Chicos de 13 a 18 años de colegios bilingües y countries de Argentina fueron invitados a participar, en Semana Santa, del torneo internacional de fútbol sudamericano organizado por la World Soccer Cup (WSC) Miami, en el Kendall Soccer Park del Tropical Park Stadium. Uno de los máximos atractivos es que asistirán veedores universitarios y de la agencia The Prospect Farm, para elegir a los mejores y ofrecerles becas deportivas para cursar estudios en USA. 

El promotor de la iniciativa es el ex árbitro Jorge Ferro, integrante del Comité Consultivo de Deportes del consulado argentino en Miami, quien además lidera un proyecto de centro de alto rendimiento y academia de fútbol para chicos desde 11 años en la ciudad del sur de Florida, una de cuyas finalidades consiste en prepararlos para constituir semilleros de edad más temprana que posteriormente abastezcan de noveles talentos del balompié a la liga universitaria y, en los casos más destacados, terminen siendo absorbidos por la superliga profesional de soccer de USA. Precisamente, la MLS transita una etapa en la que necesita cobrar una altura internacional que la ponga a tiro de las más competitivas, como la europea o la misma sudamericana, cuando faltan apenas 7 años para el Mundial que organizará junto con los vecinos de América del Norte. Las cadenas globales de televisión ya están tomando posición y los sponsors top del otro lado del Atlántico, como Adidas y Coca Cola, presionan para que el soccer levante la puntería y se sitúe a la altura de los máximos acontecimientos regionales en audiencias, como el Super Bowl del fútbol americano, la MLB de béisbol y la NBA del básquet.La World Soccer Cup (WSC) Miami convocó a chicos de 13 a 18 años que participan en las ligas intercountries y colegios bilingües de Argentina para inscribirse en el Mundialito latinoamericano de fútbol que organiza, a disputarse del 15 al 20 de abril de 2019 (Semana Santa) en el Kendall Soccer Park, del Tropical Park Stadium del sur de Florida, USA, en el que también confirmaron que intervendrán equipos de Brasil, Costa Rica y Guatemala.  

Serán 48 las formaciones que tomarán parte (16 por cada una de las 3 divisiones por rango de edades), con un total de 960 jugadores, más los entrenadores, árbitros y médicos que los acompañan.

Jugarán como mínimo 4 partidos por elenco, y simultáneamente los asistentes dispondrán de acceso a 3 eventos de integración y un torneo de habilidades abarcativo a todos los participantes, lo mismo que a los equipos de entrenamiento.

Tanto el pasaje aéreo como el costo del programa completo de actividades están a cargo de los asistentes.

El pax completo comprende:

8 días de alojamiento en el Best Western Plus,

la totalidad de las comidas,

transporte entre el aeropuerto y el hotel en la ida y la vuelta,

traslados diarios entre el hotel y el complejo deportivo,

excursiones en el tiempo de descanso y

shopping en el centro comercial Dolphin.

Las jornadas de entrenamiento, clínicas y competencias tendrán lugar en el Kendall Soccer Park desde el lunes 15 al viernes 19, mientras que el sábado 20 se jugarán las finales de los torneos, se hará la premiación y el cierre con la cena de despedida, para emprender el regreso el domingo 21.

Escuela de fútbol/soccer, una actividad hasta ahora poco conocida en USA.

Uno de los mayores atractivos para las delegaciones será la presencia veedores de las universidades y de una agencia de reclutamiento de deportistas (The Prospect Farm) que elegirán a los jugadores más destacados para aplicarlos a las distintas becas dentro de los niveles de NCAA, NAIA, NJCAA (equivalentes a las divisiones A, B y C del fútbol argentino) para que sean inscriptos en las carreras de altas casas de estudio del País del Norte.

La liga universitaria funciona como una de las mayores canteras de elementos jóvenes para la Major Soccer League (MSL) de USA, que por falta de desarrollo de las divisiones inferiores necesita también nutrirse de las escuelas de fútbol sudamericano que se diseminan a lo largo y ancho del amplio territorio.

Es así como todos los años la MLS realiza un draft para que los 23 equipos profesionales que por ahora la componen puedan fichar a los talentos emergentes del fútbol universitario, que seleccionan entre más de 50 mil aspirantes, muchos de los cuales provienen de otros países.

Para el más de un millar de universidades que hay en todo USA, la aptitud deportiva está imbricada a la formación académica, y por ello la política que aplican en las currículas consiste en estimular, a través de las becas, incluso combinadas, los altos rendimientos tanto en una como en la otra, o en ambas a la vez.

La formación de semilleros es uno de los desafíos que afronta el fútbol de USA, denominado soccer para diferenciarlo de la popular cuna de Super Bowl, el homónimo norteamericano que se disputa con cascos y balón ovalado. Tiene por delante los 7 años, hasta el Mundial 2026 que organizará junto a Canadá y México, para ir acercándose al modelo de las grandes ligas europeas, como la española o la italiana.

A mediados de 2017, con el patrocinio de la telco Blü Products, el club español Valencia abrió 2 escuelas de fútbol, en Nueva York (la imagen) y Miami.

La millonaria adquisición de figuras consagradas como Gonzalo «Pity» Martínez o Ezequiel Barcos, o la contratación de técnicos de renombre como Gerardo «Tata» Martino y Guillermo Barros Schelotto, pretende jerarquizar los espectáculos de la MLS, a los cuales ya asisten más de 70 mil personas en cada partido.

Actualmente, la principal liga estadounidense de soccer regula los contratos y pone topes, salvo en contadas ocasiones, en que autoriza contrataciones por montos superiores, pero en todo caso, el atractivo que ofrece a los talentos de otras latitudes, sobre todo de Sudamérica, es oficiar de vidriera para saltar el Atlántico y la seguridad de que los contratos son cumplidos en tiempo y forma.

El potencial económico y de puente a las demás ligas de soccer del mundo lo constituye la pujante irrupción de las cadenas televisivas globales, como ESPN, FOX Sports, Univision, TSN y TVA Sports, y de sponsors del fútbol internacional de la talla de Adidas y Coca Cola, junto a otras inclinadas más al continente americano, como The Home Depot, AT&T, Continental y Wells Fargo, entre los principales auspiciantes.

La expansión en marcha trae consigo la necesidad de crear las condiciones para desarrollar las escuelas de futbolistas a más temprana edad que el actual punto de partida de 16.17 años, como el que determina la cantera universitaria.

La deficitaria formación de las que en otras latitudes se conocen como divisiones inferiores constituye, de algún modo, el punto débil para la expansión for export del popular deporte en USA.

Las enormes distancias entre los estados y los costos que representarían para los clubes trasladar nutridas delegaciones de jóvenes para disputar torneos de divisiones menores desalentaron el desarrollo interno de talentos. 

Y, por idéntica causa, tampoco las academias que existen en toda la vasta geografía alcanzan nivel competitivo más allá de su radio de acción subregional. Ese es el motivo por el cual se depende, en gran medida, de los semilleros locales de las universidades, que sí trascienden fronteras en las competencias.

Uno de los organizadores de la World Soccer Cup Miami, el ex árbitro argentino que dirigiera varios proyectos de escuelas de fútbol en el sur de Florida, Jorge Ferro, precisamente lidera a tal efecto un megaproyecto de construcción en Miami de un centro de alto rendimiento dedicado al fútbol, con capacidad para 80 chicos de hasta 15 años.

La organización ofrecen detalles más completos en  www.ryve.com o en 2201 NW 110th Ave.– Miami – Florida – 33172 – USA Te: 1(949)562-8833, info@ryve.comjfsoccerinfo@gmail.com y www.jfsoccerusa.com/acebook2TelegramLinkedInCompartir

Fuente: Rubén Chorny para https://www.urgente24.com

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deje su comentario
Por favor ingrese su nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.