En la segunda jornada del paro de 48 horas convocado por la la Confederación de Trabajadores de la Educación de la República Argentina (CTERA) al que adhirió el Frente de Unidad Docente Bonaerense (FUDB) en el marco de la insistencia del gobierno de María Eugenia Vidal con un incremento del 15%,  el ex ministro de Educación bonaerense, Mario Oporto, analizó la situación actual de esa cartera; opinó sobre los recortes y evaluó el rol de los gremios.

¿Cómo ves la educación en Argentina?

-La veo mal, como veo mal al conjunto del Gobierno. En el caso educativo, han reducido su proyecto a combatir a los representantes de los docentes. Pensaron que su éxito en la educación era quebrar a los gremios; pusieron toda su energía en denostar a los representantes gremiales, pasando todos los límites que la democracia tolera. Creen que es una guerra contra ellos, un combate. Más allá de eso, no se vio una sola política interesante. Evaluaron, y uno esperaba que a partir de la misma iban a salir con una batería de propuestas fuertes de renovación de la educación; pero se están limitando a recortar y a controlar y no a desarrollar un proyecto educativo para la Nación y para las provincias.

“Han reducido su éxito (en materia educativa) a combatir a los representantes de los docentes”

¿Y qué diagnóstico haces de la provincia de Buenos Aires?

-En la provincia de Buenos Aires la veo mal porque atacan a los gabinetes multidisciplinarios, atacan a las Escuelas Técnicas, a la Formación Profesional; desconfían de los docentes, porque desconfían de los trabajadores; cierran escuelas rurales, de islas y de adultos. Desconocen lo que es la provincia de Buenos Aires, en general la dirige gente que ha vivido afuera casi toda su vida. Toda reforma que intentan hacer, incluso aquellas que son necesarias, lo hacen con el argumento de que frente a ellos tienen un colectivo de profesionales incapaces, deficientes, aprovechadores y vagos. Son muy peyorativos con la profesión docente. Malos diagnósticos, poco conocimiento, pésima ideología y las tres cosas juntas, lo que hace un mal resultado.

“Atacan a los gabinetes multidisciplinarios, atacan a las Escuelas Técnicas, a la Formación Profesional. Desconfían de los docentes”

Respecto del conflicto paritario, Vidal continúa insistiendo con el 15%, ¿te parece que es justo?

– Es un despropósito, es una barbaridad. Desde principio de año que viene proponiendo lo mismo, la paritaria todavía está abierta y estamos recomenzando las clases después de las vacaciones de invierno. Nunca en la provincia de Buenos Aires ocurrió que no se cerrara un acuerdo con los docentes en abril, acá han llegado a julio. Acá lo que quieren es desconocer la paritaria, que se diluya, que se termine, no soportan los derechos de los trabajadores. El símbolo de ello fue que ofrecieron un 15% el día que anunciaron que el transporte aumentaba un 30%, con eso está todo dicho. El mito que si discutimos con los chicos en el aula es mucho mejor, se derrumbó: los chicos están en el aula hace meses y los gremios no son convocados y cuando son convocados utilizan un método totalmente perverso que es el de ofrecer siempre lo mismo.

“Ofrecieron un 15% el día que el transporte aumentaba un 30%, con eso está todo dicho”

Desde el Ejecutivo argumentan que ofrecen el 15% porque no quieren prometer números que después no puedan pagar, por tu experiencia en la Provincia, ¿Consideras real que no pueden ofrecer más?

-Gobernar es discutir en dónde uno pone la plata. Hacer política es decidir a dónde pone uno el dinero. Con el mismo argumento que encuentran para no seguir bajando las retenciones al campo -porque según el Presidente es un impuesto poco inteligente porque si le quitamos dinero al campo eso va a bajar las exportaciones y eso va a reducir la recaudación de la Argentina- también hay un razonamiento de la misma manera para la educación. SI no hay dinero, no hay dinero para nadie. Lo que ellos creen es que la docencia vale poco. Si la Gobernadora Vidal llamó a voluntarios para reemplazar a los docentes es porque cree que esa profesión la puede ejercer cualquiera y si la puede ejercer cualquiera, esa profesión en su consideración no vale demasiado. Entonces lo que no tiene es voluntad, no dinero. Sino uno busca los recursos posibles, tal vez afectando a otro sector; pero ellos eligieron combatir a los gremios docentes.

“Ellos (Gobierno provincial) creen que la docencia vale poco”

En las últimas semanas desde el Gobierno bonaerense anunciaron recortes en la Educación Técnica y también en los equipos de Orientación, ¿qué análisis político haces de estas decisiones?

-La concepción que tienen de la educación es la de una clase social que no conoce otra realidad que la escuela privada. Como es una clase social históricamente egoísta, a la cual si a ella le va bien le interesa muy poco cómo le va al resto,  aquellos sectores que no pueden pagar una escuela privada es poco lo que les interesa. La educación técnica va acorde con el proyecto de país. Cuando en los noventa no hubo un proyecto de una argentina industrial, sino de servicios y que dependiera de exportaciones agrarias, la educación técnica e industrial desapareció. Después fue recuperada atrás de un modelo industrializador. Por otro lado, menosprecian mucho el trabajo que se hace desde los gabinetes que en las zonas más vulnerables son imprescindibles. Ese modelo no les interesa y tienen una mirada peyorativa. Además creen que hay que ahorrar y la educación es un buen lugar para hacerlo.

“Creen que hay que ‘ahorrar’ y que la educación es un buen lugar para hacerlo”

Los gremios docentes de la Provincia desde marzo están en tensión con el Ejecutivo y vienen desarrollando diferentes medidas de fuerza para lograr un acuerdo salarial y en defensa de la escuela pública, ¿Cómo evaluás su accionar y el rol que están desempeñando?

-Los gremios son gente honrada. Nunca tuve con un gremio una situación difícil vinculado a arreglos espurios, a malas conductas, patoteadas, o extorsiones.  Son gente hornada que ha pasado por la docencia, la mayoría de sus dirigentes han sido de larga trayectoria educativa, conocen mucho el sistema. En el caso de su relación con el Gobierno actual, han tenido una inmensa responsabilidad. Acataron el pedido público que los medios de comunicación fomentaron que era discutir con los chicos en el aula y desde que frenaron las huelgas, no los llamaron a discutir más, entonces tienen que recurrir al paro nuevamente que es en el único momento que los escuchan y ahora los denostan por eso. Los gremios están actuando como deberían hacerlo, y con una prudencia tal que incluso corren el riesgo político de ser criticados por sus propias bases.

“Los gremios son gente honrada, nunca tuve con un gremio una situación difícil”

Fuente: Diagonales