2 - InfoGral1En su decimoquinta convocatoria, el programa Jóvenes y Memoria de la Comisión Provincial por la Memoria (CPM) reunirá a más de 20 mil jóvenes, junto a docentes y coordinadores de diferentes localidades. Se presentaron 1.200 proyectos de investigación que proponen descubrir historias de la dictadura en sus comunidades, estudiar sus múltiples consecuencias y conocer situaciones de violaciones a los derechos humanos en el presente. A 40 años del Golpe, la dictadura sigue siendo para los jóvenes un problema actual que los interpela y los derechos humanos una forma de entender la democracia.

Jóvenes y Memoria cumple 15 años. 15 años de una política pública sostenida en educación y derechos humanos. 15 años de crecimiento, de nuevos problemas y desafíos, de nuevas generaciones.

«A 40 años  del golpe, la dictadura es un tema que sigue convocando a los jóvenes: quieren saber qué pasó, por qué pasó, qué tiene que ver este presente con aquel pasado. Pero también los derechos humanos le siguen ofreciendo a las nuevas generaciones una forma de pensar la realidad, un camino a transitar que conduce a cuestionar lo que pasa aquí y ahora. Ni la dictadura ni los derechos humanos son un tema del pasado»,  dice Sandra Raggio, la directora general de la CPM.

2 - InfoGral

El derecho a la memoria, la defensa de los derechos humanos y sus sentidos pedagógicos: intervenir para transformar. Como sostiene el presidente del organismo, Adolfo Pérez Esquivel, sobre la experiencia del programa: “Los jóvenes piensan juntos temas muy profundos, reflexionan a partir de sus propias realidades, denuncian las desigualdades e injusticas y, al hacerlo, están construyendo un camino de respeto, libertad y paz. Estas son las claves de una pedagogía en derechos humanos porque la educación debe ser la práctica de la libertad”, sostuvo el presidente de la CPM, Adolfo Pérez Esquivel.

El cierre de la convocatoria XV dejó estos números: 1200 proyectos de investigación, más de 19.000 participantes de unas mil escuelas secundarias y otras 200 organizaciones sociales, culturales y políticas. Los números dicen mucho pero detrás de ellos hay mucho más: cada uno de esos proyectos encarna un trabajo comprometido, solidario y, fundamentalmente, político. Es la mirada de miles de jóvenes que recorren su territorio para disputar sentidos e interpelar a la sociedad y a los poderes del Estado.

«Una vez más, como cada uno de estos 15 años, la cantidad de inscriptos supera a la de años anteriores. Los jóvenes apuestan a seguir disputando por sus derechos y es una buena noticia que encuentren en Jóvenes y Memoria un espacio desde donde hacerlo», expresó la directora del programa, María Elena Saraví.

Bajo el lema “A 40 años del Golpe. Derechos humanos y democracia”, la presente edición de Jóvenes y Memoria apunta a consolidar un espacio de debate que retome, como lo viene haciendo desde un tiempo a esta parte, no sólo la agenda en políticas de memoria sino también los desafíos por la igualdad en una democracia que, todavía, mantiene deudas pendientes: desigualdad, segregación, violencia institucional.

Entre los 1200 proyectos presentados, se destacan los trabajos de investigación sobre la última dictadura militar abordada desde una multiplicidad de enfoques: biografía de desaparecidos, vida cotidiana en ese contexto represivo, guerra de Malvinas y resistencia obrera. Otros tantos proyectos problematizan el presente y la propia realidad que los jóvenes viven y sienten en su territorio: discriminación y exclusión social, derecho a un ambiente digno, género, participación y militancia, y violencia institucional.

La propuesta demanda esfuerzo, el compromiso de un año de trabajo en equipo, investigando, entrevistando a los protagonistas, trabajando con archivos para contar una historia a través de un corto, de una obra de teatro, de un libro, de un mural, porque son múltiples las formas en que los jóvenes deciden transmitir los resultados.

“Participamos desde hace 5 años y siempre Punta Alta se caracterizó por trabajar sobre temas de memoria y este año, especial por el 40 aniversario de la última dictadura, no va a ser la excepción”, sostiene Belén Azpilicueta, docente de la EESNº 8. Y agrega: “Recientemente, hubieron escraches a murales recordatorios del genocidio y eso nos movilizó a continuar en esa línea de trabajo, a seguir instalando ciertos temas que ya creíamos superados”.

Eugenia Rega es docente y coordinadora del Centro de Actividades Juveniles (CAJ) de Ensenada. Por segundo año se presentan en Jóvenes y Memoria como CAJ y lo hacen un momento en que peligra su continuidad. “Ante esta situación, queríamos trabajar sobre el impacto que el CAJ ha generado en el barrio, en la comunidad, en los que participan y en sus familias; aunque sea difícil terminar de dimensionar ese resultado, este programa permitió construir nuevas dinámicas de aprendizaje y creemos que no hay mejor lugar que Jóvenes y Memoria para visibilizar esta formación”, resumió Eugenia.

Más allá del abanico temático en perspectiva de derechos humanos y en clave pasado-presente, Jóvenes y Memoria también debe ser leído desde su mirada espacial. Punta Alta y Ensenada, también Bahía Blanca o Avellaneda, la lista es larga: 780 equipos de la región del Gran La Plata y el conurbano bonaerense y otros 420 del interior de la provincia. La diversidad y amplitud de la muestra sirve para trazar una agenda de derechos humanos que se construye desde el territorio.

Con la XV convocatoria en marcha, la Comisión Provincial por la Memoria comienza un largo recorrido que incluye más de 20 regionales y jornadas de capacitación y cierra con el encuentro final en Chapadmalal. “Es un programa más amplio que trasciende cada instancia, nos brinda la posibilidad de crecer personal y profesionalmente, de intervenir, de transformar y de seguir convocando a nuevos jóvenes”, resumió Belén Azpilicueta, docente de Punta Alta.

«En  Jóvenes y Memoria no se trata de contarles la historia a las nuevas generaciones, de ‘bajarles línea’, de transmitirles un legado, se trata de potenciar sus voces, su capacidad de hacer preguntas, su curiosidad. La Comisión Provincial por la Memoria apuesta a la libertad y el compromiso con el otro, como forma de vivir en democracia. Y a contrapelo de lo que se dice habitualmente sobre los jóvenes, que no se comprometen, que no les importa nada, que son indolentes, nosotros comprobamos año a año que, cuando la interpelación a su responsabilidad va de la mano con la libertad, los jóvenes responden masivamente a la invitación» concluyó Sandra Raggio.

Participan, intervienen, se comprometen. Se encuentran y piensan su propia realidad, luchan contra el olvido y las injusticias. El derecho a la memoria como política reparatoria pero también como herramienta para pensar las vulneraciones de derechos en el presente. El territorio Jóvenes y Memoria en movimiento, una vez más como desde hace 15 años.

La CPM está integrada por:

Adolfo Pérez Esquivel (presidente), Víctor Mendibil (vicepresidente), Elisa Carca (vicepresidenta), Mauricio Tenembaum (secretario), Roberto Cipriano García (pro-secretario), Susana Méndez (tesorera), Ana Barletta (pro-tesorera), Luis Lima, Martha Pelloni, Dora Barrancos, Víctor De Gennaro,Nora Cortiñas, José María Di Paola / Por Senado de la Provincia: Emilio López Muntaner y Horacio López.

Consultores académicos: Leopoldo Schiffrin, Baltasar Garzón, Theo van Boven, Antonio González Quintana, Patricia Funes, Chicha Mariani, Osvaldo Bayer / Miembro emérito: Obispo Miguel Hesayne.

La Comisión por la Memoria de la provincia de Buenos Aires es un organismo público extra-poderes que funciona de manera autónoma y autárquica. Fue creada por resolución legislativa 2117 de la Cámara de Diputados de la Provincia de Buenos Aires en julio de 1999, y ratificada por la ley 12.483 del 13 de julio de 2000 y su modificatoria, la ley 12. 611/2000. Está integrada por referentes de organismos de derechos humanos, religiosos de distintos credos, intelectuales, funcionarios universitarios y judiciales, legisladores y sindicalistas, como expresión plural del compromiso con la memoria del terrorismo de estado y la promoción de los derechos humanos. Mediante la Ley provincial 12.642/00 – aprobada por unanimidad- recibió el edificio en el que había funcionado durante medio siglo la Dirección de Inteligencia de la Policía de la Provincia de Buenos Aires (DIPPBA) para que establezca su sede. Junto con ese emblemático edificio, la Comisión asumió la responsabilidad de custodiar y gestionar el primer archivo de inteligencia policial desclasificado de la Argentina: el Archivo de la DIPPBA

Fuente: prensa@comisionporlamemoria.orgwww.comisionporlamemoria.org

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deje su comentario
Por favor ingrese su nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.