Un docente argentino, entre los 10 más destacados del mundo: «Los mejores estamos en la escuela pública, pero siempre se muestra al que hace paro», dijo Martín Salvetti después de convertirse en uno de los finalistas del Global Teacher Prize, conocido como el «Nobel de la educación». En declaraciones periodísticas reivindicó el papel de la educación popular. Su propia visión del sistema.

En un principio eran 10 mil postulaciones procedentes de 179 países. Después el grupo se redujo a solo 50 docentes en carrera. Hoy apenas quedan 10 finalistas que compiten por el Global Teacher Prize, que saltó a la fama como el «Nobel de la educación». Martín Salvetti, que da clases en Temperley, no sale de su asombro. Le reconoce a Infobae que casi da de baja su postulación porque creía que era imposible, que su trabajo en el Conurbano sería poca cosa para encandilar al mundo.

Martín es jefe del área de automotores y responsable de formación profesional para adultos en la Escuela de Educación Secundaria Técnica N°5 «2 de abril» y acaba de convertirse en el primer argentino en quedar entre los 10 mejores docentes del mundo en las cinco ediciones que lleva el premio. Al igual que en los años anteriores, el laurel entrega un millón de dólares a su ganador y se dará a conocer en Dubái el próximo 24 de marzo.

Los criterios de selección son variados: que el maestro emplee métodos de enseñanza eficaces y replicables en otras partes del mundo, que aborde desafíos propios de la comunidad, que hayan logrado resultados demostrables en el aula. Y Martín cumple cada uno de esos requisitos. Lidera distintos proyectos extracurriculares: creó una radio escolar hace dieciocho años, que es la única de la zona urbana con licencia en el país; también trabaja junto a sus alumnos en la confección de motocarros para erradicar la tracción a sangre en Lomas de Zamora.Sus días comienzan a las 7 y terminan a las 22. Arrancan en la municipalidad, donde fue convocado a partir del proyecto de los motocarros, siguen en el colegio técnico y terminan al frente de los cursos para adultos. A lo largo de los años, distintas fundaciones y organizaciones reconocieron su labor e incluso sus programas llegaron a otras escuelas. Hoy le toca estar dentro de un selecto grupo de docentes en el mundo.

-Se puede decir que es uno de los diez mejores maestros del mundo. ¿Lo siente así?

-Yo siento que soy un muy buen docente, un docente comprometido con la educación. La nominación llegó y es tocar el cielo con las manos. Creo que hay más docentes en Argentina que son igual o mejores que yo. Lo que falta es más visibilización de los trabajos diarios que hacen.

-Lidera varios proyectos extracurriculares. ¿Ahí está una de las claves?  ¿En la jornada extendida?

-Sin dudas. Desarrollar proyectos en la escuela te permite tener otro contacto con el alumno, acercarte y conocer su realidad. Eso te permite transmitirle conocimientos de otra manera e indefectiblemente lleva a mejores resultados.-Esa concepción va en contra de la idea de los profesores «taxi», que trabajan en distintas escuelas, y se da en la mayoría de las secundarias del país.

-La estructura de la educación hay que cambiarla completa. No solo los profesores taxi. Los chicos no pueden ir a aburrirse a la escuela. No pueden ir a perder el tiempo. Los docentes laburan día a día y tienen un compromiso que, en la vorágine de ir de escuela a escuela, hace que la educación en Argentina no avance. La jornada «taxi» es una de las cosas que tendríamos que rever. Una de las tantas cosas.

-Lleva 25 años en la misma escuela, ¿fue cambiando el rol del docente?

El rol del docente es el fundamental de la escuela, pero el horizonte es el chico. El docente no tiene que ser el protagonista. El rol del maestro fue variando, pero no creciendo. Seguimos teniendo maestros que dan una clase magistral y se desligan del chico, que les dictan durante dos horas y piensan que es el conocimiento absoluto. Eso ya hoy no puede suceder. Tenemos chicos que van a 200 kilómetros por hora cuando antes íbamos a 60. Tienen otras vías por donde incorporar conocimiento, la información al alcance de la mano. Entonces cuando vienen a la escuela se aburren. Si vos no trabajás en proyectos, en algo que se pueda plasmar, no sirve.

-Su trabajo siempre estuvo en la escuela técnica. ¿Cree que hace falta más educación técnica en el país?

-La educación técnica es hermosa. El Papa es egresado de escuela técnica y vos pensás: ¿cómo llegó a ser Papa estudiando en una escuela técnica? Te abre la cabeza. Mientras aprendés, estás haciendo. Un chico con educación técnica va a estar más cercano al mundo laboral. Va a poder crear algo con sus propias manos. El técnico está preparado para resolver y si no lo logra, se las va a rebuscar.-La comunicación y la escuela técnica parecen ir por vías distintas, pero usted decidió unirlas. ¿Por qué se le ocurrió la radio?

-En 2001, con el equipo directivo pensábamos que faltaba comunicación en la escuela. Cuando presentamos el proyecto de radio, los viejos maestros de la escuela técnica dijeron: ¡¿Qué vienen a hacer acá?! ¡Acá es soldadura, acá le damos con el martillo! Hoy nos sentamos y nos damos cuenta de que no estábamos equivocados. Uno de los derechos del chico es comunicar y decir lo que siente.

-Además de la comunicación y los conocimientos técnicos, ¿con qué capacidades debería salir un chico de la escuela?

-Un chico en la escuela tiene saber que al lado hay personas con las que interactuar. Y hacerlo con mucha responsabilidad. Nosotros formamos técnicos en automotores, en electromecánica o en electrónica, pero después ese ciudadano puede abrir una clínica o ser músico. La escuela tiene que dar el valor de la responsabilidad y el compromiso.

-En su escuela, trabajan mayormente con chicos vulnerables. ¿Cómo se hace para acortar esa brecha educativa que existe en el país, que los que vienen de sectores más bajos aprendan tanto como los que proceden de los más altos?

-Nuestra escuela tiene una población de 1.600 alumnos, que vienen de todo el Conurbano. Yo no veo si son chicos vulnerables o no. Para mí, los chicos son todos iguales porque si no, lo estaría estigmatizando.

-¿Pero no hay que dar un apoyo especial a esos chicos que lo necesitan?

-Claro, pero la escuela tiene que trabajar con todos. ¿Prestás más atención? Sí, claro. Le dedicás mucho más tiempo al chico que más lo necesita. La escuela debería ser la herramienta para que los otros actores de la sociedad también trabajen con chicos vulnerables. Es un compromiso que tenemos que asumir todos.

Uno de los motocarros que confeccionaron en la escuela

Uno de los motocarros que confeccionaron en la escuela

-¿Cuán lejos está la escuela pública de acortar esa brecha?

-La escuela pública está muy lejos de acortar esa brecha. Nos faltan muchas cosas. Nos falta infraestructura, conseguir al día los avances tecnológicos. Yo creo que la escuela pública tiene los mejores maestros. Tiene mejores que la escuela privada. Yo represento a todos los docentes de la escuela pública que se sacrifican día a día. Nos falta capacitación, pero capacitación efectiva, que se evalúen si sirvieron o no sirvieron.

-Esa es una discusión fuerte hoy en el país. ¿Está a favor de que se evalúe a los docentes?

-Estoy de acuerdo porque el docente también evalúa a chicos. Primero tenemos que saber qué vamos a evaluar. Cuánto hace, por ejemplo, que no capacitamos al docente en el uso del torno. No se puede evaluar sin ese paso previo. El docente es autodidacta y se las rebusca bastante bien.

-Pese a los esfuerzos que hacen, la docencia en Argentina no tiene el prestigio social que merecería. ¿A qué lo atribuye?

-El prestigio docente está devaluado porque siempre se muestra al que hace paro o se muestra un caso de violencia escolar. El problema es de nosotros mismos. Hay que preguntarse: ¿la radio estuvo bien? ¿Qué logró? Vamos a evaluarlo para ver si lo podemos replicar e incluso mejorar. Pongamos la función del Estado a trabajar sobre los proyectos que funcionaron. En 18 años nadie evaluó la radio. Solo la evaluación que hacemos nosotros, que es diaria. Nos encerramos, nos peleamos, discutimos, pero abrimos la puerta y seguimos trabajando.

-Si tuviera la posibilidad de tomar una primera medida para mejorar la educación en Argentina, ¿por dónde empezaría?

Que los funcionarios tengan más relación con los docentes en las escuelas, que sepan qué es lo que está sucediendo. Si las decisiones van de arriba hacia abajo y no saben lo que sucede abajo, es muy difícil avanzar. Eso también involucra a toda la sociedad, que se tiene que comprometer. A la educación la cambiamos entre todos. Si no, no la vamos a cambiar.

Fuente: Maximiliamo Fernández para www.infobae.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deje su comentario
Por favor ingrese su nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.