Al aula, más equipados

Este año, 91 profesores de matemática, física, química y biología de escuelas medias, mayormente porteñas y del conurbano, completaron el curso “Entrenamiento de docentes para el uso efectivo y desarrollo de recursos informáticos en el aula”, dictado en la Facultad para aprovechar las herramientas digitales disponibles en el aula a partir del plan Conectar Igualdad.

“Hoy sabemos que hay un problema serio con la enseñanza de la ciencia y si todos podemos trabajar y tratar de avanzar en esto, es muy positivo”, destacó el decano Jorge Aliaga, al presidir la entrega de diplomas a profesores del secundario que aprobaron el curso dictado en nuestra Facultad para aprovechar las herramientas digitales disponibles en el aula a partir del plan Conectar Igualdad. La ceremonia realizada el viernes 29 por la mañana en el Aula Magna del Pabellón II, había comenzado en el playón central, con la exposición de pósters de los trabajos finales.

Un total de 91 profesores secundarios de matemática, física, química y biología completaron este año el curso “Entrenamiento de docentes para el uso efectivo y desarrollo de recursos informáticos en el aula”, a cargo de Silvina Ponce Dawson y Cristina Caputo, ambas profesoras del Departamento de Física de Exactas, con la coordinación de Guillermo Mattei, también integrante de ese Departamento. La iniciativa comenzó en el 2011, y ya duplicó el número de asistentes, quienes participaron de cuatro encuentros de entrenamiento obligatorios y uno optativo en la Facultad, los sábados de 9.00 a 13.00.

Ante la consulta de cómo surgió la idea de este curso, Ponce Dawson, respondió: “El departamento de Física ya tiene una tradición de hacer cursos para docentes secundarios. En el 2010, desde educ.ar (el portal educativo del estado argentino) se le pidió a Diego Mazzitelli (profesor del Departamento de Física) material que se llama recurso de uno a uno de física, que permitiera usar alguna tecnología informática. Luego se hizo un pequeño curso con algunos docentes y ahí se detectó la necesidad de hacer un entrenamiento de los profesores para que le perdieran un poco el miedo a la computadora y le sacaran el mayor jugo posible”.

En el 2011 hubo un llamado del voluntariado universitario específico para Conectar Igualdad y “presentamos nuestro proyecto de hacer un curso para los profesores secundarios con la característica de que hubiera un ayudante -que son en general estudiantes de la facultad-, cada tres profesores del secundario. Un curso con mucha ayuda persona-persona”, agregó Ponce Dawson.

Los asistentes fueron en su mayoría profesores de secundarios porteños y del conurbano, aunque no faltaron algunos casos que provinieron de sitios más lejanos como Chascomús. “Habíamos visto que por más que se colgara de la página educ.ar material sumamente detallado para indicarle qué hacer, no había nada mejor que acompañar al profesor e indicarle”, indicó Ponce Dawson y enseguida detalló: “Queríamos que ellos vinieran con su netbook para familiarizarse en su uso”.

Ecos del curso

“Teniendo en cuenta que somos profesores del secundario de cuarenta y tantos años, a quienes el tema de la tecnología nos supera un poco, meternos en este campo fue muy positivo”, dijo Marisa Ferrari de la Escuela Media Nro.1 de Hurlingham, poco antes de recibir el diploma del curso. Por su parte, Liliana Budiño de la Escuela Técnica Nro. 1 de Ituzaingó, señaló: “Aprender programas específicos en mi área -soy profesora de química-, me resultó muy valioso. Al compartirlo con otros compañeros, la propuesta se multiplica”.

Cambios inesperados generó este curso en aulas de Hurlingham, donde Silvia Vargas es docente, y puso en práctica algunos de los conocimientos recibidos. “Ya tuve una experiencia en la clase con el uso de los celulares. Se trata –señaló- de aplicar un programa del juego Angry Bird (que le sirve para ver funciones cuadráticas en matemáticas, entre otros usos). Antes yo decía a los chicos: ‘Guarden el celular’. Ahora, los sorprendo cuando les propongo: ‘Saquen el celular’”.

También de Hurlingham, Viviana Mateo, docente de matemática y física de la Escuela Media Nro. 1, remarcó que “es importante el hecho concreto de que los alumnos puedan utilizar las netbooks con un propósito que no sea sólo escuchar música o entretenerse con los juegos”.

Para Susana Santucci, docente de matemática de Vicente López, “hoy los chicos están muy copados con las máquinas que tienen sobre el escritorio y si nosotros no las usamos, no podemos trabajar”. Stella Basso, consideró que se debe aprovechar el momento de entusiasmo cuando los estudiantes reciben las netbooks. “Tengo alumnos a quienes les dieron las máquinas el año pasado y hoy las dejan en la casa porque las tienen bloqueadas o porque dicen que les pesa mucho. Es decir, hay que agarrarlos ni bien se las entregan, porque luego pierden el gusto”, advirtió.

Mirta Oppenlander, docente de Morón felicitó a los capacitadores por el trato personalizado y su paciencia porque “no estamos acostumbrados a ser alumnos”, sonrió. “Es impresionante la buena predisposición de los ayudantes porque uno teme tocar algo mal y desarmar la computadora”, destaca Sandra Morales, docente con cargo jerárquico en San Miguel y José C. Paz., quien espera trasmitir lo aprendido en el curso a sus colegas de esas escuelas.

Por este año, no se dictará nuevamente el curso. En el futuro esperan agregar otras áreas, además de matemática, física, biología y química. “Esperamos poder crecer y que se pueda sistematizar”, sugiere Ponce Dawson.
Fuente: Cecilia Draghi para www.exactas.uba.ar

Deja un Comentario

Los campos requeridos estan marcados con *