En la entrevista con el maestro indio Sugata Mitra conversamos sobre la educación y las nuevas tecnologías, el rol de las familias, docentes y Estados en la educación de los niños y los desafíos para el futuro de la educación.

¿Cuál es el impacto de las nuevas tecnologías en educación?

El primer experimento fue en 1999 y muestra que los niños pueden aprender a usar un dispositivo por su propia cuenta – nada novedoso en el día de hoy –  pero en ese momento era considerado muy novedoso el cómo usar una computadora.
La segunda etapa se dió en Inglaterra: los chicos pueden aprender por sí mismos cosas desde Internet. ¿Cuánto? Tanto como ellos quieran. Entonces, los docentes se preguntarán: ¿para qué estoy? El trabajo del docente sigue siendo -en lugar de dar respuestas- el de centrarse en las preguntas correctas.
El rol del docente es el de llegar al tipo de pregunta en la que no puedan encontrar la respuesta en un minuto solo por buscarlo en Google, ese no es el punto.  Entonces, se tiene que hacer el tipo de pregunta correcta, y eso no es un trabajo fácil, es un trabajo para los docentes.

¿Cómo achicar la brecha en educación?

En primer lugar, la brecha era muy grande, realmente muy grande. Había niños que eran como extraterrestres entre sí. Eso no es más así debido a Internet y no sólo para los niños, sino para todos nosotros la brecha se ha vuelto muy pequeña.
Pero ahora existe una brecha diferente, es una brecha de comprensión, uno puede encontrar la información, pero ¿puede entender qué es?

El rol de las familias en la educación

La situación de hoy, tanto con los padres como con las escuelas, es que estamos un poco confundidos acerca de los niños e Internet. ¿Debemos darles acceso? ¿Debemos comprarles un teléfono? ¿Debemos darles una tablet? ¿Qué tengo que hacer? Y hay extremos de ello. Creo que  la respuesta está en un punto medio, todo mi trabajo dice que “internet es completamente seguro si es público”.

¿Los Estados comprenden cuáles son los desafíos en educación?

Lo comprenden, pero no pueden decirlo, por una razón muy extraña, particularmente en las democracias. Tienen miedo de lo que dirán los padres. Si dijeran “tenemos que liberalizar la educación, tenemos que eliminar los exámenes”, pero ¿qué pasa si los padres dejan de votar y dicen que no, que no lo queremos y que queremos algo más? Debido a esta presión, y de la generación anterior, los gobiernos saben que el cambio debe ocurrir, pero están preocupados por hacer ese cambio

La demanda social por la educación

Todos están interesados en el bienestar de los niños, no creo que haya un ser humano en el planeta que diga que no tiene interés en el bienestar de los niños. Pero todos tenemos nuestras ideas fijas: el mayor desafío es alejarse de la mente de que su hijo debe ser educado de la manera en que uno fue educado. Nos es muy difícil hacer ese cambio. Pero creemos que ese cambio tiene que venir. Todos entendemos que un nuevo sistema educativo o un nuevo aprendizaje no solo está llegando, sino que ha llegado, está aquí.

¿Cuál es el futuro de la educación?

Partiría esa pregunta en dos partes. Una es ¿Cuál es el futuro de la educación?, la otra es ¿Cuál es el futuro del aprendizaje? Las dos son un poco diferentes entre sí. Siempre hemos considerado que la educación sea parte de nuestra vida, la cual se extiende hasta los primeros 17 años y se “pone” dentro de tu cabeza y entonces eres educado. Pero cuando se trata de aprendizaje, no lo acumulas en 17 años, sino que dices: aprendizaje es para el resto de la vida. Creo que el futuro tiene más que ver con el aprendizaje que con este gran mundo llamado educación.
Sugata Mitra es profesor de Educational Technology en la School of Education, Communication and Language Sciences de la Universidad de Newcastle, Reino Unido. También es jefe científico, emérito, en el NIIT. Reconocido por ser el promotor del experimento Hole in the Wall o HIW (El Agujero en la Pared por sus siglas en inglés), con el cual en el año de 1999 colocó una computadora en un quiosco creado en una pared en un barrio bajo en Kaljaki, Nueva Delhi y los niños tenían libre acceso a usarlo. El experimento procuraba probar que los niños podrían aprender de las computadoras con mucha facilidad sin ningún entrenamiento formal. Sugata lo denominó Minimally Invasive Education (MIE) o Educación Mínimamente Invasiva. Desde entonces el experimento ha sido repetido en muchos lugares, HIW tiene más de 23 quioscos en la India rural. En 2004 el Experimento también fue usado en Camboya. Su interés incluye la Educación Infantil, Presencia Remota, Sistemas de Auto-organización, Sistemas Cognitivos, Física y Conciencia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deje su comentario
Por favor ingrese su nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.