Obras para construir más aulas

El impacto de la Asignación Universal por Hijo en la escuela media se verifica en más cantidad de nuevos alumnos y en mayor presentismo, según un estudio del Ministerio de Educación. Esto exige más establecimientos. Plan de 240 millones de pesos para obras.

“La Asignación Universal por Hijo ha incrementado la cantidad de estudiantes en las escuelas medias. La cifra que manejamos es de 120 mil nuevos estudiantes. Existe un triple efecto detrás de la Asignación. Incide en la cantidad de nuevos alumnos en las escuelas, también hay un mayor presentismo y evita la deserción. Actualmente estamos defendiendo el 82 por ciento de escolaridad media, eso exige la construcción o ampliación de una mayor cantidad de establecimientos, sobre todo secundarios y de primera infancia”, afirmó a Página/12 Alberto Sileoni, ministro de Educación de la Nación. Según el Programa de Mejoramiento del Sistema Educativo (Promedu), el Gobierno destinará 240 millones de pesos en 2012 y 2013 para la ampliación de escuelas existentes. Esto equivale a 95 proyectos en todo el país, de los cuales 36 se explican por el crecimiento de la matrícula a partir de la AUH.

El Promedu se divide en dos subprogramas: uno es manejado por el Ministerio de Planificación, encargado de construir nuevas escuelas, y otro que es gestionado por Educación, abocado a realizar ampliaciones y refacciones en escuelas. También distribuye recursos en concepto de libros, equipamiento y útiles. Los fondos surgen del Banco Interamericano de Desarrollo y aportes de la administración nacional. Actualmente está en funcionamiento el Promedu II, que se extiende en todo el país. Su presupuesto es equivalente a 200 millones de dólares, de los cuales el 25 por ciento está destinado a la ampliación de escuelas.

El convenio firmado por Educación, que es al que adhieren las distintas jurisdicciones, prevé financiar la adecuación, reparación y ampliación de escuelas en los niveles primarios y secundarios, “que atienden prioritariamente a los alumnos en condiciones de pobreza, a fin de dar cuenta de las necesidades del sistema educativo generadas por el aumento de la matrícula surgida de la implementación de la AUH, la adecuación de edificios en función de los cambios en el ciclo, producto de la Ley de Educación Nacional, y la aplicación de la modalidad de jornada escolar extendida”.

A partir de la aplicación del Promedu II, el Ministerio de Educación tiene la posibilidad de medir el grado de impacto de la AUH en la infraestructura escolar. Según lo establecido en el convenio, el Estado nacional asigna un cupo determinado a cada una de las provincias en función de un indicador de Necesidades Básicas Insatisfechas, sumado a la información que surge de la matriculación en cada una de las provincias. Luego, el programa requiere la adhesión de las jurisdicciones. Es decir, una vez asignado el cupo, son las provincias las que elevan un pedido de ampliación o refacción a la Nación, en función de sus proyecciones por el incremento de la matrícula. “El objetivo es que todos hagan sus pedidos. Si hay alguna jurisdicción que no participa, se reasignan los recursos”, explicó a este diario uno de los administradores del programa. Del Promedu II, solamente Chubut y Neuquén no han formalizado pedidos de ampliación de escuelas.

Del total de 95 proyectos en todo el país, la provincia de Buenos Aires realizará 20 obras de ampliación de escuelas, todas producto del incremento de la matrícula generada por el impacto de la AUH. En total recibirá 47,6 millones de pesos. La provincia de Santa Fe realizará siete proyectos, uno adjudicado a la AUH y los otros a la aplicación de la jornada extendida. En total, la provincia gobernada por el socialista Antonio Bonfatti recibirá 24,4 millones de pesos. En Formosa se realizarán cuatro ampliaciones por un incremento de la matrícula explicada por la AUH, por un total de 7,4 millones de pesos. Y en Jujuy se solicitaron cuatro proyectos, tres por la incidencia de la AUH y uno por la jornada extendida, por un total de 10,2 millones de pesos.

En Salta se realizarán ocho ampliaciones, la mitad por efectos de la AUH y el resto por la aplicación de la jornada extendida, por un total de 17,8 millones de pesos. Por ejemplo, en esta jurisdicción habrá establecimientos secundarios que incrementarán su matrícula de 198 a 313 alumnos, un aumento de 58 por ciento. También hay un caso donde se proyecta el alza de la matrícula en 115 por ciento, al pasar de 102 a 220 alumnos.

La ciudad de Buenos Aires, gobernada por Mauricio Macri, quien suele decir que la Nación no destina recursos a su jurisdicción, solicitó cuatro obras, de las cuales dos se explican por la incidencia de la AUH. En total recibirá 6,1 millones de pesos para la ampliación y refacción de escuelas. Además tiene la posibilidad de recibir (depende de si lo ejecuta o no) otros 9,6 millones de pesos del Promedu II en concepto de libros, equipamiento multimedia, laboratorios, transferencias y otras obras.

“La distribución de los 120 mil nuevos alumnos tiene que ver con las mayores necesidades de algunas provincias. En este sentido, la AUH incidió de manera más fuerte en el Norte grande y el conurbano bonaerense. Pero hay que ver el tema más allá de lo cuantitativo. Los últimos que se incorporan a la escuela son los más carenciados. Por eso la AUH nos habla de una dignidad renovada en los colegios. Hay mejores condiciones materiales, la mochila de los chicos es menos flaca y esto ha permitido recuperar la clase de plástica, por ejemplo. La incidencia de la AUH también tiene que entenderse junto a otras medidas como los 45 millones de libros distribuidos o los dos millones de netbooks”, explicó Sileoni a este diario.

Fuente>: Sebastián Premici para www.pagina12.com.ar y spremici@pagina12.com.ar

Deja un Comentario

Los campos requeridos estan marcados con *