El tucumano Juan Falú asumirá en el área de Cultura de Cancillería. El canciller Felipe Solá designará al folclorista tucumano al frente de la Dirección de Asuntos Culturales del Ministerio de Relaciones Exteriores, según lo confirmó el propio artista, Premio Honoris Causa de la Universidad Nacional de San Martín, entre otros reconocimientos que recibió en su extensa trayectoria.

El pasado fin de semana, el embajador de carrera Sergio Alberto Baur presentó su renuncia a la Dirección de Asuntos Culturales del Ministerio de Relaciones Exteriores y el canciller Felipe Solá designó en su reemplazo al eximio folclorista tucumano Juan Falú, sobrino del destacado guitarrista Eduardo Falú, muerto en 2013 .

Según informes periodísticos, Solá le hizo el ofrecimiento y Falú trabajará en un plan de acción para la Dirección que consensuará con el canciller.Solá, agregan esos reportes, decidió poner al frente de la Dirección de Asuntos Culturales (DiCul) al reconocido músico Juan Falú, quien había sido uno de los directores del Fondo Nacional de las Artes en el área de música, cargo al cual renunció en 2015 tras permanecer 10 años, en franco desacuerdo con el gobierno del ex-presidente Mauricio Macri.En una entrevista al propio Falú que se puede leer en la web del Ministerio de Cultura, se recuerda que el tucumano es «compositor, docente, militante, psicólogo, guitarrero y cantor son algunas de las múltiples facetas en vida que representan a Juan Falú. Durante su infancia en Tucumán, a los siete años, ya hacía arpegios y entonaba melodías con la guitarra, mientras su padre Alfredo, que era abogado pero por sobre todo melómano y músico aficionado, lo escuchaba con suma atención. Así como con su hijo, Alfredo, también fue el responsable de poner una guitarra por primera vez en las manos de Eduardo, su hermano menor (tío de Juan), marcando el destino del gran guitarrista y compositor argentino».
En diciembre de 2019, tras la asunción de Alberto Fernández, escribió «La patria olvidada en la canción«:

“(A propósito del festival en Plaza de Mayo saludando la asunción del esperado gobierno nuestro). Podían haber desgarrado el cielo los sonidos de erkenchos, quenas y zampoñas que dibujan el rostro de Milagro, y resuenan ancestrales en los cotos de Gerardo Morales, a pesar de ese Morales.
«Podían haber llorado las vidalas que dibujan los rostros de los hallados en el Pozo de Vargas, en Tucumán. Y los cantos del azúcar amargo que fundamentaron zambas narradoras de luchas, dolores y esperanzas. […] Podrían haberse juntado copleras para gritar sin altavoces sus orígenes, que son los mismos de Evo. […] Tal vez hubiese sido posible encontrar lo que Santiago Maldonado buscaba en su camino, al compás de un loncomeo y su cultrum. […] Cuánta ausencia de la canción que trazó el camino de la Patria¡¡¡ Cuánta Patria desnudada en la canción¡¡¡ […] Y cuánta ignorancia. Si no levantamos el grito, correremos el riesgo de instalar una vez más la inercia de suponer los quehaceres culturales como frívolos pasatiempos, cuando en realidad debieran ser las vías regias hacia el pensamiento crítico de las mayorías populares […] Un país y un pueblo también pueden medirse por la canción que se cante, pero ojalá no sea necesario recurrir a una seguramente estúpida estadística. Por suerte tenemos un excelente Ministro de Cultura, que sabrá cómo lidiar con cierta zoncera girando alrededor”.

Juan Falú es un músico de formación autodidacta, considerado como referente fundamental de la música argentina, en su doble condición de compositor e intérprete.
Fue distinguido como Personalidad Destacada de la Cultura por la Legislatura de Buenos Aires.
Obtuvo el Premio Nacional de Música 2000, otorgado por el gobierno de su país; el Premio Clarín a mejor artista de música folklórica argentina en 2001 y 2007 y el Premio Gardel, al que fue nominado en cinco ediciones.
Sus obras para guitarra recrean las raíces musicales argentinas, siendo además creador de canciones que integran el repertorio de destacados intérpretes del folklore argentino.
Como intérprete, Juan Falú revela un profundo conocimiento de las músicas de su tierra, proyectándolas desde la raíz hacia nuevos horizontes y con una reconocida capacidad de improvisación.
Ha ofrecido conciertos en prestigiosas salas de más de treinta países de las Américas, Europa, Asia y África, durante 30 años ininterrumpidos.
Varios de sus numerosos registros discográficos fueron mencionados entre las mejores producciones de sus respectivos años, por la prensa argentina y medios internacionales especializados.
Fue «artista destacado del año» en diversos balances anuales de medios especializados.
Parte de su obra musical se editó en Argentina, Francia, Bélgica, México y Costa Rica.
Es docente en la Universidad de San Martín y ex-docente del Conservatorio Manuel de Falla, de Buenos Aires. En ambas instituciones ha impulsado, respectivamente, la creación de la Licenciatura de Música Argentina y la Carrera de Folklore y Tango.
Integró el Directorio del Fondo Nacional de las Artes de la República Argentina, desde el año 2005 hasta el 2016.
Dirige el festival Guitarras del Mundo, considerado el mayor encuentro internacional de su género.
Recibió el título Honoris Causa de la Universidad Nacional de San Martín, Argentina.

Fuente: https://www.eltucumano.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deje su comentario
Por favor ingrese su nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.