Una prórroga para ganar tiempo, por Agustín Saavedra

El Consejo Superior de la Universidad de Buenos Aires renovaría mañana (11/7/12) por seis meses las designaciones de los 642 profesores mayores de 65 años afectados por las cesantías. La UBA espera que antes de fin de año haya un fallo judicial. El reclamo de los gremios docentes.

La Universidad de Buenos Aires está en condiciones de prorrogar las designaciones de los 642 docentes amenazados por los retiros forzados que en principio pretendía efectuar el Rectorado. Son profesores mayores de 65 años que tienen derecho, por ley, a optar por seguir enseñando hasta los 70. La UBA, que desconoce esa norma y se ampara en su autonomía, iba a darles la baja a principio de año pero, ante los reclamos de todo el arco gremial y la comunidad académica, terminó concediendo una prórroga. Esa prolongación de las designaciones concluye a fin de mes, por lo que mañana el Consejo Superior reglamentaría una nueva extensión, que se haría efectiva hasta fin de año. Consultados por Página/12, los gremios docentes evaluaron la medida de modo positivo, pero no dejaron de señalar sus disidencias e insistieron con el reclamo de fondo. La Asociación Gremial Docente (AGD) anunció una marcha al Rectorado para acompañar desde afuera la sesión del Consejo.

La Facultad de Ciencias Sociales y el Ciclo Básico Común (CBC) son las unidades de la UBA más afectadas por este conflicto. Según datos de las autoridades de Sociales, cerca del 20 por ciento de sus cátedras quedarían desmanteladas en caso de avanzar la política del Rectorado. La conducción de la UBA argumenta que los retiros de los profesores están fijados en el estatuto de la universidad, que establece los 65 años como edad tope para ejercer la docencia. Los gremios dicen que el estatuto –vigente desde 1958– entró en contradicción con la ley nacional de jubilaciones docentes de 2009, que habilita el derecho a optar por quedarse en los cargos cinco años más. La discrepancia llevó a la judicialización del conflicto.

La Comisión de Enseñanza del Consejo Superior aprobó un despacho en favor de volver a prorrogar las designaciones de los docentes afectados. Mañana sesionará el pleno del Consejo y se espera una resolución en este sentido. Es “una solución de transición –dijo una fuente del Rectorado–. Porque lo ideal es que tengamos un pronunciamiento de la Justicia para fin de año, así podremos saldar la cuestión de fondo”. Pero, hasta que eso no suceda, “nosotros estamos garantizando que no se afecte ningún derecho potencial”, sostuvo.

“Está claro que con la UBA no compartimos la visión de fondo –dijo el secretario gremial de Feduba, Federico Montero–. La UBA no se atiene a acatar la ley, que es lo que corresponde y lo que hicieron todas las universidades del país. Sin embargo, en virtud de las distintas medidas gremiales que hubo, ha ido emparchando la situación.” En este sentido, el titular de Aduba, Daniel Ricci, dijo que “con seguridad se garantizará la continuidad de los docentes que fueran originalmente nombrados hasta el 31 de julio”.

El titular de la AGD, Santiago Gándara, manifestó que “si bien la prórroga es un paso, hay otros reclamos puntuales, hay algunos compañeros que están quedando afuera”. Gándara señaló que reclamarán por la extensión de las designaciones hasta marzo de 2013, “y no a diciembre de este año, como pretende el Rectorado”. Pedirán además por “la incorporación de los docentes que ya fueron cesanteados, tenemos casos en Arquitectura, Medicina, Ingeniería, Derecho y el CBC”. La AGD aspira a que “a los docentes que tienen más de 70 años se les prorroguen sus cargos también hasta marzo de 2013, para darles un tiempo para que inicien su jubilación y puedan cerrar su ciclo académico”.

Para Montero, la discusión de fondo tiene que ver con la “estabilidad docente”. “En un contexto en que se aprobó la carrera docente a nivel nacional, vamos a redoblar la campaña para comenzar a discutir la carrera docente en la UBA, comenzando por los auxiliares, que son el eslabón más débil de esta cadena”, dijo. Por su parte, Ricci consideró que, dado que “los cargos interinos se renuevan por año o por seis meses, esta nueva prórroga es una medida que contempla tanto lo que estipulaba la universidad como lo que planteaban los gremios, siempre y cuando se vaya renovando cada designación”.

Fuente: www.pagina12.com.ar

Deja un Comentario

Los campos requeridos estan marcados con *