Un paro inducido

La Unión de Trabajadores de la Educación convocó a una huelga el jueves 24/8/17 en rechazo de la oferta paritaria de la Ciudad, a la que calificaron como una de las “más bajas del país”. También advirtieron una “reducción sistemática” del presupuesto educativo porteño.
Los docentes agrupados en la Unión de Trabajadores de la Educación (UTE), uno de los gremios mayoritarios en la Ciudad de Buenos Aires, rechazaron la oferta salarial del 21,5 por ciento que les ofreció el gobierno porteño y convocaron a un paro para el próximo jueves 24/8/17. “Este aumento es claramente inferior al incremento del costo de vida que reconoce el propio Indice de Precios Ciudad. La ciudad más rica del país continúa ofreciendo uno de los aumentos salariales más bajos”, dijeron los docentes que piden un 25 por ciento de aumento salarial por 2017, más un 10 por ciento de ajuste por la pérdida de poder adquisitivo de 2016.

La decisión la tomaron en un plenario del que participaron alrededor de 580 delegados de las escuelas y aprobaron por “amplia mayoría” rechazar la propuesta paritaria y llamar a un paro de 24 horas. El plan también prevé un “mandato de lucha” a nivel nacional, que será elevado al congreso de Ctera.

Los docentes aclararon que el aumento por debajo del incremento al costo de vida genera “que cada semana decenas de miles de estudiantes pierdan días de clases porque no alcanzan los docentes para cubrir los cargos vacantes”. Además de rechazar la oferta paritaria, los docentes advirtieron “la reducción sistemática del presupuesto educativo” porteño que, según indicaron desde el gremio, bajó del 30 al 18 por ciento en los últimos años y provocó la falta de vacantes.

“Esas mismas restricciones presupuestarias también generan la pérdida de clases por los graves problemas edilicios y de infraestructura escolar”, aclararon desde UTE, que participará de la marcha de esta tarde a Plaza de Mayo para reclamar la aparición con vida de Santiago Maldonado.

Los docentes también exigieron la derogación de la Resolución 2307/17 que dejó a los maestros de idiomas por fuera del Estatuto Docente y la estabilidad de los docentes de Educación Secundaria y de los planes socioeducativos. También rechazaron la “reforma inconsulta y mercantilizante” que el Gobierno planea llevar a adelante en la secundaria y el Plan Maestro, el programa de formación y capacitación docente al que le adjudicaron “la reducción y mercantilización” de algunas áreas de Educación Especial.

Fuente: www.pagina12.com.ar

Deja un Comentario

Los campos requeridos estan marcados con *