Inicio Blog

Enseñar a pensar, Alberto Sois Rodríguez-Candela

Hace 2,5 millones de años surgió el género Homo en África, donde 2 millones de años después evolucionó el denominado Homo Sapiens. Según los actuales registros disponibles, hace aproximadamente 12.000 años se produjeron los primeros asentamientos estables. El paso de los cazadores-recolectores a agricultores y ganaderos trajo las primeras formas de sociedad y, con ellas, la especialización en los trabajos. 

El ser humano pasó de ser casi autosuficiente, en el primitivo estilo de vida que llevaba, a especializarse en alguna tarea o actividad dentro de las sociedades que se formaron. Surgieron los oficios, actividades habituales que requerían habilidades manuales y, con frecuencia, esfuerzo físico. El conocimiento era transmitido de maestros a aprendices.

Las primeras universidades surgieron en Europa hace unos 800 años. Eran centros dedicados al estudio y a la enseñanza. Las universidades permitieron un avance significativo del saber en todos los ámbitos, así como una mayor difusión del conocimiento. El resultado fue una mayor especialización en las áreas del saber.

A pesar de las enormes facilidades con las que contamos hoy para estudiar y aprender, tanto en la universidad como en otros entornos, en términos relativos somos cada vez más ignorantes. Es cierto que a título individual nuestros conocimientos son cada vez mayores, pero la frontera del conocimiento global se expande tanto y lo hace tan rápidamente que lo que la gran mayoría sabemos es una fracción cada vez menor de lo que el conjunto de la humanidad sabe. Más aún, mucho de lo que aprendemos tiene fecha de caducidad, más o menos cercana en el tiempo. En las ciencias básicas el avance no es tan rápido, aunque cada vez los modelos existentes se refinan o incluso se sustituyen por otros que son más correctos con gran rapidez.

Durante décadas, el modelo educativo de muchas universidades e instituciones formativas ha llevado a sus alumnos a aprender a aprobar, más que a aprender a pensar. Especialmente en carreras técnicas, el alumno aprendía a resolver problemas tipo, con frecuencia sin llegar a entender realmente el porqué de lo que hacía. En el mejor de los casos uno podría resolver problemas exactamente iguales a los aprendidos, cosa poco probable que ocurriera. En cuanto la naturaleza del problema sea diferente, o cuando los métodos disponibles hayan evolucionado, lo aprendido no podrá ser directamente aplicado.

Para hacer hay que entender

Para que un profesional añada valor a su empresa o institución, a sus clientes y a la sociedad en general, debe ser capaz de contribuir a resolver con éxito problemas socio-técnicos complejos. La capacidad de análisis es esencial. Ante todo, el profesional debe ser capaz de pensar. No se trata de aplicar métodos como si fueran recetas; se trata de poner en práctica el conocimiento adquirido. Difícilmente puede ponerse en práctica lo que antes no se ha entendido. Mientras que en muchos entornos se siga educando a los futuros profesionales a base de aplicar de forma más o menos mecánica métodos o técnicas no siempre del todo bien entendidas, no se estará educando a los profesionales que la sociedad moderna demanda.

En el ámbito académico es relativamente fácil comprobar si la solución a un problema es la esperada o no, pero que alguien haya sido capaz de resolver bien un problema no garantiza per se que haya adquirido los necesarios conocimientos. El reto de la universidad es enseñar a pensar. Pensar es ser capaz de analizar un problema o situación para entenderla bien y poder tomar las decisiones pertinentes, empleando los métodos adecuados, conociendo sus ventajas y ámbito de aplicación, y siendo plenamente consciente de sus limitaciones y riesgos asociados.

No es fácil enseñar a pensar y, mucho menos, evaluar a un alumno sobre la manera en la que haya abordado el análisis y la resolución de un problema. Sin embargo, el valor añadido de los profesionales está en su capacidad de raciocinio y análisis, no en la cantidad de métodos que sean capaces de aplicar de manera cuasi automática. Por eso la universidad se enfrenta a un cambio de paradigma. No se trata de lograr que los alumnos adquieran cierta destreza en aplicar métodos o técnicas cuyos verdaderos fundamentos no siempre entienden. Resolver problemas tipo es algo relativamente sencillo de enseñar, de aprender y de calificar. Sin embargo, su utilidad es extremadamente reducida.

Otra enseñanza, otros docentes

Enseñar a pensar requiere otro tipo de docentes y otro tipo de metodología, en la que el alumno es enseñado a plantearse las preguntas correctas, a validar su propias hipótesis, a buscar los métodos o técnicas que puedan ser adecuados y a validar la efectividad de las posibles soluciones, en un proceso de aprendizaje continuo. En definitiva, aprender a pensar es cuestionarse todo, no dando nada por hecho. Esa es la esencia del método científico, que ha permitido la eclosión vivida por la ciencia en los últimos siglos.

La enseñanza universitaria no ha ido pareja, en cuanto a metodología, con la actitud que ha permitido ese espectacular desarrollo de la ciencia. Es hora de que las universidades centren sus esfuerzos en enseñar a pensar de verdad a sus alumnos. El aprendizaje basado en proyectos representa un papel determinante en cuanto a enseñar a pensar. Ser capaces de analizar y decidir es lo que convertirá a los alumnos en los profesionales que la sociedad necesita, pues serán capaces de contribuir a resolver problemas complejos añadiendo valor a los diferentes grupos de interés o stakeholders.

El conocimiento disponible evoluciona y se expande de manera tan rápida que es necesario primero adquirirlo para saber aplicarlo, y después saber desecharlo cuando ha sido reemplazado por formas de conocimiento más avanzadas o desarrolladas. Nada se hace de manera automática. Es necesario saber decidir y para ello hay que saber pensar. Ese es el gran reto de enseñanza de las universidades.

Fuente: https://theconversation.com

Insumos anti-Covid 19

0

Frente a la segunda ola del coronavirus, la Universidad Nacional de La Plata entregó insumos para elaborar lavandina y detergente en una iniciativa conjunta de Extensión, Salud y el Consejo Social. Referentes de las distintas organizaciones sociales recibieron las donaciones en la sede del Rectorado.

Frente a la segunda ola, la UNLP entregó insumos para elaborar lavandina y detergente

Desde el inicio de la pandemia, la Universidad Nacional de La Plata desplegó todo su potencial humano, técnico, académico y científico para acompañar las medidas y acciones adoptadas por los organismos de gobierno, orientadas a resguardar la salud de la población.

Con el avance de la segunda ola de COVID -19, y en el marco de una profundización de las situaciones de vulnerabilidad que atraviesan cientos de familias de la región, la UNLP sigue desarrollando estrategias de contención social para hacer frente a la crisis sanitaria.

En respuesta a una demanda de las organizaciones sociales y los responsables de distintos espacios comunitarios de contar con elementos de limpieza para seguir las pautas de cuidado frente al COVID-19, se entregaron insumos para preparar 48.000 litros de lavandina y 925 litros de detergente.

Con esta iniciativa, la UNLP, a través del esfuerzo de sus áreas de Extensión, Salud y el Consejo Social, vuelve a decir presente y a aportar recursos a los diferentes barrios de la región, a través de los Comités Populares y las organizaciones sociales que participan del Consejo Social.

La actividad se hizo en la playa de estacionamiento del Rectorado, de acuerdo a todos los protocolos sanitarios establecidos y fueron los referentes de las distintas organizaciones sociales quienes recibieron las donaciones.

“Es fundamental que la Universidad acompañe los esfuerzos que realizan las comunidades de los barrios populares para cuidarse frente a la pandemia, y este aporte es profundamente valorado por todos los actores vinculados al Consejo Social”, señaló Inés Iglesias, prosecretaria de Extensión y directora General del Consejo Social.

 “Esto se suma al trabajo cotidiano de nuestras voluntarias y voluntarios, que son una pieza fundamental en las políticas sanitarias de la región”, agregó.

La UNLP junto a su comunidad

Desde el inicio de la pandemia en 2020, la UNLP se involucró en todos los aspectos y necesidades que fueron surgiendo.

El destacado trabajo del voluntariado, encarado por cientos de docentes, no docentes y estudiantes de distintas carreras de la Universidad, junto con personal de los organismos gubernamentales de Salud, garantizó presencia permanente en los barrios, casa por casa, con los operativos Detectar.

Entre muchas otras acciones desplegadas se puede mencionar también, la asistencia permanente al ministerio de Salud de la provincia de Buenos Aires en diferentes áreas, las campañas solidarias orientadas a comedores comunitarios; el trabajo desde el Consejo Social, la participación en los Comités de Emergencia en diferentes localidades, y los procesos de capacitación de los referentes sociales.

Durante el 2020, frente a la necesidad de contar con elementos de limpieza para higiene en los hogares desde la secretaría de Extensión de la UNLP, con acompañamiento de la Comisión de Extensión del Consejo Superior y las secretarías de Extensión de Facultades y Colegios, se invirtieron $ 550.766 para abastecer a comedores, merenderos, ollas populares y otros espacios comunitarios con 33.250 litros de lavandina, 3.500 litros de detergente y 6.525 litros de jabón líquido.

Por otra parte, también se destinaron recursos en la producción de máscaras de protección personal, producidas por el gremio ATULP y entregadas a esos espacios comunitarios.

Fuente: www.unlp.edu.ar

Capacitación digital gratuita

0

Coca-Cola Argentina, en alianza con la Asociación Civil Chicos.net, desarrolló una nueva propuesta de capacitación digital y gratuita para que jóvenes con ganas de emprender de todo el país puedan imaginar, diseñar y poner en marcha sus proyectos productivos. El formulario de pre- inscripción ya está disponible para participar.

Transformar ideas en emprendimientos productivos: ese es el objetivo de ProgramON Emprendidos, la nueva propuesta de capacitación digital y gratuita que acaba de lanzar Coca-Cola Argentina junto a la Asociación Civil Chicos.net. El curso está destinado a jóvenes entre 17 y 24 años de todo el país que tengan ganas de darle forma a un proyecto productivo y para eso ya pueden realizar la preinscripción, conocer los requisitos y poder participar. Los cupos son limitados.

ProgramON Emprendidos nace con la idea de seguir contribuyendo con los jóvenes, que integran uno de los sectores más perjudicados por la pandemia, para ayudarlos a llevar adelante sus emprendimientos. Queremos impulsarlos a poner en marcha esos proyectos, o potenciar los ya existentes, y promover el autoempleo como respuesta al difícil contexto que nos toca atravesar”, señaló Mariale Álvarez, Directora de Asuntos Públicos, Comunicación y Sustentabilidad de Coca-Cola Argentina y Uruguay. 

Centrado en el proceso de emprender, el curso de ProgramON Emprendidos tiene una duración de 12 semanas e incluye 3 módulos (Emprender 1.0, Hagamos las cuentas y A un click) diseñados como unidades en sí mismas para abordar el contenido curricular en donde cada participante podrá adquirir conocimientos acerca de cómo desarrollar su emprendimiento, cómo aplicar los conceptos económicos básicos para la toma de decisiones estratégica y conocer las potencialidades y ventajas que ofrece el Marketing Digital y el e-commerce para impulsar su negocio.   

Cada módulo tiene una duración de 4 semanas, por lo que cada alumno recibirá tres meses de capacitación, con una dedicación de 1:15 horas de conexión semanales para asistir a cada clase, a lo que se le suma el tiempo extra que se necesite para resolver las tareas requeridas. Durante 2021, se llevarán adelante 3 cohortes con un cupo de 200 participantes cada uno para que en diciembre de este año ProgramON Emprendidos haya acompañado en el desarrollo de su idea a un total de 600 chicos.   

En un contexto pandémico, donde el mundo digital cobró tanta importancia, es imprescindible formar a jóvenes, fortaleciendo sus habilidades en el manejo de la tecnología, para que puedan desarrollar sus propios proyectos y adaptarse a los constantes cambios”, aseguró Marcela Czarny, Directora Ejecutiva de la Asociación Civil Chicos.net

La inscripción estará abierta para aquellos jóvenes entre 17 y 24 años de todo el país que residan en Argentina y estén cursando el último año del secundario (en cualquiera de sus modalidades) o que hayan terminado el ciclo lectivo y no estén cursando estudios superiores. Las inscripciones también estarán abiertas para quienes hayan completado el curso de ProgramON Primer Envión en 2020.

Capacitación para tu primer empleo

En paralelo, continúa la convocatoria para participar de la segunda edición de ProgramON Primer Envión, la iniciativa integral de alfabetización digital que lanzó Coca-Cola Argentina en 2020 y por la que ya pasaron 1.200 jóvenes. El programa también es virtual y gratuito, y busca capacitar a los participantes en la adquisición y puesta en práctica de competencias laborales y habilidades digitales con herramientas que permitan elevar su nivel de empleabilidad para que estén mejor preparados a la hora de acceder o aplicar a un puesto de trabajo.

El curso, de 6 semanas de duración, aborda temáticas sobre el futuro del ámbito laboral, estrategias de vinculación y conocimientos necesarios como el armado de un CV, entrenamiento para una entrevista laboral, utilización de portales de empleo y redes sociales para la búsqueda de oportunidades, desarrollo de mapa de vínculos y relaciones para el trabajo, entre otras.

Este año, la pre-inscripción se encuentra abierta hasta noviembre para 2.400 jóvenes de entre 17 y 24 años de todo el país que residan en Argentina y estén cursando el último año del secundario (en cualquiera de sus modalidades) o que hayan terminado el ciclo lectivo y no estén inscriptos en estudios superiores.

Acerca de Coca-Cola

The Coca-Cola Company es una Compañía Integral de Bebidas, que ofrece más de 500 marcas en más de 190 países. Nuestro portafolio incluye algunas de las marcas de bebidas más valiosas del mundo, como Sprite, Fanta, jugos y néctares Minute Maid, jugos y néctares Del Valle jugos y batidos Innocent, jugos Simply, Powerade, Dasani, agua mineralizada GÉAU smartwater, GLACÉAU vitaminwater, té verde Ayataka, café Georgia, tés y cafés Gold Peak, té Honest, agua de coco ZICO, entre otros.

En Argentina la Compañía opera hace más de 79 años junto a sus 4 socios embotelladores: Arca Continental, Coca-Cola Andina, Coca-Cola Femsa y Reginald Lee, que en el país comercializan las reconocidas marcas de la Compañía: Coca-Cola, Sprite, Fanta, Cepita Del Valle, Aquarius by Cepita, Bonaqua y Kin, entre otras.

La ampliación constante e innovación del portafolio caracterizan a la Compañía: Desde la reducción de azúcar en las recetas hasta la comercialización de productos innovadores. Además, pone el foco en reducir el impacto ambiental mediante la conservación del agua y la promoción del reciclaje. Junto a sus socios embotelladores, el Sistema Coca-Cola y su cadena de valor generan más de 200.000 empleos en todo el país, brindando oportunidades económicas a comunidades locales en todo el mundo.

Acerca de Chicos.net

Chicos.net es una organización civil sin fines de lucro comprometida en impulsar el uso seguro, responsable y significativo de las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC), propiciando el pleno ejercicio de derechos por parte de los niños, niñas y adolescentes en el ciberespacio. Su enfoque procura incluir a las TIC como facilitadoras del acceso a la información y contenidos de calidad, a la educación, a la inclusión social y escolar, al derecho a la expresión y la participación. Desde hace más de veinte años y en colaboración con otras organizaciones, organismos públicos y el sector privado, impulsa tareas de investigación, estudio, capacitación y programas destinados a mejorar la calidad de vida de los y las más jóvenes a nivel nacional y latinoamericano.

Fuente: ProgramON EmprendidosProgramON Primer Enviónhttps://www.cocacoladeargentina.com.ar/comunidad/programon, www.cocacoladeargentina.com.ar y www.chicos.net 

Zamba con Gustavo Cerati

0

«La asombrosa excursión de Zamba al Centro Cultural Kirchner». Los lunes, miércoles y viernes, a las 11, 18 y 22, desde mayo/21, puede verse en la señal Pakapaka que se emite por todos los canales la nueva versión de este muñequito con Mercedes Sosa, María Elena Walsh, Gilda, Antonio Berni y Gustavo Cerati, entre otros.
Género: animación • Tema: arte y cultura • Edad: 6 a 9 años
Desde mayo/21, de lunes, miércoles y viernes a las 11:00, 18:00 y 22:00

Zamba es un niño en constante movimiento. Guiado por una curiosidad inagotable, ya exploró muchísimos campos del mundo de la cultura latinoamericana. En esta nueva excursión, conoce, y les permite descubrir a chicos y a chicas, a artistas de varias disciplinas.
Estas pequeñas piezas pueden funcionar como una invitación a conocer a más autores/as y sumergirse en sus estimulantes universos de manera divertida y atrapante. Los/las artistas de esta asombrosa excursión son Mercedes Sosa, María Elena Walsh, Gilda, Gustavo Cerati, Antonio Berni, entre otros.

¡Iujuu! Zamba sigue disfrutando de excursiones que nos permiten aprender y divertirnos a todos y todas.
En esta oportunidad va a conocer un lugar inigualable: ¡El asombroso Centro Cultural Kirchner! donde la curiosidad lo va a guiar hacia otro tiempo. Increíbles artistas icónicos de nuestra cultura conocen a Zamba y le presentan distintas formas de ver el mundo, sus historias de vida y sus universos propios. ¡A la carga mis artistas!

Productora: El Perro en la Luna
Animación 2D
Duración: 8 episodios de 7 minutos cada uno
Dirección General: Sebastián Mignogna
Producción General: Cecilia Seguí
Dirección: Gisela Mouradian
Dirección Musical: Leo Sujatovich
Dirección de Animación: Federico Visconti
Dirección de Arte: Mariana Mezzadri
Guión: Lucila Las Heras
Montaje: Klaus Borges Vaz
SINOPSIS

PAKAPAKA

Gilda Rocío Quiroz
Antonio Berni Roly Serrano
Astor Piazzolla Daniel Melingo
María Elena Walsh Mercedes Morán
Gustavo Cerati Leo García
Quino Tute
Mercedes Sosa Susy Shock
Leonardo Favio Claudio Rissi
FICHA ARTÍSTICA

MÚSICA ORIGINAL
Leo Sujatovich

Fuente: www.pakapaka.gob.ar

Si usted es progresista en Colombia, dése por muerto

0

El uso desmedido de la fuerza por parte de la policía y los pedidos del ex-presidente Alvaro Uribe para militarizar el país y el apoyo a policía y militares para disparar contra quienes se manifiestan en las marchas, se explica por la histórica violencia de las clases dominantes de Colombia.

La criminalización de la protesta social ha sido permanente en la política de seguridad democrática de Uribe. 

Un informe de la Jurisdicción Especial para la Paz, JEP, de febrero de 2021, determinó que «las fuerzas militares de Colombia abatieron al menos a 6.402 civiles entre 2002 y 2008 (período en el que gobernó Álvaro Uribe) y los presentaron como “bajas en combate”»: estos crímenes sistemáticos, en los que presuntamente participaron unos 1.500 militares, es lo que se conoce como «falsos positivos» y fue calificado por la JEP como un «fenómeno macrocriminal».
Al «fenómeno macrocriminal» de 6.402 falsos positivos, habría que sumar dos políticas de exterminio selectivo. En el pasado reciente, el asesinato sistemático de los militantes de la Unión Patriótica, UP. 

Entre 1984 y 2002, la UP sufrió el asesinato o la desaparición de al menos 4.153 militantes. 

En apenas 4 años, sus dos candidatos presidenciales fueron asesinados [Jaime Pardo Leal, en 1987, y Bernardo Jaramillo, en 1990], 6 de sus 16 congresistas, 17 diputados departamentales y 163 concejales. 

A esto habría que añadir, que después del asesinato de Jaramillo, la UP sufrió el asesinato de su dirigente Manuel Cepeda Vargas, en 1994.
En el presente, el Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y no Repetición, integrado por la JEP, la Comisión de la Verdad, y la Unidad de Búsqueda de Personas dadas por Desaparecidas, informó que, luego de la firma del Acuerdo Final de Paz, desde el 1 de diciembre de 2016 hasta el 28 de febrero de 2021, han sido asesinados 904 líderes sociales; asimismo, se registra 276 homicidios de ex combatientes de las FARC-EP.


Este texto es un extracto de la nota ´El paro contra los señores de la guerra´ del escritor ecuatoriano Raul Vallejo (Premio Real Academia de España) publicado en Página 12 el 12.05.21
Fuente: http://www.gracus.com.ar

No a la presencialidad

Escuelas y contagios, falacia y realidad: debate tras el informe que muestra que los casos de covid bajaron más en el Conurbano. El Instituto de Cálculo de la Universidad de Buenos Aires y CONICET concluyó que hubo descensos más marcados en las curvas donde se pasó a la virtualidad, especialmente en la franja etaria escolarizada.

La publicación del informe del Instituto de Cálculo de la UBA y Conicet sobre el impacto de la presencialidad escolar en los casos confirmados de covid arrojó una conclusión que para muchos y muchas es casi de sentido común: «La suspensión temporal de la educación presencial tuvo efecto sobre la circulación viral comunitaria«. El análisis de datos de estas semanas posteriores a los DNU presidenciales arroja una nítida disminución, más veloz y pronunciada, de la cantidad de casos de covid confirmados en Conurbano, donde se pasó a la virtualidad, que en CABA y el resto de la provincia de Buenos Aires. 

Azuzado como está el tema de la presencialidad como una trinchera electoral de la oposición, el estudio provocó un gran revuelo y a la publicación le llovieron críticas y acusaciones de «parcial». Al punto que se dio el extraño caso de que un informe científico se convirtió en tendencia en Twitter. Los responsables explican que lo que hicieron fue analizar las curvas y evidencias científicas, comparar lo que ocurrió en otras ciudades del mundo. Y son contundentes en un punto: la decisión de cortar o no la presencialidad, generó hasta el momento efectos concretos diferentes. El miércoles fueron convocados a exponer los resultados del informe en el Senado, mientras se debate el proyecto de ley de restricciones sanitarias por la emergencia covid.

«El trabajo no indica cuál debe ser la decisión del Estado con respecto a las políticas sanitarias y educativas. Simplemente trata de discutir uno de los puntos de ese debate, si cortar la presencialidad es una política que causa algún efecto o no desde lo epidemiológico«, advierte la cordobesa Sol Minoldo, doctora en Ciencias Sociales e investigadora del Conicet, todavía sorprendida por los ataques que recibió el trabajo. 

«El informe tuvo que ocuparse del punto de partida, porque se ha cancelado esta discusión diciendo que las escuelas no contagian. Tuvimos que volver a establecer que las escuelas sí tienen un rol en las curvas de contagios, para dar lugar a otro debate sobre una base más honesta: qué pesa más, cuál es el costo beneficio, qué efectos económicos tienen las políticas sanitarias. Porque si decido no cerrar la escuela, tengo que tomar una medida que tenga un impacto equivalente. Es muy simple decir que no quiero sacrificar la salud, ni la escuela, y que tampoco quiero que haya más pobres. El problema es que hay una pandemia«, analiza la socióloga. 

«No estamos diciendo que ‘hay que cerrar las escuelas’: decimos que no hay ninguna evidencia de que mantenerlas abiertas no tenga efecto«, marca Jorge Aliaga, otro de los resonsables del informe. «Al momento del DNU, con la situación crítica de casos, las escuelas eran lo único extra que se podía cortar sin afectar la actividad productiva. También podría haber sido: todo vuelve a Fase 1, salvo las escuelas. Y muy probablemente eso hubiera tenido más efecto en la reducción de casos, pero hubo una decisión política de cuidar la productividad», completa. 

«Quisimos aportar un dato más al debate», dice Guillermo Durán, director del Instituto de Cálculo y coordinador del informe junto a Rodrigo Castro. Aclara, como lo hace el informe, que este análisis «no desconoce que la educación presencial es mucho mejor, desde cualquier punto de vista». «Pero de ahí a plantear que la apertra indiscriminada de las escuelas no tiene incidencia en la curva de contagios, es algo imposible de sostener», analiza.

Qué miró la Corte Suprema

«Nos movió a mirar estos datos el dictamen de la Corte Suprema de Justicia, que decía que no hay evidencia sobre que la presencialidad afecte los casos confirmados», cuenta Durán. «Entonces analizamos justamente que pasó en estas últimas semanas con esa curva de casos confirmados, comparando CABA, el conurbano y el interior de la provincia». 

El estudio –firmado por Aliaga, Minoldo, Leonardo Boechi, Roberto Etchenique, Daniel Feierstein, Diego Garbervetsky, Mario Lozano, Rodrigo Maidana, Santiago Olszevicki, Mario Pecheny, Ezequiel Pecker, Rodrigo Quiroga y Soledad Retamar, provenientes de distintas disciplinas– muestra cómo en los últimos diez días de abril se da un descenso de la curva en los tres lugares analizados, que los investigadores relacionan con el resto de las restricciones, que valoran como exitosas. Pero que la que más decididamente baja es la del Conurbano, donde la variable diferencial es la de la no presencialidad.

El punto de partida del estudio es el 6 de abril, cuando se decretó la restricción horaria a partir las 23, mientras que en CABA se extendió una hora más. El descenso comienza a notarse recién a partir del 13 de abril, luego de la restricción en la circulación desde las 20. La curva de contagios se ameseta, en un nivel alto. Pero al aplicarse la virtualidad escolar en el Conurbano los cambios fueron notables: al 28 de abril, había un 30 por ciento menos de casos que los registrados el 22 de abril, fecha del inicio de las clases virtuales.

El contraste con CABA es marcado: mientras en el Conurbano, con el inicio de la virtualidad, se redujo un 30 por ciento, en la Ciudad cayó solo un 3 por ciento.

Al analizar los datos, Jorge Aliaga advierte que «obviamente no se pueden aislar las medidas para el análisis, y hay un gran efecto del corte en la nocturnidad. Pero nos llama la atención que además de ese distinto comportamiento general, cuando se separan los casos por edades, hay una bajante que que comienza el 22 de abril, exactamente 3 días después de la suspensión de la presencialidad, y que solo se da en el Conurbano, y es en la franja escolarizada, entre 5 y 12 años«.

Qué pasa en el mundo

Otro punto interesante del análisis es la comparación con lo que ocurre en el resto del mundo, siempre tomando como indicador los casos semanales confirmados cada 100 mil habitantes, la llamada «incidencia». El informe menciona que en Alemania, el actual proyecto de Angela Merkel plantea cortar la presencialidad en 165. El semáforo epidemiologico del CDC (Centers for Disease Control and Prevention, la agencia del Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos, de un prestigio que está por sobre toda grieta) lo ubica en 100. Uruguay dispuso que corta las clases presenciales con 400, igual que Francia, Austria, Bélgica. 

Al momento del primer DNU presidencial, la Ciudad de Buenos Aires estaba en 650. El conurbano, entre 450 y 500. Mientras que el interior de la provincia estaba en poco más de 300. 

¿Y cómo estaban cuando comenzó la presencialidad? Al 17 de febrero, tanto CABA como el Conurbano, en poco más de 100. «Tenía sentido en ese momento, pero si se compara con la experiencia mundial se vuelve indiscutible que este era momento de cortar el movimiento en las escuelas, y mas aun, que probablemente haya sido tardío», concluye Durán. «Salvo en países como Suecia, que dijeron: no cierro nada, nunca, y avancemos a la inmunidad del rebaño. Es una decisión política, pero no es la que se tomó acá».

El informe también cita un artículo publicado en The Lancet que muestra la correlación temporal que hay entre cierres y aperturas de escolaridad presencial, con variaciones en la tasa de reproducción de contagios. Y un estudio de investigadores austríacos que sistematiza más de 45 tipos diferentes de medidas preventivas destinadas a la reducción de la circulación del virus. El cierre de instituciones educativas, indican, es la segunda medida más efectiva para reducir la circulación viral, luego de la cancelación de reuniones sociales.

Por último, un estudio poblacional realizado entre marzo y mayo del año pasado en Estados Unidos destaca que existió una asociación entre el cierre de escuelas y un declive significativo en la incidencia y en la mortalidad del covid. Ambas mostraron una baja relativa semanal en torno al 60 por ciento.

Fuente: www.pagina12.com.ar

Homero Manzi: la vida en orsai, María Seoane

0

Otoño de 1951, en Buenos Aires. Cuentan que se miró al espejo. Que un rayo de luz tenue inundaba el departamento privado al que lo había llevado Ramón Carrillo, su médico, santiagueño como él, por entonces el sanitarista más genial y ministro de Salud de Juan Perón. Que Homero, que había cumplido 43 años, se miró al espejo una y otra vez. Y se dijo: “Gordo, y al final te vas a morir”. Que no dijo cuándo. Que no dijo de qué, aunque sabía que el cáncer lo estaba matando. ¿Qué quiso decir el más genial poeta del tango? ¿Cuál era el reproche de Homero Nicolás Manzione, llamado Manzi, esa tarde del 51? Él, hijo de dos orillas del Río de la Plata –su madre uruguaya y su padre argentino, como el mismo tango–, que había migrado a Pompeya desde Añatuya a los siete años y había descrito como nadie la melancolía, la pobreza, el sentir de los arrabales de la Buenos Aires en “Sur” –paredón y después–, a la que le puso música el gigante Aníbal Troilo, Pichuco. Él –como señaló Julio Nudler–, que escribió más de cincuenta tangos; que había inaugurado la literatura cinematográfica en los diarios Crítica El Sol; que guionó más de veinte películas, entre ellas la más inaugural y épica del cine nacional, La guerra gaucha –basada en la novela de Leopoldo Lugones, al que le perdonó en ese acto su lealtad a las espadas que derrocaron a Yrigoyen–, junto con otro grande, su Ulyses (Petit de Murat), para que quedara registrada su pasión política más profunda por la patria y su infructuosa y luctuosa lucha por la Independencia; él, que se había enrolado en el radicalismo popular en Forja junto con Arturo Jauretche; que había juntado a Borges y Marechal –como contó Alejandro Turner– peleando por el regreso de Yrigoyen al poder, y también a Raúl Scalabrini Ortiz, al que luego traicionó en el 45, pero siguió y reivindicó en su amor por Evita más tarde; en su amistad con Enrique Santos Discépolo y su adhesión al peronismo.

¿Cuál era el reproche de Manzi, entonces, ese otoño de 1951, meses antes de morir? ¿Cuál? ¿El desprecio de Borges, que ya detestaba que el arte y la ficción transmitiesen valores nacionales –según Turner– cuando dijo de La guerra gaucha, estrenada en el 42: “Creo recordar alguna polvorienta y vana batalla, despojada no sólo de todo horror, sino de todo interés. Creo que la cinematografía argentina debería, hoy por hoy, limitarse a aquellos temas que ofrecen menos tentaciones patrióticas o sensibleras”? Pero el pueblo no compartió su idea: miles la vieron, miles se conmovieron con el heroísmo de las batallas de la patria, a lo largo de 19 semanas de estar en cartel. ¿Cuál era el reproche de Manzi, entonces? Él, que escribió “Malena”, que cantaba el tango con voz quebrada, que cantaba el tango como ninguna, o tal vez, como Nelly Omar, a la que amó. Él, que se llamaba como el primer cronista de la historia, que había viajado de Pompeya al centro, buscando su isla de la creación, y llegó a su Itaca en San Juan y Boedo antiguo, al café El Aeroplano, primero, y luego Nippon y más tarde Canadian, donde en los tardíos años de la década del 30 se entreveró con el grupo Boedo –con el Silvio Astier de Roberto Arlt– y escribió milonga tras milonga, que fueron su aporte a la música rioplatense, junto con el gran pianista Sebastián Piana, y nos legó clásicos como “Milonga sentimental”, “Milonga del 900” y aquella otra, “Milonga triste”. Entonces, ¿cuál era el reproche de Homero, ese otoño maldito del 51, cuando ya se había muerto Discepolín, dejándolo solo? ¿Cuál? Cuando luego de estrenar “Sur” con el bandoneón sagrado de Pichuco, en 1948, su obra suprema, la metáfora más perfecta de Buenos Aires que comenzaba en los bordes para llegar al centro, a San Juan y Boedo antiguo, cielo perdido, fue capaz de fundir el amor y la pena, la música y la noche, y darle categoría de personaje homérico, justamente, al alma del tango canción con “Che, bandoneón”. “Tu canto es el amor que no se dio/ y el cielo que soñamos una vez/ y el fraternal amigo que se hundió/ cinchando en la tormenta de un querer./ Y esas ganas tremendas de llorar/ que a veces nos inundan sin razón,/ y el trago de licor que obliga a recordar/ si el alma está en ‘orsai’, che, bandoneón”. Entonces, ¿cuál era el reproche de Homero, frente al espejo, aquel otoño del 51? Que la vida, su vida, estaba en orsai.

Fuente: https://carasycaretas.org.ar

Equidistancia, Manuel Vicent

0

Pese a que en la política española la equidistancia es una palabra maldita que genera granizadas de insultos de ambos bandos, lo cierto es que no se puede vivir sin ejercerla cada día, cosa que realizan incluso los más fanáticos. El trigo del pan que comes lo habrá sembrado, tal vez, un labrador de extrema derecha, lo habrá segado un jornalero de extrema izquierda, lo habrá molido un molinero socialista, lo habrá amasado un panadero integrista y lo habrá distribuido en su furgoneta un empleado anarquista. El hecho de que a la hora de tomarte la tostada del desayuno nada de esto te importe, demuestra en la práctica tu equidistancia política. 

Pedís mesa en un famoso restaurante cuyo dueño además de votar a Vox ofrece un lenguado exquisito, pero entre los pinches de cocina, que lo han elaborado, sin duda, los hay de todos los colores, razas, países y lenguas, cuyas ideologías contrarias van a bajar con el lenguado a tu estómago, que deberá asimilarlas a todas por igual. Las ideas políticas no son comestibles, pero solo si eres un equidistante podrás gozar en este caso de una buena digestión. Hasta el radical más fanático, ante el hecho aciago de tener que pasar por el quirófano para un trasplante, si es de extrema derecha no le importará que el hígado proceda de un comunista o de un inmigrante sin papeles; y si es de extrema izquierda aceptará de buen grado el riñón, aunque el donante sea de un acérrimo franquista. La equidistancia es una ley de geometría que desarrolló Euclides, principio de la armonía que mantiene en pie cualquier construcción. 

Sin la equidistancia entre sus distintas fuerzas la cúpula del hemiciclo del Congreso se desplomaría sobre las cabezas de los diputados y aplastaría por igual a los de derechas y de izquierdas. El resultado sería un montón de escombros, no muy diferente de lo que es realmente la actual política española.

Fuente: www.elpais.com

Padres nuestros que abrís las escuelas, Gabriel Brener

Gran proporción de quienes hoy ejercen la docencia nacieron, aunque especialmente crecieron al compás de los 90. Neoliberalismo salvaje, tan naturalizado como disciplinante, en cuanto a la regulación absoluta de mercado como al ninguneo de cualquier asunto que huela a Estado. Así como la dictadura había mostrado la versión macabra de la autoridad por imposición, los 90, podríamos conjeturar, legitimaron una autoridad de la impunidad. En esas mareas navegaron infancias y adolescencias de muchos/as docentes que hoy están en las aulas, pero también de quienes hoy son madres y padres de sus estudiantes.

“Padres por la vuelta a clases” “Padres.org”. Ni madres ni otros colectivos familiares. Un grupo, con fuerte manija mediática se autopercibe dominante, igual que su nombre, que se autopercibe masculino, negando de manera explícita no solo a otros colectivos sino especialmente a las madres, o mejor dicho a las mujeres que, por cierto, están involucradas en forma directa y mayoritaria con las tareas de acompañamiento y cuidado en el trayecto escolar. Es más, son centralmente mujeres las que han bancado la parada en 2020. Representan el 80% de la docencia argentina, coinciden desde informes oficiales del Ministerio de Educación de la Nación, por un lado, hasta informes de “Argentinos por la educación” por la vereda de enfrente.  Son las mujeres las que han sostenido, mayoritariamente la “continuidad pedagógica”, por más débil, dificultada, incompleta que haya sido y sea, al mismo tiempo que sostuvieron a la propia familia, además de pagar de sus bolsillos la conectividad para uso laboral.  

Sin embargo, este grupo nominado en masculino parece ocultar o minimizar a otros colectivos, tales como “Familias por el retorno seguro a las escuelas” o “Familias por la Escuela Pública”, entre otras. Me parece que estamos frente a un arrebato de arbitrariedad disfrazada de ecuanimidad. Grupo de “padres” que se arroga la absoluta representatividad, incluso exigiendo lugar en el CFE Consejo Federal de Educación, máximo órgano de representación y ejecución nacional en educación, como si fuesen una organización de representación orgánica de este sector, como lo son, por ejemplo, las cooperadoras escolares. Aunque también es factible que sea una manera encubierta de amplificar la voz de un sector de la oposición política, que bajo esta denominación acapara mayor atención.

Estos grupos centralizan un reclamo que ofrecen como monolítico, en buena medida por la amplificación mediática, y además porque están imbricados con los sectores más tradicionales de las instituciones sociales, religiosas, y educativas. Al reclamar por escuelas abiertas ponen al resto en un lugar de clausura, o más precisamente “antiescuela”. En ese movimiento hacen trampa con la opción binaria como única tensión. Porque nos ubican a todxs lxs demás del lado del cierre de las escuelas. Y lo que requiere aclaración es que las escuelas no se cierran, sino que, en forma transitoria asumen una modalidad no presencial. La encerrona binaria es ágil como el zócalo televisivo, ofrece argumento rápido y a mano para discutir en la cola o postear en las redes. Tácticamente eficaz para performatear la subjetividad en nuestra sociedad, así como en su capacidad percutora, para taladrar la cotidianeidad.

 Por supuesto interrumpir la presencialidad altera la escolaridad, y también la debilita, porque la escuela es centralmente aquella en la que confluyen estudiantes y profes de cuerpo presente. Y afecta más a quienes están en condiciones de mayor vulnerabilidad social que la necesitan con más urgencia y prioridad.  Pero estamos en un momento de excepción de la vida de todo el mundo, porque nos azota una pandemia. Lo que requiere explicarse y aclarar una y mil veces es que en la medida que exista riesgo epidemiológico medio o alto, debe suspenderse la presencialidad en forma transitoria. Aunque sea antipático, si está en riesgo la vida y las escuelas abiertas aumentan ese peligro, por la circulación de población que eso implica, entonces debemos cumplir las pautas que anteponen el cuidado de las vidas a todo lo demás. Lo que redobla las exigencias a estados provinciales y federal en garantizar condiciones para la virtualidad y estrategias diversas para apoyar y acompañar a los sectores más vulnerados para enfrentar estas situaciones. También requiere de un apoyo y acompañamiento de las familias, padres, madres, tutores y/o encargadxs

En “La hora de clase” el psicoanalista Mássimo Recalcati sostiene que la escuela es una institución extraviada y que ya no es su rostro feroz el que preocupa, sino su dramática evaporación. Aquella escuela temeraria, verticalísima que este autor equipara con el complejo de Edipo, que se sostuvo en un miedo culpable de la ley y la transgresión contra el padre y el profesor y cualquier conflicto como enfrentamiento cruel, abrió paso a una sociedad y una escuela que parecen funcionar más en modo Narciso, en tanto complejo psicoanalítico que organiza otras representaciones y nuevos modos de estar y de ser. Si la tragedia edípica es la del conflicto con el padre, con la ley, que parecen irresolubles, la de Narciso es la tragedia egótica de perderse en la propia selfie de un mundo reducido al yo. 

Frente a esa férrea alianza fundacional que organizó a familias y escuela moderna bajo la marca Edipo indeleble del siglo XX, pareciera que estas horas del XXI y la pandemia, muchos padres y madres entran en un modo narciso, que advierte nuevas coordenadas para esta relación, explorando una nueva alianza, muchas veces en cómplice demagogia con sus hijxs para pararse de amenazas con la docencia. Al menos con aquella que se les anima a los límites, que parecen tener solo mala prensa, resultan insoportables y suelen asociarse solo a una   versión única, arbitraria y punitiva. Es que, si algo parece disolverse en el aire en tiempos líquidos, de exacerbación del individualismo y debilitamiento de las instituciones, eso son los límites. Mencionarlos, ponerlos y practicarlos parece ir en dirección opuesta al deseo, el amor y el humor de buena parte de padres, madres e hijos/as. Poner los puntos es ese oscuro objeto temido por muchxs adultxs que prefieren una vida sin traumas, ni límites, ni conflictos y menos pensamiento crítico.

Y los límites no son sólo esa expresión nefasta que clausura, propia de la imposición o de quienes la recuerdan como escuela–prisión. Los límites también pueden oficiar como apertura, los límites tienen otras versiones y pueden convertirse incluso en buenas conjeturas. Pueden abrir y mostrar que hay otras maneras de actuar, que lo que no se puede no es porque no, sino por este o aquel otro motivo, pero especialmente porque hay otra/s persona en cuestión. Poner los puntos es un necesario y deliberado acto de amor, de responsabilidad ética y pedagógica de un/a adulto/a que se hace garante por el otro/a, pero especialmente por el futuro y no solo culpabiliza retrospectivamente con el castigo como única solución. Los límites que ayudan a crecer, son muchas veces incómodos y no gozan de “buena prensa” pero se sostienen en la idea de una autoridad como relación siempre en construcción y no reducida a los efectos del temor, o de la demagogia condescendiente. Nuestra democracia requiere de la reconstrucción del límite como organizador y de la efectiva sanción en el caso de su transgresión, tanto para subjetivar en lo singular como para marcar la cancha y hacer funcionar las reglas en lo plural.

Necesariamente esta pandemia debe interpelar nuestra capacidad de discernir entre lo urgente y lo importante, entre suspender para cuidarnos con la mira siempre puesta en el reencuentro de cuerpo presente, el modo más eficaz y tan necesario de escolaridad. Es una oportunidad para redefinir contratos entre las familias y la institución escolar. Debe permitir que quienes somos adultos/as asumamos esa posición en una sociedad y época que nos suele seducir con alteraciones en donde hay adultos/as que se suelen infantilizar, pero también se adultizan las infancias o adolescencias.

Ubicar las cosas en su lugar requiere, por un lado, que los adultos/as no antepongamos nuestra vulnerabilidad a la de quienes requieren de nuestra disponibilidad, es decir, nuestros/as hijos/as y estudiantes y, por otra parte, se trata de aprender y enseñar a postergar el deseo individual cuando debe imperar el cuidado del bienestar general, que sin duda es un modo de proteger la emoción y subjetividad, pero más que nada de reponer un imperativo pedagógico de la solidaridad.

Fuente: Gabriel Brener, Especialista en Gestión y Conducción del Sistema Educativo (FLACSO), Licenciado en Ciencias de la Educación (UBA), ex-subsecretario de Educación nacional (2012-2015), para https://www.tiempoar.com.ar

Mochilas sanitarias

0

El ministro de Educación de la Nación, Nicolás Trotta,  entregó en Tucumán mochilas técnicas del Programa Nacional de Formación de Enfermería (PRONAFE), destinadas a estudiantes de esa carrera. Además, firmó un convenio para la construcción de jardines de infantes y obras de infraestructura educativa. 

El funcionario fue recibido por el gobernador de Tucumán, Juan Manzur, y el ministro de Educación provincial, Juan Pablo Lichtmajer, con quienes mantuvo reuniones y lo acompañaron en las diferentes actividades programadas en la agenda. “Este año con el PRONAFE vamos a distribuir 18 mil mochilas en todo el territorio argentino y, al mismo tiempo, tomamos otra decisión muy importante: fortalecer las becas Progresar para acompañar las trayectorias educativas de todas aquellas y aquellos que decidan estudiar la carrera de enfermería. En Tucumán la cantidad de inscriptos creció en un 76% en comparación con el 2020, lo que habla de una Argentina que se quiere poner de pie. La inversión aumentó en 163%, lo que implica más de 27 mil millones de pesos”, señaló.“Nuestro país -prosiguió- tiene una deuda con el Norte Grande que nuestro Gobierno asume como un desafío que tenemos que resolver en esta década. Por eso, en nuestra agenda educativa, cada vez que tenemos que trazar una prioridad, miramos a las provincias del Norte porque es ahí donde la escuela y el sistema educativo son la principal institución en la construcción de la igualdad. Hoy estamos dando un paso entre todas y todos, y debemos seguir hermanados y hermanadas en el desafío de construir esa Argentina que soñamos”.“Todas las argentinas y todos los argentinos tenemos que agradecer cada noche a las y los trabajadores de la sanidad: enfermeras, enfermeros, médicas y médicos que han puesto su vida, que han postergado horas de familia, horas de sueño, en un momento de absoluta incertidumbre», agregó.Por su parte, Manzur destacó que “el presidente dice que la Argentina es un país federal. El equipo que lo acompaña hace honor al federalismo. Todas las semanas nos sentimos acompañados por referentes de distintas áreas del Gobierno. Esto habla a las claras de que es una decisión política del presidente. Una vez más tenemos la presencia en Tucumán del ministro de Educación Nicolás Trotta que vino a trabajar con nosotros. Una jornada donde se coordinan acciones en áreas de educación y salud en el marco de un tiempo difícil, de una pandemia que afecta al mundo”.Sobre la evolución de la situación epidemiológica, el gobernador afirmó que “siempre la analizamos. Antes lo hacíamos cada 15 días, luego una vez a la semana y hoy el monitoreo de la situación epidemiológica se hace día a día. Evaluamos cómo se dan las circunstancias en el marco de una segunda ola, con cepas que cambiaron y a raíz de distintas variaciones”. Sobre posibles nuevas medidas, sostuvo que “no hay que descartar absolutamente nada. Obviamente, en la medida que podamos seguir  con las clases dentro de ciertos parámetros establecidos por el Gobierno nacional con los que nosotros estamos totalmente de acuerdo. Si en algún momento salimos de los indicadores, no tendremos dudas que en el acto tomaremos las decisiones para no poner en riesgo a los chicos”.De manera representativa, se repartieron mochilas para 100 alumnas y alumnos con lo que se dará inicio a la posterior distribución de 1000 dispositivos a estudiantes de las carreras de Enfermería de los 13 anexos de la provincia.Las mochilas incluyen un estetoscopio; un termómetro; un oxímetro; una linterna clínica; un reloj analógico; un lazo para la extracción de sangre; anteojos de seguridad; una tijera de Lister para cortar vendas y ropa; guantes de látex; un descartador de agujas de bolsillo; un tensiómetro; una cinta obstétrica; una cinta para perímetro cefálico; una caja de curaciones completa; entre otros elementos.Junto con Trotta estuvieron presentes: el secretario general adjunto de la Federación de Asociaciones de Trabajadores de la Sanidad Argentina (FATSA), Héctor Daer; el director ejecutivo del Instituto Nacional de Educación Tecnológica (INET), Diego Golombek; la subsecretaria de Educación Social y Cultural, Laura Sirotzky; y el coordinador del PRONAFE, Gabriel Muntaabski. Por el lado de Tucumán, participaron de la entrega el secretario general de ATSA y legislador, Reneé Ramirez; autoridades nacionales y provinciales; docentes y alumnos.En materia de infraestructura escolar, se firmó el contrato con la provincia por la ejecución de 15 obras jardines de infantes que se iniciarán en junio/21 en el marco del Plan Federal de Escuelas de Nivel Inicial: 10 ampliaciones que implicarán 52 nuevas salas para 11 localidades tucumanas y 5 nuevos establecimientos. El Gobierno nacional transfirió a la provincia $458.514.160 a fin de garantizar el derecho a la educación de 2600 niñas y niños. Además, a esta inversión se suman los avances de 2020: 8 obras terminadas, 8 en ejecución, el reinicio de 3 obras paralizadas y la ejecución de 97 obras menores como parte del fondo COVID, con un financiamiento de $121.440.100. Por otro lado, se licitarán entre este mes y el próximo 80 obras por un monto de 2.700 millones de pesos como parte del convenio suscripto con la provincia en enero pasado, cuyos departamentos beneficiados  son: Alberdi, Bella Vista, Burruyacú, Capital, Chicligasta, Cruz Alta, La Cocha, Leales, Monteros, Río Chico, Simoca, Tafí Viejo y Trancas.Trotta recorrió el Centro de Vacunación de San Miguel de Tucumán destinado al personal auxiliar del Ministerio de Educación; y la Fundación María de los Ángeles, que ofrece asistencia integral para las víctimas de Trata de Personas, además de recibir denuncias y brindar asesoramiento a familiares. Allí, Trotta y equipo fueron recibidos por la presidenta de la Fundación, Susana Trimarco.
Fuente: www.argentina.gob.ar educacion

Recent Posts