decanoLa elección del nuevo decano, que asumirá en marzo de 2014, en las facultades de Ciencias Exactas y de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires (UBA) terminó ayer –22/10/13- en un escándalo. El episodio, se suma así a los enfrentamientos registrados la semana pasada en la Facultad de Filosofía y Letras. Los incidentes más graves ocurrieron en Exactas, donde los estudiantes denunciaron la presencia de barrabravas de Platense durante la reunión del Consejo Directivo (el órgano de cogobierno encargado de designar al decano). En tanto, las autoridades apuntaron contra los estudiantes, al denunciar que querían impedir la elección.

El conflicto enfrenta a las autoridades académicas de las tres facultades más vinculadas al kirchnerismo con los estudiantes y sus representantes, que tienen una clara mayoría del Frente de Izquierda y de la izquierda que responde a la agrupación Marea Popular, desplazada de la dirección de los centros en las elecciones de este año, pero que mantiene una representación importante. Los estudiantes reclaman «democratizar» el sistema de elección de autoridades, que hoy otorga ocho representantes a los profesores, cuatro a los graduados y otros cuatro a los estudiantes.

En Exactas se pudo elegir a Juan Carlos Reboreda como nuevo decano, pero la reunión del Consejo Directivo terminó en un escándalo. El encuentro se realizó en el Aula Magna del Pabellón 1, con una capacidad para 450 asistentes, y comenzó a las 11 de la mañana. Cerca del mediodía, luego de los discursos, mientras los representantes de graduados y profesores se disponían a realizar la votación y los de estudiantes se retiraban en protesta, comenzó un enfrentamiento en el que hubo golpes, empujones y hasta un matafuego que se descargó sobre los estudiantes.

En este punto difieren las versiones. Los estudiantes denunciaron que el decano saliente, Jorge Aliaga, había llevado una patota compuesta por barrabravas del club Platense. Con las imágenes distribuidas por las redes sociales, algunos periodistas deportivos coincidieron con este señalamiento.

En tanto, Aliaga indicó que «todo el personal presente en la reunión pertenecía a la facultad, eran personal docente, estudiantes y no docentes que apoyaban la elección contra el pequeño grupo de estudiantes que quería interrumpir la elección, como ocurrió en Sociales». Ante la consulta sobre la presencia de barras, ironizó: «Un no docente que lleva la camiseta de un club de fútbol es una barrabrava y un estudiante con la camiseta del PO es un militante iluminado; ésa es una visión clasista».

En tanto, el consejero del Partido Obrero Alejandro Lipcovich indicó que «no es contradictorio que sean barras y personal no docente; en muchos casos se emplea a patotas en la universidad que después funcionan como fuerza de choque». Lipcovich niega que los estudiantes hayan querido impedir la votación. «Sólo queríamos manifestar nuestras consignas.»

El decano saliente insistió: «Sin el apoyo que recibimos hubiera sido imposible realizar la reunión en la que ellos tienen minoría; quieren forzarnos a llamar a la policía y es algo que no vamos a hacer».

En Sociales, los estudiantes pudieron impedir la realización de la reunión del Consejo Directivo de esa facultad y la elección del nuevo decano. Una asamblea realizada el lunes había decidió la toma de la facultad para impedir la realización de la reunión que designaría a la máxima autoridad académica. También en este caso la protesta apuntaba a un reclamo por un «debate sobre la democratización del sistema de elección» de autoridades.

«Pretendían elegir al decano amparándose en un Consejo Directivo donde los más de 14.000 estudiantes de Sociales tenemos una representación ínfima de cuatro consejeros, en comparación con una casta de apenas 200 profesores concursados, que tienen ocho representantes», declaró el presidente del centro de estudiantes, Nicolás Vigarelli. Con mayoría para asumir, se presentó en la sede de la facultad en el barrio de Constitución Glenn Postolski, impulsor de la ley de medios, para realizar la reunión en la que se descontaba su elección como reemplazo del intelectual de Carta Abierta Sergio Caletti. Junto con una escribana, y acompañado por el panelista de 6,7,8 y profesor de la facultad Edgardo Mocca, Postolski intentó realizar en la calle la elección. Pero, según denunciaron las autoridades, fueron agredidos por estudiantes que rompieron el libro de actas y golpearon a la escribana Verónica Rocchi, que terminó con una «crisis de nervios». Sin haber realizado la elección, se retiraron en un patrullero de la Policía Federal.

Fuente: Aurelio Tomás para www.lanacion.com.ar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deje su comentario
Por favor ingrese su nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.