además se habilitan espacios donde el estudiante no siente temor a equivocarse ya que la misma plataforma lo incentiva a poder tomar ese error y usarlo para seguir avanzando y aprender”, agregó.

Este tipo de plataformas también ayuda a los docentes porque está en relación directa con la metodología y didáctica. “Por un lado, permiten a los docentes hacer más productiva su clase a partir de las diferentes herramientas que se ofrecen y los informes de desempeño de los alumnos. Además, tiene en cuenta el ritmo de aprendizaje de los alumnos, y habilita a realizar una adaptación curricular y una personalización del recorrido que realizará cada estudiante. Así, la plataforma responde a las necesidades de cada uno y logra una mejora sustancial en el proceso de enseñanza y aprendizaje”, señaló la especialista de Matific.

Utilizar el juego y las tecnologías adaptativas no sólo permite derribar las barreras de acceso a los contenidos de matemáticas, sino acompañar a cada alumno de manera personalizada. “Matific permite a los docentes crear itinerarios de aprendizaje en función de cómo aprende cada alumno, pero también les brinda a éstos la posibilidad de desarrollar autonomía en su propio proceso de aprendizaje”, según Mendiondo.

Por último, así como las pruebas estandarizadas como Aprender 2021 brindan datos que nos permiten tomar decisiones, las escuelas que utilizan plataformas digitales, en muchos casos cuentan con información en tiempo real que les permite conocer cómo aprenden sus estudiantes. “Una herramienta que le permita a los docentes realizar un seguimiento de cada uno de sus alumnos es clave. La tecnología hoy brinda la posibilidad de evaluar cuáles son las mejores estrategias para ayudar al alumno a superar las barreras que le impiden seguir aprendiendo”, concluyó.

Fuente: https://www.matific.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deje su comentario
Por favor ingrese su nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.