María Seoane (Buenos Aires1948), es una periodista y escritoraargentina que ha incursionado en el cine, publicó ocho libros sobre la historia argentina y obtuvo numerosos premios. Fue directora de Radio Nacional durante la etapa kirchnerista hasta su renuncia el 21 de diciembre de 2015; integra el espacio Comunicadores de la Argentina (COMUNA). Es directora de Contenidos Editoriales del Centro Cultural Caras y Caretas en el grupo editorial Octubre.

¿Cuál es la materia de la que está hecho ese lugar que es un momento
pero también devenir?
¿Cuál es la naturaleza de ese lugar enclavado en Buenos Aires desde
hace cuatro siglos donde el presente es al mismo tiempo pasado y
futuro; donde un acontecimiento es igual al infinito de
acontecimientos, donde en un fragmento cabe el universo?
¿Cuál es la naturaleza de ese lugar donde el enigma se vuelve
revelación?
Es la plaza de los sueños donde se amasa el laberinto de nuestra vida.
En su territorio, la memoria de la Revolución de Mayo se recrea una y
otra vez, como se revive la resistencia frente a los invasores de todos
los tiempos.
Ese territorio acunó la apasionada arenga de viejos guerreros y de
viejos anarquistas y comunistas, libertarios de todo cuño e inmigrantes
exigentes, con banderas de lucha universal; a obreros que acariciaron,
con sus patas en la fuente, el sueño igualitario con las manos; a
estudiantes asesinados; a madres violadas porque el poder
desapareció a sus hijos; a grandes burgueses y oligarcas vencedores en
privatizaciones y saqueos; a burgueses pequeños con su estruendo de
cacerolas; a ahorristas furiosos; a viejos sin resguardo; a mendigos y
enamorados; poetas, artistas y parvenus llegados a la gran ciudad en
busca de fama o de olvido.
La Plaza de Mayo es el lugar donde la conciencia arrebata la carne de la
Historia y la transforma en identidad.
Ese lugar fue, es y seguirá siendo por los siglos de los siglos una cuna y
un pañuelo blanco.
Una canción interrumpida; una foto antigua con un rostro joven que
demanda memoria; un tiempo ido pero otro por venir; un diálogo
crispado que ordena orden y una voz quebrada que dice
renunciamientos.
Un disparo al sol o en la oscuridad.
Un aleteo cerrado de palomas.
Ese lugar fue, es y seguirá siendo el corazón de la tormenta; los dientes
de la esperanza.
El uno en todos; el todos para uno o contra todos.
Porque allí nació la patria.
Allí sigue la patria.
Allí sangra o transpira la patria, se agacha, se levanta, se duerme, se
enfurece, canta o calla, se muere y revive al mismo tiempo.
Allí está escrito y por escribirse el destino de nuestra democracia.

Fuente: María Seoane (texto publicado por primera vez en la revista Caras y Caretas en 2005) www.ahoraeduacion.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deje su comentario
Por favor ingrese su nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.